Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Al fin, Cabo Vírgenes

Por Horst Franke




Finalmente llegué al Cabo de las 11.000 Vírgenes, movido por mi devoción de conocer nuestra ruta 40, ahora desde el km 0, de lo que por ahora no existe el menor indicio.
Tras varios aplazamientos pude concretar la traumática excursión desde Río Gallegos. En un viaje de 130 km y casi pegada al desvío de la 40 sur original a Punta Loyola se abre la RP 1, al Cabo.
El camino es de ripio: los pozos, las piedras sueltas y las serruchadas huellas obligan a tomar precauciones.
Se transita por lo chato y la desolación de la estepa patagónica, donde la monotonía sólo se corta por emprendimientos de gas o petróleo y dos estancias: El Cóndor, de Benetton, verde y prolija, y Monte Dinero, de colonización galesa, abierta al turismo.
Desde allí restan 15 km en bastante buen estado. Previo al faro, la excursión tomó hacia la Reserva Provincial Cabo Vírgenes, asentamiento de pingüinos magallánicos sociales, curiosos y huidizos.
Retomamos la ruta hasta el faro, que a 2750 km de Buenos Aires marca el fin de la Argentina continental, con 26 m de altura y 101 escalones.
Arriba, después de cabezazos llegué a la lente luminosa.
Allí el viento patagónico hace silbar todo lo que se pone en su camino. Abajo todo resulta grandioso y sobrecogedor: el mar con sus colores, el estrecho de Magallanes y las instalaciones chilenas del faro de Punta Dungeness. Y después, la oportuna confitería Al Fin y al Cabo, para brindar con un whisky.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Método Pathwork: ¿qué es y de qué se trata esta técnica de transformación personal?

Método Pathwork: ¿qué es y de qué se trata esta técnica de transformación personal?


por Euge Castagnino
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.