Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Deco Tenebro




El otro día, Nacho cayó a casa con una nueva adquisición: 2 estatuas de ébano, talladas a mano, de un hombre y una mujer. Se nota que están bien hechas, y encima son africanas, razón principal por la que las compró. Estaba en un ensayo con su grupo de percusión, y uno de los chicos que había ido a Senegal las trajo para vender. "¡Zaz!", pensó Nacho. "!Qué ganga!", y pagó por las estatuitas lo que nosotras pagaríamos por una cartera de cuero, o por unos zapatos.

"¡Cuánto!!" le dije cuando las vi, "¡yo no pagaría ni 10 pesos!" Sí, ya sé, estuve mal, pero me salió sin pensar, aunque después de esa exclamación abrupta le traté de poner onda con comentarios del tipo "ahh mirá el trabajo que tienennnn", y "mirá cómo brilla la maderaaaaa", en fin, puras patrañas.
Básicamente, y he aquí la razón de este post bizarro, estas estatuas me dan un poquito de miedo . Las puso una a cada lado del televisor, y siento que me miran cuando veo una peli. Fijo. Siento que miran cada una de mis expresiones. Si me río, pienso que se preguntan "de qué se ríe esta tarada, no era tan gracioso". De vez en cuando saco los ojos de la pantalla y veo qué están haciendo, si se están portando bien. Me dan, lo que Nacho llama, "Tenebro".
En casa también viven lo que Nacho también llama "los cuadritos del Tenebro", que de verdad son 2 cuadros antiguos que compré en una feria de antigüedades en Plaza Matriz, en Montevideo. No sé, les tengo cariño porque los compré más de un año antes de mudarnos juntos , cuando apenas estaba la idea, y me parece que quedan buenísimos. Los compré chocha, pensando que a Nacho le iban a encantar, más no. Le dieron Tenebro.
Mis cuadros tienen retratos de personas. "¿Pero vos conocés a esas personas?", me preguntó cuándo los vio. "No", "y entonces porqué se te ocurre que tendríamos en nuestra casa retratos de gente que no conocemos", me habría dicho riéndose. Y yo en su momento lo traté de convencer de los méritos de los marquitos labrados, de lo bien que quedan juntos, de que son chiquitos y que casi no se notan, y finalmente, como no hubo caso, llegó un día y estaban colgados, y yo tomando mate con mi amiga y vecina que le decía "Están buenísimos, son muy kitsch". "Buáaa…", fue toda su respuesta, pero los dejó colgados y se suele referir a ellos con humor.
En fin, vivimos hace casi 3 años juntos y Nacho aprendió a convivir con los "cuadritos del tenebro". ¿Eso significa que tengo que bancarme que los dos señores africanos me miren fijo mientras miro televisión? No lo sé, por ahí sí. Probablemente.
Ya un par de veces cambié las estatuitas de lugar, y las puse en sitios estratégicos donde pasen más desapercibidas. Así como si nada, las puse mirándose una a la otra en la mesita esquinera, o en un estante de la biblioteca. Pero no, Nacho volvió del trabajo cada vez, las buscó, las encontró, y las volvió a poner una a cada lado de la tele . Y la tele está en el medio del living. Lo más maravilloso de todo, es que hizo esto casi sin darse cuenta, mientras hablaba de otra cosa. Como entrar y saludar al perro, bueno, entrar y reacomodar las estatuitas. Estoy empezando a sospechar que está bajo algún hechizo.
Ah, y las lustra. Son un poco el rey y la reina de la casa. ¿Estoy exagerando? No sé, son las 5 de la mañana, no podía dormir y me levanté pensando en las estatuitas y se los quería contar. Les voy a pasar palo santo o un sahumerio o esas cosas, tengo que comprar. A ver si les saco el gualicho.
Una vez, una astróloga me dijo que para poder dormir mejor, me ponga una amatista debajo de la almohada, y lo hice. El veredicto: dormí espectacular. Mañana vuelven las amatistas a mi almohada, a ver si en el próximo post les toca leer algo más coherente.
Sofi
@sofiorsay
PD: A mi favor, los cuadritos están en una esquinita de la entrada, y las estatuas están en el medio del living. Por otro lado, Nacho llega a casa a la tarde/noche, cuando yo me paso todo el día con ellas, intentando trabajar mientras me dicen "Qué escribís Sofía, ¿de nosotras?"
PD2: Puse "mientras me dicen…". Tengo problemas. Las estatuas no hablan. (¿O SÍ?)
PD3: A todo esto, todavía no le dije a Nacho que me dan miedo, porque recién ahora me lo estoy admitiendo. Pero el otro día estábamos mirando una serie y le dije "¿no te molestan las estatuitas ahí? ¿Ves bien? Mirá que las ponemos en otro lado si querés eh", y me dijo con cara de nada "No, no, veo perfecto, gracias".
PD4: Se me ocurre tirarlas al piso "sin querer" en un ataque de limpieza, pero sería imposible que se caigan las dos al mismo tiempo, y aparte, Nacho las pegaría con La Gotita y quedarían en su lugar, pero rotas y más enojadas conmigo. Las estatuitas no me bancan.
PD5: Ahora no me pongan en los comentarios "ayy nooo pero son diviiinassss", porque voy a pensar que tienen engualichado a todo el mundo, Y ME VOY A MORIR DE MIEDOOO!!.

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

El último post… snif

El último post… snif

Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.