Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Desde el agua Taquiletoca el cielo

Con una montaña tan alta que hace galopar el corazón y acercarse a las estrellas, la isla ofrece sus pacibles playas, en medio de las costumbres ancestrales de sus pobladores




PUNO, Perú (El Comercio, de Lima. Grupo de Diarios América).- Una empinada y sinuosa escalinata de piedras, compuesta por 533 peldaños que parecen interminables, llevan del pequeño puerto de Taquile a la cima de su montaña más alta, en un camino inevitable para todos los visitantes, a pesar de los cuatro mil metros de altura que hacen galopar al corazón más estable.
Por lo general, la travesía se inicia antes de las 7.30 en el puerto de Puno, de donde parten varias lanchas con turistas y pasajeros regulares. Como a la media hora de navegación se divisan las islas de los Uros, siempre dispuestas a posar para las cámaras sobre las enrevesadas matas de totora.
Después de una breve parada, la embarcación continúa sin contratiempos hacia Taquile. Faltando poco para llegar, ya se puede sentir un cambio en el clima y los viajeros deben desprenderse de los abrigos, antes tan necesarios.
Lo primero que llama la atención en este islote es el verdor de los andenes y unos niños que esperan la llegada de las naves, sobre el puerto hecho de piedra. Todos son varones y llevan pantalones y chalecos negros, camisas blancas, además de simpáticos gorros largos con borde rojo y pompón que cae en la nuca. Después nos enteramos de que es la vestimenta habitual de los solteros.
Inmediatamente trepamos por la escalinata. Cada diez peldaños un resoplido y cada veinte una parada para tomar el aire a boconadas. Por la mitad del camino, poco después de atravesar un hermoso arco de piedra, dos niñas bajan corriendo y nos colocan, sin previo aviso, una tira tejida en cada muñeca. "Un sol", agregan.
Ya en la cima se encuentra la recepción, en realidad dos mesas colocadas a un lado del camino. En una de ellas está el libro de visitantes, en el que se anotan los datos personales y el tiempo de permanencia en Taquile, mientras que en la otra se debe abonar el costo de la entrada. Los que pasarán la noche reciben un boleto con el nombre de un comunero, en cuya vivienda tendrá hospedaje.

Bajo el cielo estrellado


El pueblo de Taquile no tiene más de cuatro manzanas con una plaza en el centro. A su alrededor está el municipio, una iglesia de piedra, dos tiendas de artesanías, el comedor y el salón comunal.
Las mujeres, con varias faldas de colores y largos mantos negros que les cubren la cabeza y gran parte del cuerpo, son tímidamente coquetas y esconden la cara ante cualquier intento de acercamiento, sobre todo de los varones. Sin embargo, cuando se trata de jugar voley son unas fieras.
Hacia el sur de la islas están los sitios arqueológicos y al Este las playas de pescadores, desde donde se divisan a lo lejos las montañas nevadas de Bolivia. Aunque no lo comprobamos, dicen que la salida del sol en medio de esas cumbres es un espectáculo maravilloso, que merece el sacrificio de levantarse antes de la 5.
Después de las 19, sólo se puede esperar una amena conversación con sus compañeros o una meditación profunda sobre su existencia.
Para llegar a la casa correcta no hay que olvidar una buena linterna, pues la oscuridad es absoluta. Pero el riesgo vale la pena.
Verónica Rojas
Una agenda para hospedarse y comer
Desde Cuzco, la mejor alternativa es ir en tren para ver el paisaje lleno de colinas verdes, amarillas y marrones. El viaje dura 12 horas. Hay que llevar mucho abrigo, porque en Puno las noches son heladas.
Cuzco-Puno:
2ª clase: US$ 11
1ª clase: US$ 14
Pullman: US$ 16
Inca: US$ 23
En micro: sólo se puede viajar de noche y no es muy seguro.
Cuesta 8 dólares. Son 388 km y se tarda 12 horas.
Puno: dónde dormir y comer bien barato
- Hostal Colón Inn: Tacna 290. Tel. 351 432. Estilo colonial. Buenas habitaciones con baño privado. Es limpio, con buen servicio. Además, tiene restaurante y pizzería.
- Sillustani: Jr. Lambayeque 195. Tel. 351 431. Es limpio. Incluye desayuno. Las habitaciones son frías, pero se puede pedir calefacción eléctrica.
- Restaurante Don Piero: Lima 360. Con músicos en vivo que tocan canciones andinas.
- Café Monterrey: esquina de Libertad y Tacna. Excelentes desayunos.
Oficina de Turismo
Info Tur: C. Lima y C. Deustua. Es atendida por personas muy amables. Proporcionan mapas de la ciudad. Aconsejan sobre los hospedajes y sobre los paseos que se pueden hacer en Puno. Dan información sobre las agencias que van a las islas o de cómo ir por cuenta propia. La excursión de una noche y dos días de duración, que incluye traslado hasta el muelle, embarcación, servicio de guía, hospedaje, cena y desayuno en Amantani y regreso al hotel, cuesta 18 dólares. También se puede contratar desde los hospedajes.
Juli, con sentimiento religioso
JULI, Perú.- (El Comercio, de Lima. Grupo de Diarios América).- Las distancias tienen una dimensión distinta para los hombres de los Andes. El aquisito no más no significa necesariamente unos minutos más de caminata, sino más bien un buen tramo de kilómetros por recorrer. En ese andar, descubrimos la peculiar figura canina que tiene el cerro San Carlos, la cual se hace más notoria conforme nos aproximamos a Juli, localidad de la provincia de Chucuito, en Puno. "Es el anu-anuni", nos dice un niño en aimará. La frase significa perro-perro.
Bordeando el lago Titicaca, avanzamos hasta llegar a Juli. Durante el trayecto, el paisaje altiplánico se muestra en toda su inmensidad. La altura empieza a surtir efecto, obligándonos a no dejar descubierto ningún milímetro del cuerpo. Aun así, el frío de la Puna parece calar los huesos. Ciudad religiosa, la llaman algunos. Lo cierto es que Juli se destaca por sus iglesias de tipo colonial. En su pequeño territorio, la obra evangelizadora de los dominicos y jesuitas ha quedado testimoniada con valiosos templos erigidos bajo el impulso de dichas órdenes religiosas.
Adornadas de retablos del siglo XVI, la iglesia de Santo Domingo y Asunción atraen la visita de los fieles. En su interior, las figuras impertérritas de los santos exigen, sin quererlo, un silencio sobrecogedor desde sus pulidas hornacinas. En las paredes, una colección de obras pictóricas de las escuelas Cuzqueña e Italiana nos hablan del profundo mestizaje cultural producido en estas tierras a partir de 1579, año en que los jesuitas establecieron su centro misional de la ciudad.
En las calles de Juli apenas se observa alguno que otro paseante. Templos como los de Jerusalén, San Pedro, San Juan de Letrán y Santa María La Mayor se ubican uno próximo al otro. La sensación de que existen muchas iglesias para la reducida población existente se desvanece de pronto cuando las campanas repican. Un, dos, tres... hasta marcar las seis, las siete y las ocho. Entonces, desde no se sabe dónde empiezan a surgir familias que, avanzando cual procesión, se dirigen a la iglesia para participar del santo oficio.
Renovando su fe, los hijos de Juli expresan su devoción a su santa patrona, la Virgen de la Inmaculada Concepción. Octubre se viste, entonces, de un jolgorio proclamado. "Octubre es para halagar a la Señora", se escucha decir a los hospitalarios residentes. Aquí los aires de modernidad no riñen con las tradicionales costumbres del pueblo. En las veredas, un desfile de polleras, unas más coloridas que otras, marcan el paso mientras las horas transcurren en lenta calma.

Restos para descubrir


La mejor imagen de la geografía serrana se logra desde la cima del cerro San Carlos. Hasta esa cumbre muchos han llegado con el ánimo de estudiar las ruinas y restos arqueológicos encontrados en tres cuevas ahí existentes. En una de ellas, débiles rastros de figuras rupestres en sus paredes nos hablan de un mundo de por lo menos, según los historiadores, 4 mil años de antigüedad.
La Puna y la costanera del lago se muestran absolutamente diferenciadas. "El paso de un águila blanca anuncia buenaventura", explica nuestro guía ante el vuelo de dicha ave por sobre nuestras cabezas. La tradición puneña se pone de manifiesto ante las historias que se cocinan al calor de la conversación. Un respetuoso silencio anima al improvisado adorador cuando relata la leyenda del Manco Cápac y Mama Ocllo, fundadores del imperio incaico.
Manko Qhapap y Mama Oqllo
PUNO, Perú (El Comercio, de Lima. Grupo de Diarios América).- Todos los 14 de noviembre, Puno recibe a millares de turistas del Perú y del extranjero para asistir a la escenificación de un mito. La salida de los fundadores del Cuzco de las aguas del lago navegable más alto del mundo.
Gracias a la representación de Manko Qhapaq y Mama Oqllo, la capital altiplánica ha cambiado en los últimos veinte años y puede recibir a los viajeros en un hotel de cinco estrellas en la isla Estévez, en otros que ofrecen la atención y las comodidades que se pueden desear, así como hostales de precios más económicos.
Los primeros en descubrir esta representación fueron grupos de turistas franceses que ingresaron en el Perú por Bolivia. Fue tanto su entusiasmo por registrar la aparición de la legendaria pareja que les faltaron cassettes para sus filmadoras y rollos para sus cámaras fotográficas. El efecto fue multiplicador, y lo mismo pasó con los turistas japoneses que asistieron asombrados al gran despliegue de balsas de totora que se movilizaban para realizar el espectáculo, que tiene como incomparable telón de fondo ese mar mediterráneo que es el Titicaca, donde según sus mitos el sol prendió su primera llamarada sobre el lomo de un puma de piedra que existe en la isla del Sol.
En esos días del año, las reservas en avión para asistir a esta festividad son muy solicitadas. El movimiento por tierra tanto de trenes como de ómnibus y vehículos particulares es también apreciable. Para esos días, muchas familias suelen habilitar sus casas para recibir a los visitantes.

Catedral sin sirenas

Un punto obligado para iniciar el recorrido turístico por la ciudad es la catedral, en cuya fachada primorosamente tallada están las míticas sirenas con charango. En sus altares principales se puede ver también al Señor de la Bala, un Cristo de leyenda que cobró vida por un momento para salvar de la muerte a uno de sus devotos; la Virgen de los Remedios, que salvó a los mineros que fueron atrapados por derrumbes en la mina de Santa Bárbara en el siglo XVI, y al Señor del Quinario, regalo del rey de España.
A dos cuadras por medio está el Parque Pino, en cuya iglesia se encuentra la imagen más venerada de la región colla, la Virgen de la Candelaria.
En la plaza de armas luce reconstruido el histórico balconcito desde el cual, según la tradición, el virrey conde de Lemos habló a los primeros vecinos después de fundar la ciudad de San Carlos de Puno, en Puñuypanpa, el paraje del sueño. La flamante capital que sustituyó a San Luis de Alba, la famosa villa de catedrales de plata, fue colocada bajo la advocación de San Carlos Borromeo, que recibió ese nombre también en homenaje a Carlos V.
El cerrito de Waqsapata, testigo de mil amores y fuente de inspiración de los compositores del lago, es otro de los puntos de concurrencia para tener una vista panorámica de Puno, así como el mirador del Arco Deustua, donde a veces se reúnen los sikuris para sus evoluciones de música y danza.
La salida de Manko Qhapaq y Mama Oqllo desembarcan ante la expectativa de los asistentes. El inca y su colla son conducidos después en una litera, con gran acompañamiento de las coloridas delegaciones de los pueblos nativos, hasta el estadio Torres Belón, donde rinden homenaje al padre Sol, recibiendo la aclamación de los antiguos pueblos, que también son representados.
Enseguida se realiza una serie de rituales, de la que participan los sacerdotes con el primer hijo del astro radiante, el markayoq, encargado de poner las bases del Imperio Tawantinsuyano.
Alfonsina Barrionuevo

Recomendaciones

Aéreo

Aeroperú llega hasta Juliaca, el aeropuerto más cercano a Puno. El boleto de ida y vuelta a Lima sale 499 dólares, y una cuponera de ida y vuelta hasta el destino final cuesta 140.
La ruta de vuelo es Buenos Aires/ Lima/Arequipa/Juliaca.

Transporte

Es común alquilar autos con chofer.La hora sale aproximadamente 8 dólares. Es lo que demora para llegar desde Puno hasta Juli.

Alojamiento

Por ejemplo un hotel de categoría tres estrellas, con habitaciones alfombradas y teléfono, televisión y baño privado, vale 53 dólares, para dos personas, con desayuno e impuestos incluidos.
n Clima Es seco y frío, sobre todo en las noches. La temperatura media anual es de 7 grados.

Para mayor información

Oficina de Turismo de Perú - Av. Libertador 1720, entre Tagle y Austria - Capital Federal. Tel: 802-2000. Funciona de lunes a viernes, de 10 a 13 y de 15 a 18.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?

Clases 2024. ¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?


por Sole Venesio
Tapa de revista OHLALÁ! de abril con Gime Accardi

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.