Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Bora Bora, una francesa a todo lujo

Los bungalows overwater de esta isla de pureza intacta permiten vivir una experiencia única en el Pacífico




BORA BORA.- Lejos de todas partes, entre Asia y América, esta pequeña isla se asoma en el Pacífico como un tiare (gardenia) fresco y delicadamente perfumado. La naturaleza se encarga de preservar su pureza: Bora Bora se refugia al amparo de una cadena de arrecifes de coral.
En la imaginación de cualquier ser humano, la Polinesia Francesa ocupa el lugar del cielo, pero la historia de la isla da cuenta de que no todo fue color de rosa.
En el siglo IX estuvo habitada por los sanguinarios guerreros al mando de los reyes polinesios.
Y no tan lejos en el tiempo, fue base de 5000 soldados norteamericanos durante el final de la Segunda Guerra Mundial, que la utilizaron para el aprovisionamiento de submarinos, buques y aviones.
En Bora Bora se ve mucho más que cañones abandonados;toda la isla es un volcán extinguido por donde corrió la lava.
Los cráteres actualmente son excelentes miradores. La vistas están dominadas por el contraste de las aguas de la piscina natural que rodea la isla, que viran de turquesas a azules.
Las arenas blancas destellan con el sol y desde allí arriba se ven recortadas por espigados cocoteros y los típicos bungalows de bambú y madera, que forman una cadena que se interna en el agua.

Encuentro con los tiburones

La naturaleza en Bora Bora no se escatima ni siquiera en la oscuridad de sus profundidades.
Cardúmenes de diferentes especies se pasean como haciendo gala de sus diseños y estridentes colores.
Una zambullida con patas de rana y cámara de fotos sumergible es el mejor plan para descubrir sus casi 300 especies y la flora exótica.
Regresar de Bora Bora sin haber practicado buceo o al menos snorkeling es haberla conocido, sin duda, a medias.
También en la isla se organizan excursiones para alimentar a los tiburones que, por supuesto, no están en cautiverio.
Pero no es motivo para temblar, el alimento no es uno, los guías aseguran que la carne humana no es de su agrado.
Se parte en canoas, en grupos de no más de ocho personas. Una vez mar adentro y con el snorkel puesto, todos se tiran al agua sujetos a una cuerda. Así es, todos en la misma agua, junto a los tiburones nadando a unos tres o cuatro metros de distancia y aún menos cuando el guía les da de comer. No es para ponerse nervioso, o sí... nunca se sabe.
Otro paseo muy común es bordear la isla en barco hasta un acuario natural donde pueden verse rayas y tortugas.

La más exclusiva

Tal vez el sueño de muchos sea vivir como Tarzán y como Jane, con pocas ropas, inmersos en una calurosa selva tropical.
Bora Bora puede brindar una experiencia salvaje pero, a diferencia de la vieja serie, de precaria no tiene nada.
El lujo francés la acompaña a todas partes.
La hotelería de Bora Bora es considerada la más exclusiva de las islas del Pacífico Sur.
Se caracteriza por los bungalows -típica construcción polinesia-, que se distribuyen entre la playa y el mar.
Los primeros están rodeados de jardines floridos y palmeras. Los segundos, llamados overwater , son para los que no se conforman con verlos desde atrás. Están levantados sobre pilares, a unos pocos metros del agua.
Por dentro son todos iguales, con la diferencia de que éstos tienen una mesa de vidrio fácil de abrir para darles de comer a los peces. Por la noche, también es posible hacerlo, ya que el bungalow permanece iluminado por debajo.
Con la calidez de la madera y en armonía con la naturaleza, en sus interiores existen todas las comodidades de un hotel cinco estrellas: cama king size, refrigerador, teléfono, ventiladores de techo y un baño completamente equipado.
También están provistos de ventanales grandes, balcones con reposeras y ducha privada, todo listo para darse un chapuzón a cualquier hora, temprano a la mañana o bajo la luz de las estrellas.
En cuanto a las comidas, la pesca diaria provee exquisitos manjares: mai mai, pescados de la laguna, que son servidos en buffet o a la carta.
En algunos hoteles la cena se sirve al aire libre, con arreglos florales y hojas de palmeras por doquier, hasta coronando la cabeza de los mozos.
Es la oportunidad de dejarse llevar por el ritmo de la música alegre, que las bailarinas acompañan ladeando la caderas de un lado para otro, ataviadas con largas faldas que con el movimiento dejan entrever sus piernas.
Ellos, de aspecto más salvaje, tal vez por el taparrabos, exhiben en sus muslos y brazos extraños tatuajes sinuosos como símbolos de una proeza. En las muñecas y tobillos los dibujos simulan una pulsera, espinosa y negra.

Una ruta para explorar

Podría decirse que Bora Bora es sinónimo de playa. Son pocas las actividades que se pueden desarrollar fuera de las náuticas, pero esto no significa que no haya mucho para ver.
Una ruta de 32 kilómetros, que bordea toda la costa, depara un encuentro con Vaitape, la colorida aldea donde vive la gran mayoría de los isleños. Además de las oficinas públicas, hay un puñado de bares y restaurantes; tiendas; dos iglesias, una católica y otra protestante; el embarcadero, y una feria artesanal que vende collares de caracolas y pareos multicolores, para que las mujeres puedan pasearse por la playa como auténticas polinesias. Eso sí, si se adornan la oreja con una flor, las antiguas costumbres establecen que quienes tienen pareja o están comprometidas deben usarla del lado izquierdo y las solteras del derecho. En Bahía Pofai, hay más restaurantes y tiendas de productos autóctonos donde se pueden conseguir maderas talladas.
Ascender hasta la cima de los montes Pahia, de dos picos, y Otemanu es una expedición recomendable, así como también recorrer los caminos que construyeron los norteamericanos durante la Segunda Guerra Mundial.
Pero a Bora Bora no se le puede pedir más porque la naturaleza le dio todo en abundancia y se ofrece pura como un tiare fresco cuyo perfume se llevará en el recuerdo.
Marina Schiavonea

Diccionario tahitiano

Bienvenido: maeva
Hola: orana.
¿Cómo está usted?: ¿eaha te huru?
Muchas gracias: maruru roa
¿Qué hora es?: ¿hora ahaia teie?
Adiós: parahi
Mañana: poi poi
Tarde: avatea
Día: ao
Comer: amu
Beber: inu
Agua: pape
Cerveza: pia
Café: ta ofe
Licor: ava
Desayuno: poipoi
Cena: amura´a-avatea
Dinero: moni
Banco: fare moni
Policía: muto´i
Médico: taote
Remedio: raau
Iglesia: fare pure
Mujeres: vahines
Hombres: tanes
Habitación: piha
Equipaje: ota´a
Playa: tahatai
Tiendas: fare toa
Montañas: mou´a
Islotes: motu

Alojamiento

En Bora Bora
  • Bora Bora Lagoon (689 604000): está situado en Motu Toopua. Sus espaciosos bungalows disponen de camas king size, baño privado, teléfono, minibar, televisor con cable y una mesa ratona vidriada que permite ver el fondo de agua. También cuenta con un patio exterior privado, con ducha, para zambullirse a cualquier hora. Hay restaurantes de primer nivel, festivales tahitianos, discoteca, entretenimientos, facilidades para la práctica de deportes náuticos, avistamiento de tiburones, salidas de buceo, snorkeling y cruceros. Los bungalows sobre el mar cuestan 710, en el jardín 520 y en la playa 550.
  • Club Med Bora Bora (689 604604): está situado al sur de la isla de Bora Bora, en la bahía de Faopore. Consta de 144 habitaciones, baño, aire acondicionado, frigobar, teléfono internacional, caja fuerte. Se puede practicar surf, vela snorkeling y buceo.
En tierra firme, las opciones son arco y flecha, voley, golf y tenis. También ofrece paseos en piragua de vela y de remo, salidas en barco con fondo de vidrio, picnics, transporte hacia los islotes vecinos, bailes y veladas folklóricas. La tarifa con pensión completa es de 163; incluye deportes náuticos.
  • Sofitel Marara (689 677046): se sitúa entre los montes Pahia y Otemanu y el mar. Las habitaciones decoradas en madera y caña están completamente equipadas. Sus restaurantes sirven comida local, pescado fresco y frutas exóticas. Posee piscina, organiza excursiones en bicicleta, actividades náuticas y paseos en bote. Los bungalows sobre la playa cuestan 390 y los overwater ascienden a 500.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido


por Redacción OHLALÁ!
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.