Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Allí donde Salta llega hasta las nubes

En sus sierras subandinas, la selva invita a la aventura




SALTA.- El Parque Nacional El Rey fue creado en 1948 y su nombre se refiere a la estancia expropiada para dar lugar al asentamiento de de este magnífico predio. Sin grandes lujos y escaso confort, es ideal para los amantes de la naturaleza y la aventura que buscan recónditos paisajes para disfrutar.
Escalonado sobre las sierras subandinas de Salta, el parque emerge entre nubes y selva ofreciendo un auténtico capricho natural. Son 44.000 hectáreas en forma de herradura, donde se combinan profundos valles con tres zonas de yungas: la selva de transición, la selva montana de neblina y el bosque montano, en la cima de los cerros.
La entrada está situada entre los 700 y 800 metros de altura, donde predomina la vegetación xerófila (tala, piquillín y algarrobo, entre otros) cortada por numerosas picadas que tapizan pastizales y gramíneas. Más arriba ya todo el entorno es selvático, desprendiéndose laureles, tipas y quinas en altitudes que alcanzan los 1500 metros y envueltos en musgos, líquenes y enredaderas. Profusas galerías cortan por largos tramos la entrada de los rayos solares, hasta diluirse de a poco y dar paso a zonas boscosas más claras y templadas praderas con abundancia de alisos y pinos.

Desde loros hasta monos

Será luego el tiempo de la queñoa, y en la cumbre el prado alpino con alto pastizal.
Entre las especies faunísticas, las aves colman con sus cantos y sus bullicios cada rincón de la reserva. Tucanes, urracas paraguayas, loros y colibríes, van de rama en rama, mientras que distintos ejemplares acuáticos pueblan las lagunas y cursos de agua que surcan el parque. Menos visibles son el mono caí, la corzuela, el pecarí, el hurón y el ocelote.
Recorrer el parque permite estar en contacto directo con la naturaleza, realizando caminatas por senderos, picadas y trochas selváticas. También puede visitarse en 4x4 o participando en alguna cabalgata guiada.
Dos caminos vehiculares se alistan como propuestas para los visitantes. Uno de ellos conduce hasta el río Popayán atravesando el valle del arroyo La Sala, que obliga a cruzar el cauce en varias ocasiones. Al final del sendero se encuentra un sector de camping con mesas, bancos y un puesto de guardaparques. El otro camino nace en la zona central del parque donde está la Intendencia y una hostería con su complejo de bungalows.
Se interna en la selva de transición hasta un punto donde debe dejarse el rodado y seguir en caminata hasta la laguna del Pozo Verde, pudiendo ir además hasta las mismas nacientes, más arriba.
Cada sitio deslumbra por el exuberante entorno natural, ofreciendo magníficas vistas desde distintos balcones naturales a medida que se va ganando altura.
Imperdible también es la visita a la cascada de Santa Elena, que cae en un pozo rodeado de grandes helechos y troncos cubiertos de musgos, cubiertos a la vez de pintorescas flores. Son 5 kilómetros que pueden hacerse además a caballo o en placentero trekking.

Datos útiles

Cómo llegar

Desde la ciudad de Salta son 190 kilómetros por ruta 9 hasta Lumbreras, de allí la ruta 5 hasta Ceibalito y luego por el camino de acceso al parque.

Servicios

El parque no cuenta con proveeduría ni comedores. En la Intendencia hay servicio de guardaparques, se alquilan caballos y se contratan las visitas guiadas. Combustible hay en el camino de acceso (a 45 km) en la ruta 5.

Más información

Casa de Salta. Diagonal Norte 933 Capital; 4326-2456/9.

En Internet

Marcelo Ruggeri

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido


por Redacción OHLALÁ!
tapa de revista OHLALA! de mayo con Zoe Gotusso

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.