Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Catalana y medieval

El pueblo español de Besalú, próximo a la frontera francesa, transporta a los viajeros a través del tiempo




GIRONA, España.- Para entrar en Besalú hay que cruzar un puente de piedra muy singular. También se puede ingresar por el lado del río Fluvia, pero el primer camino es el que más emocionará al viajero. En un tiempo había un puesto de recaudación para pasar por el puente Fortificado de los romanos, pero ya resignaron el arancel hace más o menos nueve siglos.
El horizonte de Besalú está colmado de sierras. Francia está ahí nomás, 15 kilómetros al norte del pueblo en línea recta. Los ríos son todos fragosos, encerrados en roca. El Fluvia nace en las sierras de San Miguel y preserva su nombre hasta desembocar en el golfo de Roses, en la paradisíaca Costa Brava. Besalú se levanta con la bruma. Cuando el vapor de agua se eleva por entre los viejos edificios de piedra austera, los pobladores ya tienen acomodados sus puestos de verdura y especias en la plaza Mayor. La humedad -dichosos los musgos que la festejan- se afirma en las paredes casi hasta el mediodía.
Para los 2300 habitantes de Besalú, el tiempo se mide en siglos y milenios. Es una villa antiquísima, más arcaica que Jesucristo y Alejandro Magno. En el siglo VI a.C. el lugar constituía una posta importante en la ruta comercial entre Olot, Figueres y Girona, las tres pertenecientes a la Cataluña actual. La plaza de la Libertad es del XVI, el puente de los romanos del XI, el monasterio de Sant Pere del X y del XVII. El Miqvé, el baño de purificación judía, fue redescubierto en 1964 y su construcción es del siglo XII. Como los judíos no habitan actualmente Besalú, dos rabinos franceses se trasladaron desde Perpignan y París para certificar el valor del hallazgo. Los clérigos entonces afirmaron que el sitio cumplía las medidas, 40 saha, establecidas de un Miqvé y que era el único en su tipo encontrado en toda la península ibérica.
En Besalú la vida cotidiana y la historia se ventilan en pocas cuadras. Eso sí, difícilmente sea en castellano. Son fervientes defensores del catalán.

Baños sagrados

El Miqvé o baño de purificación de Besalú consta de una sala subterránea al borde del río Fluvia, a la que se accede luego de 36 escalones. La función de la inmersión en esta fuente era la purificación espiritual o la preparación para algún suceso.
La mujer se saneaba cada mes después del período, cuando estaba por dar a luz a un hijo o cuando el niño ya había nacido; lo mismo al contraer matrimonio. Los hombres religiosos se purificaban los viernes, antes de la puesta del sol para entrar en el Sabat.

Datos útiles

Aéreo

  • El pasaje a Barcelona, por Iberia, cuesta aproximadamente 970 dólares, con impuestos. Para llegar a Girona, a cien kilómetros de allí, se puede tomar el tren o un ómnibus por 20 o 30 dólares.
  • Besalú está a 33 kilómetros de Girona, la capital de la provincia catalana homónima.

Dónde comer

  • En la villa existen dos restaurantes, el Pont Vell, de cocina catalano-francesa, y el Curia Reial, de menú internacional.

Dónde alojarse

  • Hay dos alojamientos en la aldea. El Hotel Siques y la pensión Venencia.

Más información

  • Oficina Española de Turismo en Buenos Aires, Florida 744, 1º piso, 4322-7264.
Andrés Pérez Moreno

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?

Clases 2024. ¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?


por Sole Venesio

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.