Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

"Anna me estaba buscando"

No sólo viajan argentinos interesados en sus raíces; en Europa hay quienes quieren encontrar a la familia acá




En mayo último, un grupo de argentinos viajó a Polonia para visitar la tierra de sus padres y abuelos. Muchos de estos hombres y mujeres fueron desobedientes : volvieron, a pesar de que sus mayores habían jurado que nunca nadie de la familia retornaría a la tierra que tanto dolor les causó. Todos sabían algo que, aunque tremendo, no podían ignorar: muchos pueblos y aldeas simplemente habían desaparecido merced a la locura de Adolf Hitler.
Paralelamente y como dando un giro más vital a un tema tan tremendo, llegó a LA NACION la carta de una familia que, a diferencia de las historias corrientes, fue contactada por sus familiares que viven en Europa.

Estos son sus testimonios.

"En 2003 recibí el llamado de una persona que, buscando a sus ancestros, había conocido a una guía en Monticchio, Nápoles, que le había pedido, como única retribución por sus servicios, que tratara de averiguar si en la Argentina vivía algún descendiente de la familia Bozzaotra. Esa persona era Anna, nieta de Juan Bozzaotra, hermano de mi abuelo Francisco José, que vino al país en 1896 a los 15 años", cuenta Carlos Bozzaotra.
"Con Anna nos carteamos. En una de las misivas hablaba de Luigi, que en 1799 con otros vecinos de Nápoles adhirieron a la Revolución Francesa y proclamaron la República Napolitana, de vida breve: los cabecillas fueron ejecutados, entre ellos, Luigi.
"Mi abuelo Francisco mencionaba a Luigi cuando nos relataba que un familiar había sido ajusticiado en la Plaza de la República. Cuando fuimos a Monticchio descubrimos los lugares que llevan su nombre y conocimos a Anna, que siempre nos había querido encontrar y que me buscaba."
Sergio Zagier, editor de libros, viajó a Polonia en busca de su pasado. Pero prefirió oficiar de cronista y logró varios testimonios de sus compañeros, como el de Silvio, un psiquiatra porteño, que se sorprendió.
"Una tía abuela, muy mayor, me contaba siempre que había sido compañera de escuela de mi madre, que vivía en el cruce de ciertas calles, muy cerca del colegio y a 50 metros de una bomba de agua, en el pueblo de Siedlce", cuenta Silvio que con esos datos partió a Polonia y, ayudado por un guía, viajó al pueblo. "Cuando llegué vi la esquina y tres casas de madera, aún en pie, en las que había vivido mi familia. Ver la bomba de agua y la escuela fue como un milagro. Pude acariciar paredes y objetos con los cuales ella, sin duda, convivió en su infancia. Estar allá me hizo sentir que se cerraba un círculo en el laberinto de mis orígenes. Fue un puente imaginario con los que me precedieron", finaliza.

Dialogar con el pasado

Rosita estaba consternada. Pero las últimas dudas se disiparon cuando María, una señora polaca de unos 65 años, se asomó y le confirmó que ella vivía allí desde 1946, el mismo año en que su familia vendió la propiedad para nunca más volver.
Ella, igual que el resto del grupo, buscaba algo, una casa, una lápida, una imagen grabada en la memoria de la infancia o, simplemente, la ausencia de todo vestigio material de su pasado.
A ellos los ayudó Tomek Wisniewski ( tomy@ld.euro-net.pl ), una combinación de historiador, detective, coleccionista, guía y emprendedor que sabe todo lo que hay que saber sobre el pasado de esta región de Europa oriental. Autor de libros y sitios de Internet, atesora la colección de fotos más importante de toda Europa sobre el pasado judío previo a la barbarie nazi.
Pueblos que cambiaron de nombre, calles que ya no existen, cementerios debajo de monoblocks de estilo soviético, nada escapa a las pesquisas de Tomek. A cada consulta él replica con fotos, viejos mapas, recortes de diarios y cualquier elemento que aporte una pista en la cadena de continuidad de un milenio de presencia judía en esas tierras.

"Estamos de vuelta, abuela"

Según una carta que envió a LA NACION, Carlos Vital había prometido a su abuela que alguna vez volvería a Playa Riazor, en La Coruña, España.
"En un viaje de trabajo -cuenta-, en octubre último tuve finalmente la oportunidad de visitar a unos primos de papá que viven en ese pueblo.
Ellos son de La Coruña, de donde vino mi abuela a los 15 años a la Argentina, con la ilusión de forjarse una vida diferente de la que tenía allá.
Recuerdo que ella siempre sufrió mucho por no haber podido volver a su tierra natal, no haber visto más a su mamá, su papá y los hermanos. Soñaba con poder ver sus tan queridas arenas de La Coruña.
Entonces fui yo. Viajé a La Coruña y la recepción de mis parientes fue increíble, con enormes muestras de amor fraternal. Eran 22 personas esperándome para iniciar el almuerzo.
Ese día fui a pasear por la playa y tomé fotos mientras caminaba por Playa Riazor y miraba los actuales edificios con balcones vidriados, muy modernos.
Fue irremediable que me viniera a la memoria la última foto que la abuela se sacó ahí con mi bisabuela antes de emprender el adiós.
Realmente la emoción fue para mí muy grande y me puse a llorar sin vergüenza. Y dije en voz alta: "Abuela, ¡¡¡estamos de vuelta!!! Esto es un homenaje a todos los inmigrantes que forjaron la Argentina y la adoptaron como patria", finaliza Vital.
Luciana ahora tiene 22 años. Cuando tenía 17, su padre la llevó a recorrer Italia, donde ella había vivido por sólo un año cuando tenía 2. Lo único que recordaba era que, a pesar de ser ateos, sus padres la habían bautizado en Venecia. Y quiso ir hasta allí. Lo más increíble de todo fue que, saliendo de un confesionario, el padre descubrió al párroco que le había dado el sacramento. Y lo fue a saludar. "Y ahí se produjo el milagro -cuenta-, el cura me reconoció."

Dónde consultar

Muchos de los que dieron su testimonio a LA NACION comenzaron la búsqueda de sus antepasados a través de Internet.
En el universo de la Red hay cientos de páginas con información, especialmente de aquellos países que quedaron en la órbita rusa y que hoy son independientes.
Para iniciar una búsqueda, están: www.lituania.com.ar ; www.elanillo.com ; www.croaciaviva.com
Para los viajes a los antepasados de la comunidad judía, Arteviajes es ideal, Belgrano 440, Of. 6, San Isidro; 4747 8898.
Otra opción, siempre en Internet, es www.jewishgen.com
En cuanto a los descendientes de gallegos que quieran saber aquellas cosas que sus familiares no les contaron, una posibilidad es contactarse con www.centrogalicia-bsas.org , o con la Oficina de Información del Gobierno Gallego: 4127-1326

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?

Clases 2024. ¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?


por Sole Venesio
Tapa de revista OHLALÁ! de abril con Gime Accardi

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.