Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Destapando el cuore




Me quedé pensando en el tema del viernes, saben? Y llegué a una certeza. No es que tenga una limitación para el goce, sino que funciono de una manera integrada. Es decir, sin apertura en el orden de las emociones (que no significa otra cosa que comunicar lo que sentimental y espiritualmente me sucede) difícilmente pueda abrirme en una zona baja.
Y esto lo mecho con una inquietud que una de ustedes tuviera hace unos meses, una inquietud de siempre: ¿cómo se conserva el fuego a pesar del tiempo? ¿cómo se sostiene el "apasionamiento"?
Yo soy de verdad muy reacia a esos consejos del estilo: "ponete hecha una loca, vestite como colegiala, etc." No digo que los juegos no funcionen, pero a veces no es tanto poner creatividad e ingenio, como sí poder verbalizar algo que estaba jodiendo (que quedó congelado, silencioso, inerte entre ambos) y/o llorarlo.
Confieso que cuando las emociones me desbordan, o por algún motivo se acumulan inexpresadas (soy hipersensible, así que siempre estoy a tiro de ese exceso) tiendo a asexuarme. Pero por mucho que quiera esquivar el bulto, tarde o temprano no me queda otra que asumirme repleta de ellas y porfi, Fede, bancame.
Marido me conoce tanto que cuando me busca y no me encuentra, directamente me pregunta: "¿necesitás llorar o decirme algo? ¿querés que te abrace, Cuqui?"
Y créanme que después del abrazo, de poner en palabras eso que tenía anudado... de golpe reaparece el deseo como por arte de magia.
Así que a la pregunta ¿cómo se mantiene la pasión con el tiempo? yo contesto, en base a mi propia experiencia: lo mejor es comunicarte. Profunda y verdaderamente. Sin vueltas. Abriendo toda tu vulnerabilidad al otro, destapando tu cuore, tus fantasías, tus temores, todo lo que en el momento pueda estar alborotándote en silencio, aunque -por momentos- ni lo notes.
Y una vez que ambos estemos abiertos, con el instrumento disponible, como dicen de sí los actores, desnudos de pies a cabeza... bueno, ahí sí, por qué no, podemos hacer monerías, disfraces, acrobacias, cambio de roles y todo lo que nos divierta o se nos ocurra. Sólo si se tienen ganas.
¿Ustedes qué me cuentan? ¿Cómo es su experiencia?
PD: ¡El mural sale la semana que viene!

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

“Muchacha, hacete el Papanicolaou”

“Muchacha, hacete el Papanicolaou”

Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.