Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Arte, turismo y folklore en el corazón de la India rural

Una argentina participó en un proyecto para promover las zonas más aisladas




No es la India de templos sublimes y palacios exquisitos, de ciudades abarrotadas y tráfico infernal, de chiquitos persiguiendo al turista al grito de picture, picture . No. La India que descubrió Verónica García Lucchetti, argentina, de 36 años, licenciada en Turismo por la Universidad del Salvador, está replegada en el desierto, allá donde las noches son cerradas y el viento arrastra el canto suave y lejano del muecín en las mezquitas.
Cuatro meses estuvo Verónica en el corazón del estado de Gujarat, más exactamente en Hodka, región de Kachchh. Hodka es uno de los 35 pueblos que forman parte de un proyecto financiado conjuntamente por la United Nations Development Programme (UNDP) y el Ministerio de Turismo de India, con la idea de dar a conocer esas zonas más aisladas y de desarrollo limitado. También de crear fuentes de trabajo ligadas al turismo, siempre con la preservación de la cultura local y del medio ambiente como prioridad.
Hodka, por ejemplo, se destaca por sus artesanías en maderas y cueros, sus cuidados bordados y las llamativas decoraciones con barro y espejitos. Por eso, en el pueblo ahora se organizan workshops y se dictan cursos de artesanías, una iniciativa que a la vez sirve para que los locales tomen conciencia de su patrimonio cultural.
"No se trata sólo de darles cursos de higiene o enseñarles cómo tratar a un turista. El objetivo es también que ellos estén orgullosos de lo que hacen y sepan fomentar sus trabajos", explica Verónica. Y no cuesta imaginarse cuando a continuación describe el entusiasmo con que trabajó toda la comunidad para abrir el primer resort del lugar.
"Podía percibirse el orgullo que sentían de saber que había gente que venía a ver su pueblo. Limpiaban, preparaban las mesas, colocaban las redes de mosquitos en las camas, ayudaban en la cocina... Todos trabajaban con esmero y una sonrisa en la cara", recuerda.
El resort del que habla es en rigor una sencilla construcción de barro (como lo son todas las casas en esa zona del desierto), de 11 habitaciones y baños estilo occidental (con ducha, inodoro y agua corriente). También hay tres bungalows y ocho carpas (aunque las llamen así, sus paredes también son de adobe) que, en total, tienen capacidad para alojar a unas 25 personas más.
¿Cómo fue que esta joven del barrio de Florida recaló en Hodka?
"Tenía cada vez más ganas de conocer la India, pero además quería trabajar con proyectos vinculados al impacto social. ¿Y qué puedo hacer desde mi experiencia en turismo?", cuenta que se preguntó un buen día. Hacía cuatro años que estaba viviendo en Londres -donde trabajaba en una empresa que brinda soluciones tecnológicas a hoteles-, y más de 10 que llevaba vinculada a la industria de los viajes (eso, sin mencionar que había trajinado por medio planeta con la mochila al hombro, desde Asia hasta América latina).
Así, sin dudarlo, renunció a su trabajo en Londres, partió para la India, se contactó con una ONG local y terminó trabajando en el proyecto de Hodka. ¿Qué hizo? De todo, desde armar un plan de marketing o coordinar procesos de reservas hasta organizar excursiones en Hodka. Porque estamos hablando de un lugar de una belleza muy singular, con salinas y espejos de agua, y flamencos y atardeceres de fuego, y noches para no olvidar jamás.
Hasta ahora, dice Verónica, la mayoría del turismo que llega hasta acá es o bien interno o bien europeo. Hay un número importante de fotógrafos, antropólogos, coleccionistas de artesanías y alumnos de escuelas de diseño. También, gente que simplemente se deja atrapar por el encanto del pueblo (en el que conviven musulmanes e hindúes) y su gente, gente reservada y amable por igual.
"Al principio ni las mismas mujeres me miraban -cuenta- de tan tímidas que eran. Pero de a poco se fue rompiendo el hielo, y al final me sonreían, me tocaban, me preguntaban por qué no llevaba el pelo largo o no me ponía aceite en la cabeza, como ellas."
Verónica también dice que su estada en la India le abrió un mundo. De hecho, ya de vuelta en Londres (y después de tomarse varios meses para recorrer el resto de la India), está a punto de empezar un master en Turismo Responsable en la Metropolitan Leeds University. "Mi idea es estar más preparada para poder insertarme en esta actividad que me gusta tanto."
Algunas consideraciones para tener en cuenta:
  • El proyecto de la UNDP y del gobierno indio empezó en abril de 2004.
  • El resort Shaam-e-Sarhad (significa atardecer en el límite , por el límite con Paquistán) sale unos US$ 45 por persona e incluye todas las comidas (son todas vegetarianas y está prohibido el alcohol).
  • El resort está cerrado desde abril hasta octubre por el calor y las lluvias.
  • Hodka está a 63 km de Bhuj (hay cuatro ómnibus por día que hacen el trayecto de Bhuj a Hodka). Jet Airways tiene vuelos diarios de Mumbai a Bhuj ( www.jetairways.com ).

En Internet:

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?

Clases 2024. ¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?


por Sole Venesio
Tapa de revista OHLALÁ! de abril con Gime Accardi

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.