Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Bariloche está al ritmo de la aventura

Rafting, cabalgatas y una excursión a un refugio de montaña; tres propuestas para disfrutar durante todo el día




SAN CARLOS DE BARILOCHE.- Además de las excursiones imperdibles que pusieron a esta ciudad en el trono de la Patagonia, como los paseos por la isla Victoria, el cerro Catedral y las navegaciones por los lagos, entre otras, es posible ver a Bariloche desde otro ángulo por medio del turismo de aventura.
Un rafting por el Manso inferior, una cabalgata en la estancia Fortín Chacabuco y un día en el refugio de montaña Neumeyer son tres buenas recomendaciones para esquivar el circuito tradicional.

Descenso por aguas blancas

El rafting es un descenso en balsa por los rápidos (piedras, olas y huecos, que le dan movimiento al agua) de un río.
A primera vista puede resultar un simple paseo por el agua o un entretenimiento exclusivo para chicos, pero en realidad es un derroche de adrenalina apto para toda la familia, incluso para personas mayores con espíritu de aventura y ganas de divertirse.
La clasificación de los ríos va de clase I (más tranquila) a V. Así, se puede optar desde una flotada inofensiva con una cuota de emoción hasta el vértigo extremo. Aunque para comenzar, lo recomendable es lo moderado. El Manso inferior, clase II, al sur de Bariloche, es una buena opción.
Antes de embarcarse se reciben las directivas. Todo el mundo con casco, chaleco salvavidas y calzado que se ajuste al pie; si son zapatillas, mejor.
Después se explican los comandos de navegación, atrás , adelante y alto , que ordenará el guía durante toda la travesía. Cada uno de los tripulantes se convierte en marinero.
Hay que remar siguiendo las directivas del guía y lograr ser el engranaje que le da impulso al motor, sin desentonar.
Mientras el agua está plana, la tarea es sencilla y es el mejor momento para entrar en sintonía con el entorno natural.
Escuchar el canto de los pájaros, observar la vegetación y, si se tiene calor, refrescarse en el río.
Pero cuando un rápido se acerca, la atención se centra en el desafío de pasarlo airoso. La balsa toma velocidad, y mantener el control y el equilibrio se convierten en una tarea de equipo. La concentración y sincronización son vitales. Mantener la calma es tarea difícil, los corazones se alteran y la adrenalina fluye. La espuma blanca del río brota dentro y fuera de la balsa. En general, pasar un rápido no dura más de un minuto, pero esos segundos parecen eternos y se vuelven inolvidables.
Después, si nadie se cayó al agua, llegan los festejos. Todos los remos al centro, con un fuerte grito y una chocada de cascos.
Si alguien se va al agua, no corre ningún peligro. Sólo tiene que mantenerse flotando con el cuerpo hacia adelante hasta lograr subir a la balsa.
Cuando el recorrido termina, una sensación de victoria se apodera de los marineros. Es imposible dominar un río, pero se siente que se ganó una batalla.

A paso lento

La estepa patagónica está más cerca de lo pensado. En pocos kilómetros hacia el Este, la vegetación cambia por completo y el coirón y el neneo dominan el paisaje.
Este terreno amarillento es propicio para montarse a caballo y recorrerlo bajo el sol y sin prisa.
A 20 kilómetros al norte de Bariloche, la estancia Fortín Chacabuco recibe a improvisados jinetes para una cabalgata. A paso lento y seguro, los caballos se internan entre cerros, se ven cañadones y sobre todo, se disfruta del aire puro del Sur.
Si se tiene suerte, se podrá compartir la travesía con ciervos, liebres y algún zorro colorado.
El campo, de 5000 hectáreas, tiene cotos de caza y pesca en el Limay, aunque la principal actividad es la cría y mejora de ganado ovino.
La familia Whewell, dueña de la estancia, llegó de Inglaterra a finales de la década del 60 y hoy le abre la tranquera a los turistas.

Trekking ecológico

En el valle del Challhuaco, hacia el sur de Bariloche, el refugio Neumeyer, junto con otros siete de los alrededores, ofrece una vida diferente en medio de la montaña.
A esta casita perdida entre los cerros, a 1320 metros sobre el nivel del mar, se puede acceder con auto y es una buena opción para pasar el día o una alternativa económica para quedarse a pernoctar. La propuesta es ciento por ciento ecológica.
En el verano se pueden hacer caminatas por senderos de interpretación y actividades de montaña.
Los refugios tienen comodidades básicas para dormir, baño, y dan la posibilidad de utilizar la cocina.

Canyoning, máxima adrenalina en el río

Un nuevo deporte sólo para valientes
La adrenalina máxima llega a Bariloche de la mano del canyoning, una nueva modalidad de turismo de aventura importada de los Alpes. Hace apenas unas temporadas que se practica en nuestro país, aunque todavía no está muy organizada.
Consiste en el descenso de ríos encajonados, piletones y algunos rápidos. Una mezcla de rafting, escalada y natación en aguas blancas, donde el cuerpo es el medio de flotabilidad. La salida puede incluir saltos desde trampolines naturales hasta pozones profundos, cruces en equipo de un río, caminatas por piedras y rappeles de cascadas. Las posibilidades van desde descensos tranquilos por el río Limay hasta flotadas y pasajes de rápidos por el Manso o el Casa de Piedra. Para los más osados, la mejor alternativa es el cajón del río Azul, denominado El Cravión, cerca de El Bolsón.
El equipo necesario para practicar esta actividad incluye casco, chaleco salvavidas, traje completo de neoprene y arneses especiales.
Los prestadores de esta actividad organizan salidas de toda la tarde que rondan los 50 y 80 dólares e incluyen traslados y refrigerio.

Datos útiles

Comida de montaña: los platos característicos de la región incluyen cordero, ciervo, jabalí y trucha. Los fiambres y quesos ahumados son imperdibles.
Mermeladas: para el desayuno, los dulces de rosa mosqueta, saúco, frambuesa y frutillas están a la orden del día. Otra de las delicias son los chocolates y tortas, que se fabrican en grandes cantidades.
Precios: una comida en los restaurantes más destacados, como Avataras y Pionieri, en San Martín o El Patacón, Boliche Viejo y el Llao Llao, en Bariloche, ronda los 30 pesos.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido


por Redacción OHLALÁ!
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.