Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Como pez en el agua

En La Barra de Maldonado, un museo oceanográfico ofrece la posibilidad de realizar un viaje submarino virtual; también hay piratas




PUNTA DEL ESTE, Uruguay.- Apenas se ingresa en el Museo del Mar, más 5000 caracoles de todas las formas y colores posibles atraen la mirada de los visitantes y lo cautivan tanto como el mundo submarino que los rodea y que pocas veces se puede ver tan claramente.
Junto a los esqueletos de ballena y las mandíbulas de tiburón, entre otras tantas atracciones, este lugar dedicado especialmente a guardar los tesoros del mar, constituye una propuesta insoslayable para los turistas que se acercan a la costa oriental.
Situado a tan sólo diez minutos del centro de Punta del Este, se llega fácilmente circulando por la ruta 10, que bordea la playa hasta La Barra. Luego hay que cruzar el puente del Arroyo Maldonado y continuar derecho por la calle que allí nace, siguiendo los carteles indicadores.
Este rincón de la península uruguaya, donde se exhiben corales, cangrejos, erizos y ejemplares marinos de todos los océanos es parte de una colección privada, que comenzó en 1961, el director del museo, Pablo Etchegaray. En 1993 se inició la construcción delmuseo y durante del verano de 1996, se abrieron las puertas por primera vez.
Desde entonces, este museo oceanográfico creció más del triple de su superficie inicial y de la misma forma la cantidad y variedad de especies en exposición han aumentado considerablemente.
El espíritu fundamental de este establecimiento es fomentar la preservación de la flora y la fauna marina.
Los grupos que llegan hasta La Barra de Maldonado a visitar el museo, son acompañados por guías especializados que no sólo describen las características de cada especie, sino que también comentan con ahínco la forma de cuidar el ambiente marino.
A medida que el turista va recorriendo las diferentes salas, encuentra en cada una un atractivo especial. En la que está dedicada a los ejemplares vivos, se puede ver un acuario con caballitos de mar, morenas, anémonas, babosas y peces payaso, que con sus jugueteos hacen detener más de lo esperado frente a la pecera.
En otro sector, que despierta mucha curiosidad, se pueden apreciar el feto de un delfín y otro de un cachalote, un esqueleto de ballena de 19 metros, el mejillón más grande del mundo y un pez luna de 2,19 metros, entre tantos otros ejemplares.
Durante el recorrido, los guías acaparan toda la atención de los visitantes cuando cuentan que la tortuga llora cuando la sacan del mar, cuando cuentan las grandes diferencias que existen entre una foca y un lobo marino, y cuando expresan qué son exactamente los huevos amarillo, casi transparentes que aparecen en la costa.

Para batir el parche

Luego, casi llegando al final se puede entrar en dos de las salas recientemente inauguradas. La primera está dedicada a los piratas y evoca a los marinos de parche más famosos, a través de historias y leyendas. Abarca desde Barbanegra hasta el pirata francés que acechó las costas uruguayas.
En este lugar, muy singular por cierto, se puede ver réplicas de tesoros, personajes vestidos de época, réplicas de barcos, un cañón y trabucos, que simulan a la perfección aquella época.
La última sala está dedicada a la historia de las playas uruguayas. Con fotografías antiguas y anécdotas de personajes que pasaron por el balneario muestra un panorama completo de cómo eran los lugares de veraneo, incluyendo Mar del Plata, Río de Janeiro y Viña del Mar.
Aquí despiertan risas los trajes que usaban los bañistas a principios de siglo; también se aprecian los objetos que usaban antes los veraneantes en las playas, algunos de los cuales eran muy raros, como por ejemplo los canastos para cargar comida.
Una vez finalizado el paseo por todas las instalaciones, el visitante tiene la sensación de haber estado en las profundidades del agua, porque la reproducción del océano que logró el museo realmente resulta cautivante.
Sin duda, la nueva sala dedicada a los ladrones del mar es uno de los lugares más cautivantes. Por su decoración y colorido, el visitante siente que está embarcado junto al pirata Morgan en busca de un preciado botín. Las leyendas, que cuentan los guías atrapan tanto que la mayoría sueña con ser pirata.

Datos útiles

Cómo llegar

  • El pasaje ida y vuelta a Punta del Este cuesta 185 pesos con tasas e impuestos incluidos.
Alojamiento

  • Una habitación doble en un hotel 3 estrellas cuesta 60 dólares. En uno de 4 sale alrededor de 150, mientras que en uno de 5 el precio asciende hasta 350.
Museo del Mar

  • Calle de los Corsarios, El Tesoro, La Barra. Informes: 00598-42771817. E-mail: elmar@adinet.com.uy

  • Abierto los fines de semana y los feriados de 10.30 a 18.

  • Entrada: 4 dólares los mayores y 2 dólares los menores. Los menores de 3 años no pagan.
Más información

  • En la Oficina de Turismo de Uruguay: Av. Las Heras 1915 P.5., de lunes a viernes de 10 a 16.30 o por el 4807-3042.
Florencia Otero Novoa

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido


por Redacción OHLALÁ!
tapa de revista OHLALA! de mayo con Zoe Gotusso

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.