Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Cataratas de agua... y gente

Después de una semana de sequía, todo volvió a la normalidad en Iguazú




PARQUE NACIONAL IGUAZU.- Humorada N° 1: un guía de la agencia turística CVC, una de las más importantes de Brasil, le explica a su grupo que enfrente se ven los 275 saltos argentinos que forman las cataratas del Iguazú. Apenas termina de hablar les señala una bandada de jotes negros merodeando los saltos y dice: "Ahí pueden ver a la Fuerza Aérea Argentina", y todos ríen a carcajadas.
El mismo día, algunas horas más tarde, se produce la humorada N° 2 (encubierta). Tiene la forma de una de simple apreciación, pero va seguida de esa guiñada de ojo que certifica que se trata de una humorada. "Desde Brasil las Cataratas se ven, pero desde acá se viven. El espectáculo es nuestro." El que habla es uno de los 24 guardaparques de Iguazú.
Dentro de todo, son humoradas suaves, pero dicen los lugareños que en época del Mundial de fútbol la cosa se pone espesa. Además, es zona fronteriza y los fuegos artificiales del lado ganador se ven nítidos y al perdedor le caen más pesados que los millones de litros de agua en la Garganta del Diablo.
Como se sabe, hay parque del lado argentino y también en Brasil, pasando el aeropuerto de Foz. De hecho, es un único paisaje natural de selva paranaense dividido por la frontera del río Iguazú. La mayoría de los saltos quedaron del lado argentino, y es cierto que se ven más cerca y que las pasarelas los cruzan en distintos y variados -por arriba, por abajo, de frente, de costado- niveles.
Pero el mito de la panorámica desde Brasil también es verdadero: para una visita completa de la selva y esta extraña fractura geológica en medio del río, nada mejor que el Parque Nacional do Iguaçu.
Igual, el dueño de una agencia diría que los parques son complementarios, que mejor vaya y vea qué le parecen. Podrá notar similitudes y diferencias, seguramente uno le gustará más que el otro y en ambos verá gente. Más que gente, turistas en acción.

Crecimiento enérgico

Si bien las Cataratas fueron descubiertas por Alvar Núñez Cabeza de Vaca en 1541, parecería que en el último tiempo se redescubrieron.
En la última Semana Santa llegaron más de 20.000 visitantes al parque, y si va un sábado o domingo uno tiene la impresión de que en cualquier momento sale un turista desde atrás de las plantas, aunque sea temporada baja. La estadística de Parques Nacionales confirman esta sensación: en 2000 llegaron 472.288 visitantes y en 2005, 912.113, un 93% más en cinco años.
La semana última fueron noticia por la reducción en el caudal de agua, pero todo volvió a la normalidad con las lluvias.
Cuando digo turistas en acción hay que tomarlo literalmente. Mejor andar con atención porque las pasarelas son angostas y cuando el grupo es muy unido no se separa... ¡ni aunque venga alguien por la mano contraria! Las pasarelas tienen algo de Florida.
Complejo de parque temático, eso tiene Cataratas en esta época. Un sábado, a las 10.30, el estacionamiento está repleto de ómnibus de los que bajan grupos -alrededor del 50% de los turistas viene en tour- de quince o veinte personas, fácilmente identificables porque llevan en su pecho una etiqueta con el nombre del guía. En el grupo que ahora espera el tren ecológico todos se llaman Javier. Y a los javieres les toca esperar el próximo porque este tren ya cargó las 500 personas que lleva en cada viaje.

La Garganta

Desde la Estación Cataratas del tren ecológico son unos 1200 metros hasta la concurrida platea de la Garganta. Aquí llueve, aunque no sea un día de lluvia. Si no le gusta mojarse, se venden pilotines. El grupo de javieres se bate codo a codo con los gladys, a ver quién tiene la primera fila. Entre unos y otros están los fotógrafos, 120 autorizados, con sus escaleras domésticas para la toma justa: usted y el Salto Unión. A propósito, lo sabía ¿no? La Garganta del Diablo no es un salto, sino el cañón que se forma por la caída del Salto Unión.
Los fotógrafos cobran 15 pesos la foto y se aguantan los insultos porque sus clientes ocupan constantemente la primera fila. "¿Pero qué se cree, que su foto es más importante que la mía, ¡por favor, córrase!?", les dice una señora con los rulos aplastados por la lluvia que no es lluvia.
Ellos no se inmutan. A lo sumo sueltan una mentira piadosa: "Señora, no se enoje, que hay lugar para todos". La foto no es digital, es de las de antes y a la noche se la llevan a su hotel.
Enre los javieres, los gladys y los fotógrafos están los vencejos de cascada, un pájaro con alma suicida que hace su nido y vive en las rocas desde donde se precipitan los saltos. El vencejo es el símbolo del parque y por la tarde salen de a miles y revolotean enloquecidos sobre la Garganta. Pero no están locos, cazan su alimento en el aire.
La Garganta es el punto culminante de la visita, sea en Brasil o en la Argentina. Total, está ahí desde hace millones de años, mucho antes que los límites y las banderas.
Por Carolina Reymúndez
Enviada especial

Gratis, la mejor vista

A pesar de los turistas, en la isla San Martín todavía es posible recorrer la naturaleza en soledad. ¡Y gratis!
El cruce tiene la mejor vista del salto San Martín y un sendero que se interna en el monte y llega a La Ventana, un mirador natural de rocas. Aquí se filmaron escenas de la película La Misión , con Robert De Niro y Jeremy Irons.

Entre cañaverales y mariposas

Alternativa saludable: paralelo a las vías del tren corre un camino colorado que llega después de dos kilómetros a la Estación Garganta. Es una caminata placentera, con orillas de cañaverales, ambay, guatambús, anchicos y miles de mariposas. Azules, negras, amarillas, pero las más chistosas son la 80 y la 88, con el número tatuado en sus alas acebradas. Tienen nombre de espías y quizá lo sean porque viven camufladas en troncos arrugados. Si se posan en su brazo o en sus piernas, no las eche, buscan gotitas de sal. Es una caminata placentera y expuesta: cuando pase el tren, los pasajeros le sacarán fotos como si fuera un mono de Zoo. Las digitales son casi tantas como las mariposas.
El Iguazú es un afluente del Paraná, que nace en la Serra do Mar, en el estado brasileño de Paraná y corre por Brasil, Paraguay y la Argentina. El Iguazú hace un recorrido de más de 500 kilómetros hasta encontrarse con el Paraná. Cerca de 20 kilómetros antes de la desembocadura se produce un gran desnivel de más de 70 metros de altura que forma las Cataratas.

Datos útiles

Como llegar

Un vuelo desde Buenos Aires hasta Puerto Iguazú por LAN cuesta desde $ 527, de ida y vuelta, y acumula kilómetros Lanpass. Informes por el 0810-999-9 LAN (526); www.lan.com

En la Argentina

El parque está a 18 km de Puerto Iguazú por la RN 101. El horario de invierno es de 8 a 18. La entrada cuesta 12 pesos. Si va dos días seguidos, el segundo paga la mitad. Iguazú es parque nacional desde 1934 y en 1984 fue declarado Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco. Tiene 67.000 hectáreas, 275 saltos y la Garganta del Diablo.

Alojamiento

El Sheraton Iguazú es el único hotel dentro del parque, un vista directa a la Garganta. En estos días está terminando la construcción de su nuevo spa. La habitación doble cuesta US$ 290.
Puerto Iguazú creció bastante en los últimos años y hay una amplia oferta de hotelería, desde cinco estrellas hasta hostels de 20 pesos en cuartos compartidos. Cerca de la terminal hay opciones de alojamiento y buenos restaurantes para probar el surubí a la pimienta (alrededor de 18 pesos).

En Brasil

El Parque Nacional do Iguaçu (BR469 KM 18; www.cataratasdoiguacu.com ) fue creado en 1939, tiene 185.000 hectáreas y es la mayor reserva de selva paranaense de Brasil. La entrada cuesta 20 pesos e incluye un ómnibus panorámico que llega hasta el ascensor desde donde se accede a la pasarela que mira la Garganta del Diablo.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?

Clases 2024. ¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?


por Sole Venesio

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.