Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Acá, ahora




Te descuidaste.
Estás vacía de vos.
Diste mal.
¿Vacía de mí?
Necesitaste que otro desde afuera lo expresara para vos confirmar aquella sospecha.
Otro, otra, una mujer a la que diste crédito.
Todo eso que pusiste afuera, datelo. A vos.
¿Pero por qué no ser generosa?
¿Pero si la generosidad lejos de llenarte te quita, te seca... ?
¿Estabas dando o pidiendo?
Este proceso tuvo su correlato a nivel trabajo.
Nuestros estados emocionales afectan todo lo que hacemos.
Este último tiempo, cómo decirlo, sentía estar confiando en mi oficio, en mi capacidad de tematizar a partir de hechos cotidianos, en mi capacidad de tirar de puntas de ovillos, podía hablar de la bicicleta, de jugar solos, del dormir, todos contenidos que distraen, que a lo sumo invitan, invitaban a que reflexionemos (apenas)...
Pero no sentía estar jugándome en los textos.
Y cuando digo "jugarse" no me refiero a exponer lo más íntimo de mi anécdota vital.
No sentía estar dando una opinión valiosa. No una opinión con ingenio, sino una observación con valor para mí.
El alma, la angustia, la muerte, tu libertad, las ganas de revolear todo, las ganas de abrazarlo todo, ¿qué pito tocaban en este espacio?
Por otro lado, ¿qué podía darle de valioso a mis lectoras si ellas ya todo lo sabían?
Si ya todos saben todo.
Y sin embargo me estaba perdiendo lo propiamente creativo del hecho escrito.
Lo que se escribe para mi sorpresa.
Darle lugar a una voz que no es tan propia.
La más profunda.
¿La voz de mi yo a los 100 años? Quizás.
¿Miedo a que otros me tilden de autoayudesca?
Que te importen un bledo los posibles prejuicios de terceros, que –dicho sea de paso- están tan embarrados de existencia como vos y esos prejuicios no hablan sino de lo mentalmente encarcelados que viven, que vivimos.
Estoy acá para decirles qué no importa si sigo o no escribiendo el blog.
Que sí, que los temas de maternidad nos ocupan, claro. Que está bien seguir desarrollándolos, por supuesto, que vamos a jugar ese juego...
Pero también, cada tanto, por qué no volver a decirles:
Faaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.
Esto es un delirio.
Es una maravilla.
Es descabellado.
Por donde se lo mire.
Se me pone la piel de gallina de saberme con vida.
Un ser humano.
Encorsetada en un cuerpo.
Arrojada a una ciudad endemoniada.
Asfixiada por una mente colectiva que a todos nos piensa, pensamientos que nos atraviesan.
Creyéndonos libres, libres por hacer lo que queremos cuando ni siquiera elegimos eso que queremos.
("El hombre puede, acaso, hacer lo que quiere; pero no puede querer lo que quiere". Arthur Schopenhauer).
Veneramos la libertad en teoría, aunque después condenemos los actos libres por salirse de las reglas.
¿Libertad será abrir la consciencia?
¿Importa? Quizás la libertad también sea colectiva.
¿Que estoy filosofando sin mucha rigurosidad conceptual?
Que así no se hace, pero si hago las cosas como debería, dejo de hacerlas como yo las haría.
Estoy necesitando hacer algo que me saque de mi día, que lo rompa, que lo arrugue.
¡Blog de la mamá! ¿Voy a decir la obviedad de que disfruten a sus hij@s?
Disfrútense a ustedes, madres, no madres, mujeres, hombres, jóvenes, no tan jóvenes, agasájense, siéntanse valios@s, siéntanse reinas, reyes, siéntanse bell@s, registren el aire que entra y que sale, honren este presente...
No necesitamos nada ni nadie para sentirnos bien.
Dejemos de pedir vasos de agua cuando adentro nos habita un océano.
La vida es acá, es ahora.
El bienestar es dentro (de nosotros).
El bienestar no se alcanza consumiendo de manera enloquecida objetos, servicios, imágenes, símbolos...
Sino reconociendo esa abundancia de recursos...
...que ya somos.
¿Algo de lo escrito les resuena? ¿Algo que compartir con el resto?
"No hay otra manera de alcanzar la eternidad que ahondando en el instante, ni otra forma de llegar a la universalidad que a través de la propia circunstancia: el hoy y aquí". Ernesto Sábato.
Paz

Paz

PD: ¡Que tengan un hermoso viernes! Como siempre, para contactarse por privado, me encuentran en FB.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

“Muchacha, hacete el Papanicolaou”

“Muchacha, hacete el Papanicolaou”

Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.