Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Cozumel: escape al Caribe

Esta isla mexicana, frente a la península de Yucatán, es la vecina familiar y tranquila de Cancún y Playa del Carmen; fue lugar de peregrinación maya y ahora es un paraíso del buceo




COZUMEL.- El mar es dulce y hermoso. Pero puede ser cruel y se encoleriza tan súbitamente, y esos pájaros que vuelan picando y cazando, con sus tristes vocecillas, que son demasiado delicadas para la mar. Decían siempre la mar. Así es como le dicen en español cuando la quieren.
Dulce y hermosa, a veces colérica. Así describió Ernest Hemingway la gigante masa azul que lo rodeaba cuando escribió El viejo y el mar. Y aunque esta obra se inspiró en la cercana Cuba, bien podría haberlo hecho en las infinitas e impredecibles aguas turquesa que rodean la isla de Cozumel, en México.
Si alguien sabe lo dulce, pero a la vez colérica que puede ser la mar, ésos son los habitantes de esta isla, que hace poco fue azotada por otra mujer de carácter impredecible: Wilma. Pero la furia del huracán, que destrozó casi entera la isla, poco se nota hoy.
"Es que, como todos vivimos del turismo, hasta nosotros salimos al día siguiente a barrer las calles y poner todo en su lugar", explica José Manuel Pico Castelló, un biólogo marino que enseña buceo en esta isla frente a la península de Yucatán, a la que se llega en ferry desde Playa del Carmen.
Antes de la Conquista fue el paraíso de los mayas. Cozumel, que en maya significa isla de las golondrinas, era un lugar de peregrinación para visitar el santuario de Ix Chel, diosa maya de las inundaciones, la preñez y el tejido, que protegía a las mujeres embarazadas.
Las cosas cambiaron en 1518, con la llegada de los conquistadores españoles, que 1521 declararon la isla como municipio, quizás uno de los primeros de Hispanoamérica.

Zambullidas y baile

Aunque actualmente es el mayor atractivo, la práctica de buceo de profundidad (scuba) no es lo único interesante en la isla. La gran cantidad de playas y las aguas calmas del Caribe permiten hacer snorkel, esquí acuático o navegar en lancha, o simplemente tomar sol en la arena. Más allá de la playa, también hay buenas excursiones en bicicleta o a pie por la isla.
En sí, uno de los argumentos de venta de Cozumel es que, a pesar de ser muy conocido, conserva cierto carácter exclusivo, sobre todo comparado con vecinos como Cancún y Playa del Carmen (muy frecuentes para estudiantes en giras de egresados y turistas norteamericanos, sobre todo jóvenes solteros). A esta isla, en cambio, concurren en general familias (norteamericanas, canadienses y francesas) y expertos y aficionados al buceo, que pasan temporadas explorando sus arrecifes. Salvo en las dos primeras semanas de febrero (el spring break norteamericano), es difícil que las playas sean invadidas. De hecho, la infraestructura del lugar tampoco resiste demasiados visitantes (no abundan los superhoteles, como en Cancún).
El centro histórico, con sus callejones de piedra sin acceso a autos y sus explanadas, se parece al de una villa europea. No se puede dejar de investigar sus callecitas angostas con infinidad de negocios de artesanías (las camisolas y vestidos, y la joyería en plata y turquesa son lo mejor que se puede comprar) y pequeños restaurantes de comidas típicas.
Un momento estratégico en la semana es el domingo. Entonces, cuando la tarde muere se organizan concursos de baile en medio de la plaza, abiertos a todo el mundo, y hasta el cozumelense más serio se hace presente ahí, con su mujer e hijas vestidas con el tradicional traje de paisana.
Otra de las ventajas que tiene la isla es la posibilidad que ofrece de desplazarse y conocer otros sitios muy cercanos con relativa facilidad. Apenas a una hora de ferry está la también paradisíaca Playa del Carmen, y a unos kilómetros más allá, Cancún, Isla Mujeres y el parque X-Caret, que merece una visita, con sus ríos subterráneos adentro de cavernas en las que se ingresa nadando.

Datos útiles

Cómo llegar

Un pasaje a México D.F. cuesta US$ 932,87, con impuestos y tasas incluidos, excepto los US$ 18 que hay que pagar en Ezeiza.

Cambio

Actualmente 1 dólar equivale a 10,30 pesos mexicanos.

Ferry

Para llegar a Cozumel desde Playa del Carmen es necesario tomar un ferry.
Hay salidas cada 10 minutos, aproximadamente, desde las 5 hasta las 22, y son dos las empresas que operan el tramo.
Cuesta US$ 8 el cruce y lo ideal, para los que aman el snorkel o el buceo, es salir bien temprano por la mañana, aunque las salidas en ferry, si bien tienen horario fijo, varían con el clima.

Comer bien

Si se visita México no se puede dejar de probar la comida típica, que con sus colores vivos y sabores fuertes y picantes son una muy buena expresión del sentir y de la cultura local.
Tacos de pollo y queso, nachos con guacamole (preparados con palta, cebolla y cilantro) y empanadillas, aderezados con chile de todos los colores, tamaños e intensidades de picazón.
El tabasco y el tequila son también infaltables en una buena comida mexicana.

Cancún, otra vez en aguas calmas

La recuperación de Cancún está en su última etapa, pero todavía quedan diez mil hectáreas sin operar. De las 27.000 camas que tiene el destino se puede usar 17.800. Muchos de los hoteles que vieron sus instalaciones afectadas aprovecharon el desastre para remodelarlas.
Los huracanes dejaron consecuencias devastadoras para el Caribe mexicano, la región más turística del país, que perdió alrededor de ocho mil millones de dólares. Ya había sucedido con Gilberto y volvió a pasar con Wilma, en octubre último. Sin embargo, esta vez la capacidad de respuesta fue más rápida. Tanto el gobierno como el sector privado invirtieron varios millones de pesos en la recuperación de la zona afectada, que estará lista para esta Semana Santa.
"A las playas se las llevó el huracán, pero ya están de regreso. Antes de Wilma tenían 17 metros de ancho, hoy tienen más del doble", afirmó Félix González Canto, gobernador del estado de Quintana Roo, en el marco del último Tianguis Turístico, la gran feria de turismo mexicana, celebrado en Acapulco entre el 26 y el 29 último.
El proyecto de remodelación que llevan adelante las autoridades mexicanas establecerá una distancia de 55 metros de playa entre el mar y la línea hotelera.
Alrededor de nueve kilómetros de playa, de los sesenta que tiene Cancún, sufrieron la embestida del huracán, que formó dos grandes montones de arena que una compañía belga de dragados está devolviendo a su lugar. En el relleno de la zona afectada se utilizaron cerca de dos millones de metros cúbicos de arena.
Si bien las pérdidas y la falta de ocupación posteriores al huracán fueron significativas, los turistas vuelven y las compañías aéreas que habían suspendido sus vuelos normalizan las operaciones poco a poco.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿Qué hacer en Mar del Plata?: las mejores 6 atracciones para disfrutar de la ciudad

¿Qué hacer en Mar del Plata?: las mejores 6 atracciones para disfrutar de la ciudad


por Euge Castagnino
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.