Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

El Calafate ya no es un fruto prohibido

Una alternativa más que válida, con todas las comodidades; está lejos, pero al alcance de todos los bolsillos




EL CALAFATE.- El viento de la Patagonia austral descansa apenas un corto período al año, durante el otoño. En esta estación, los pastizales dejan de bambolearse y las aguas de los lagos Argentino y Roca reflejan las montañas circundantes como espejos. Las brisas frescas que descienden de alguno de los 365 glaciares situados dentro del Parque Nacional Los Glaciares son suaves y a lo sumo inducen a colocarse simplemente un abrigo de lana y una bufanda.
El llamado Camino de las estancias disfruta del descanso, después del verano. El tiempo de la esquila anual ya ha pasado en las estancias donde todavía subsiste la cría de ovejas. Los galpones de esquila tienen las puertas cerradas. Los corrales utilizados para clasificar y conducir las ovejas, vacíos. En esos establecimientos sólo permanecen los trabajadores de la planta estable. Son los cuidadores, peones y capataces. Las comparsas de esquiladores se desarticulan hasta la próxima temporada.
"Los más rápidos esquiladores del oeste santacruceño pueden esquilar alrededor de 250 ovejas por día", indica la información recogida en el camino al lago Roca, de paso por la estancia Anita, la que fue centro de las matanzas de la huelga de 1921. El episodio fue llevado al cine con el título de la Patagonia rebelde .
Los orígenes de El Calafate se remontan a los finales del siglo XIX cuando se fundaron las primeras estancias de la zona. Lo que hoy es una ciudad de 4000 habitantes, ayer fue simplemente una posta con provisión de agua de las llamadas rutas de la lana, frecuentadas por enormes carretas con lana prensada que tenían como destino los principales puertos del océano Atlántico.
En 1927 nace El Calafate como villa, con una proporción alta de inmigrantes gallegos que comenzaron a hacer milagros con las áridas tierras de la estepa santacruceña, haciendo crecer frutales y hortalizas a la sombra de hileras de álamos.
Rumbo al lago Roca, los pastizales y los coirones apenas se menean. La atmósfera está en calma. Dicen que en el período de verano y primavera las ráfagas alcanzan fácilmente los 120 kilómetros por hora. Aunque es inimaginable, una Patagonia austral sin viento es real. Es en el otoño cuando las hojas de las lengas viran al rojo para completar su ciclo de vida anual.
El paisaje a cada paso es diferente. Hay que acostumbrarse a mirar al horizonte. Desde la estancia Alice (también llamada El Galpón) se observan los picos principales de las Torres del Paine, en Chile.
Si el cielo está celeste, en el trayecto de la meseta entre Río Gallegos y El Calafate, y antes de abandonar la cuesta Miguez (850 m), se aprecian las cimas de los cerros Torre y Fitz Roy, el Mocho y otros colosos del Campo de Hielo Continental Sur, además de las Torres del Paine, solitarias mirando al Sur.
El glaciar Perito Moreno, el más próximo de El Calafate, es accesible todo el año. Los que entienden sobre el comportamiento de los glaciares, como el vasco Miguel Alonso, sostienen que el desplazamiento de la masa de hielo es mayor cuando hace calor ya que se forma una base de agua en la roca que permite que el ventisquero se mueva más rápido. No obstante, el Moreno no deja de encantar durante el año. El otoño halla el glaciar rodeado de lenga roja; el invierno, cubierto de nieve alrededor, y la primavera, con la campiña toda florida.

La ruptura tan esperada

José, guía del minitrekking, comenta que "en 1939 ocurrió el primer fenómeno de ruptura del Perito Moreno del que se tenga conocimiento, por el taponamiento del brazo Rico del lago Argentino, que subía más de 20 metros sobre el nivel general del lago. Hasta 1988, año del último rompimiento, se repitió el episodio más de 10 veces".
Y aunque ahora el glaciar se halla a 15 metros de la península Mitre nunca puede saberse si el taponamiento del lago va a producirse. Los desprendimientos cotidianos son poco más que espectaculares. Como fríos impactos, la caída de los hielos sacude el silencio, dos segundos después que la mirada descubre el resquebrajamiento del ventisquero.
Detrás de la primera cortina de montañas, más allá de las agrietadas paredes heladas del cerro Cervantes, de 2380 metros, o de las aún nunca escaladas cimas del cerro Dos Picos, de 2053, se extiende el Campo de Hielo Continental Sur, con una extensión de más de 350 kilómetros y un ancho de hasta 90. El hielo constituye la zona de acumulación de nieve que luego se desplaza por los glaciares hacia los lagos y ríos de la comarca.
"El hielo patagónico es un paraíso cuando hay sol, pero cuando aparece la tempestad...", dirá Alonso, que guió en 1978 el primer grupo de la historia que se formó por medio de una agencia de turismo aventura española, concretando el circuito entre los pasos Marconi y del Viento.
Entre las estancias de la zona que ofrecen alojamiento, la más elegante es Alta Vista.
Desde su casco, con jardines floridos y huertas de frutales con peras, ciruelas y manzanas, se pueden hacer excursiones a la cordillera de los Baguales y a los cerros Cristal y Fraile, de origen volcánico.
Los bloques erráticos, grandes piedras que se observan en el camino al lago Roca, son el vestigio del avance prehistórico del glaciar; la vieja ubicación del casco de la estancia El Chorrillo, hoy una alameda vacía, es la secuela de una de las inundaciones del brazo Rico provocadas en el pasado por el avance del glaciar Perito Moreno sobre la península Mitre, un espacio de tierra fuera del parque nacional sobre el que una mayoría de los habitantes de El Calafate pugna para que continúe en su estado agreste actual.
Es otoño y El Calafate invita a la visita. Llegará el invierno y las chuecas -los trineos de los lugareños para el hielo- van a ocupar la laguna Nimes y la bahía Redonda del lago Argentino.
Este año con nuevos testigos, los viajeros que se animen, con grandes ventajas para el bolsillo, a desprenderse de las fechas de la alta temporada de la Patagonia.
Andrés Pérez Moreno

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido


por Redacción OHLALÁ!
tapa de revista OHLALA! de mayo con Zoe Gotusso

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.