Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Cinco imperdibles casas públicas de Londres

Un circuito por pubs emblemáticos de la capital para beber unas pintas memorables




LONDRES.- Un grupo de hombres reunidos interrumpe el paso de una vereda, mientras en una esquina cercana son algunas mujeres las que se amontonan y repiten la escena. No se trata de manifestantes ni invitados a un vernissage. Son celebridades, trabajadores anónimos o meros turistas que buscan experimentar una costumbre típica de la cultura británica: tomar un trago en la puerta de un pub.
Pub es la abreviación de public house y en Londres son tan emblemáticos como las cabinas telefónicas. "Las viviendas ricas no solían tener un espacio de reunión para los sirvientes, entonces las casas públicas se abrieron como lugares de distensión y juego", cuenta Natalia Rolón, que vivió en la capital inglesa, mientras hacía un curso de arte contemporáneo. "Las salidas londinenses son bastante random. Como hay miles de pubs la costumbre es ir de uno a otro y lo bueno del circuito es que se puede acceder a las fiestas que en general se organizan en los subsuelos por £ 5 extras o a veces sin pagar", recuerda de sus noches maratónicas.
No sería exagerado afirmar que existe uno en cada esquina, asentados tanto en antiguos edificios estilo Tudor o victoriano como en construcciones más modernas. No da el tiempo de unas vacaciones para recorrerlos todos. En sus frentes, aparte del público que reúnen, llevan grandes carteles con imágenes o escudos como un rasgo histórico que los caracteriza. Esta tradición pictórica tuvo sus inicios en 1393, cuando Ricardo II decretó que las tabernas tuvieran un distintivo para ayudar al examinador de cervezas a localizarlas.
Los siguientes cinco pubs con historia, tradición y un aire de años pasados representan una mínima muestra de todos los se pueden encontrar en la gran ciudad.

1. The Churchill Arms

Fieles a la costumbre de tomar algo afuera del Churchill Arms

Fieles a la costumbre de tomar algo afuera del Churchill Arms - Créditos: Fernanda Lago

Desde la estación Notting Hill Gate, es muy fácil llegar. A pocos metros de la salida de subte, basta con caminar hasta Kensington Church Street y seguir por esa calle cinco minutos más hasta una esquina colorida, desbordada de gente y maceteros repletos de flores que decoran la fachada de este edificio de 1750. Por dentro también los colores alegran el lugar y los objetos decorativos son una fiesta para la vista: vasijas que cuelgan del techo, posters de deportes entre retratos de Churchill, banderines de Inglaterra que cuelgan como guirnaldas hasta banderas de Irlanda. Se puede tomar algo en la barra, pero también hay mesas y espacio para charlar parado con un trago en la mano. La gran mayoría, sobre todo en los meses de verano, elige quedarse en la vereda.
Este pub, que se autoproclama ser el primero en tener un restaurante de comida tailandesa, ofrece menús por £ 15, y aunque su nombre hace creer que el ex presidente tenía relación con esta zona, la realidad es que fueron los abuelos de Winston Churchill quienes solían frecuentarlo.
  • 119 Kensington Church Street. Kengsington

2 . Lamb and Flag

Lamb & Flag, atrás de Covent Garden. fotos fernanda lago

Lamb & Flag, atrás de Covent Garden. fotos fernanda lago

Detrás del viejo mercado de Covent Garden, muy cerca de Trafalgar Square y de la zona de teatros y galerías de arte que rodean la estación Leicester Square, este edificio original de 1638 reconstruido en 1958 es un sitio ideal para comer, tomar algo y hacer una pausa.
Al salir de la estación de Covent Garden, la mejor opción para no perderse entre callejuelas es caminar por Long Acre en dirección a Leicester Square hasta Garrick Street. Sobre mano izquierda la calle Rose es un callejón escondido que pasaría desapercibido si no fuera por el movimiento de gente que llama la atención desde lo lejos.
Este era el pub que frecuentaba Charles Dickens y hoy es uno de los pocos locales de este estilo apto para ir en familia. En 1772 era conocido como The Coopers Arms, pero en 1833 cambió su nombre por el actual. Por dentro, su ambiente señorial es bastante sobrio; por fuera, los marcos de las ventanas sirven de barra para quienes eligen quedarse parados en la vereda del local y pedir un whisky por £ 3,85.
  • 33 Rose Street. Covent Garden

3 . Ye Olde Cheshire Cheese

Muy cerca de la famosa catedral de Saint Paul, Ludgate Hill cambia su nombre a Fleet Street y en el número 145 de esa calle se encuentra uno de los más legendarios y antiguos pubs de Londres.
La taberna original de 1538 fue destruida durante el Gran Incendio de Londres en 1666, pero fue reconstruida un año más tarde. Se dice que este lugar sirvió como centro de reunión para los obreros que trabajaron en la construcción de la catedral vecina. Muchos años después también fue el lugar elegido por importantes intelectuales: Mark Twain, Arthur Conan Doyle, Oscar Wilde y Gilbert K. Chesterton fueron sus clientes más célebres.
En su entrada es curiosa una lista enmarcada que menciona los soberanos que reinaron Inglaterra durante la existencia de este pub. Son quince reyes en total, desde Charles II hasta Elizabeth II. Hoy es uno de los más concurridos por su importancia histórica, porque mantiene un ambiente acogedor intacto y hace sentir que el tiempo no ha pasado.
  • 145 Fleet Street

4 . The Ten Bells

Desde la estación Aldgate East es muy fácil ubicarse en Commercial Street, para caminar en dirección a Shoreditch durante cinco minutos y llegar a una esquina que es imposible disociar de la imagen de Jack el Destripador.
Al costado de la Iglesia de Cristo, o Christ Church, este pub detenido en tiempos de la era victoriana invita a traspasar su puerta para sumergirse en la antigua Spitalfields de 1888. Su atmósfera es misteriosa y escalofriante si uno imagina que Annie Chapman y Mary Kelly ordenaron ahí mismo su último trago antes de ser asesinadas. En su interior, las paredes están decoradas por murales de cerámicos del siglo XIX.
En 1788 tomó su nombre actual, cuando la iglesia contigua instaló un nuevo conjunto de diez campanas. Frente al viejo mercado, entre negocios vintage y arte callejero que colorea de grafitis las paredes del barrio, The Ten Bells es uno de los bares más buscados por curiosos y seguidores de la leyenda del asesino serial.
  • 84 Commercial Street. Spitalfields

5. The French House

Pasar frente a su puerta resulta imposible por la cantidad de personas con bebidas que dificultan el paso. Desde afuera parece una discoteca, tal vez porque la vereda es angosta o por la forma en que la gente se amontona en la entrada. Para llegar hasta aquí, desde la estación de Piccadilly Circus, hay que seguir por la avenida Shaftesbury hasta Dean Street y en el límite con el Barrio Chino londinense se encuentra The French House.
La regla de la casa es invitar a la charla sin interferencias, por eso no ponen música, no hay máquinas ni televisores. Este pub de ambiente bohemio es el favorito de la gente del espectáculo. Anteriormente conocido como The York Minster, cambió su nombre en 1980 por el actual. Es famoso por haber servido de cuartel a Charles de Gaulle y la resistencia francesa durante la Segunda Guerra Mundial, y por haber sido el elegido de Francis Bacon, Lucian Freud y Brendan Behan, entre otros artistas.
Como la gran mayoría, esta casa francesa abre al mediodía y cierra a la medianoche, salvo los fines de semana que el horario se extiende una o dos horas más. El servicio de comida se sirve hasta las 16 y luego la cocina permanece cerrada.
  • 49 Dean Street. Soho

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?

Clases 2024. ¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?


por Sole Venesio
Tapa de revista OHLALÁ! de abril con Gime Accardi

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.