Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

El museo Pompidou abre una sucursal en Metz

La semana próxima se inaugurará la nueva sede del centro de arte moderno más famoso de París, en una ciudad que rejuvenece




Los amantes del arte moderno tienen una cita en Francia el 12 de este mes, fecha en que abrirá sus puertas el nuevo Centro Pompidou-Metz, la primera sucursal del museo de arte moderno más famoso de París. Otro lugar y otros tiempos: el nuevo museo ni siquiera generó polémica por su arquitectura -como ocurrió en París en los años 70, cuando la grande mole de tuberías a la vista fue inaugurada en el clásico barrio del Marais-, sino que es esperado hace años por los vecinos de Metz para simbolizar el renacimiento de su ciudad.
Se trata de una estructura de madera cubierta por una membrana translúcida, diseñada por arquitectos de Japón y Francia. Sus formas y su diseño de vanguardia están en las antípodas de una ciudad conocida hasta ahora por las austeras barracas de sus bases militares.

En el Este, algo nuevo

Metz fue desde siempre una suerte de hermana menor de Nancy, la otra gran ciudad de Lorena, que gracias al rey de Polonia en exilio Stanislas Leszczynski cuenta con un centro clásico del siglo XVIII entre los más lindos del mundo. Cien kilómetros apenas separan una ciudad de otra, pero durante mucho tiempo las distanciaba todo un mundo. Ahora, con su museo y la transformación del centro histórico, Metz quiere competir con su vecina, convertirse en un polo cultural y atraer el flujo de turismo que reciben Nancy y la cercana región de Alsacia.
Entre las transformaciones más importantes se cuenta la nueva estación ferroviaria, que puede recibir el tren de alta velocidad TGV: así, a 320 km/h la conexión con París tarda poco menos de dos horas. Metz se transforma de este modo en un destino por el fin de semana, o por el día, desde la capital francesa, y el museo sin duda está destinado a convertirse en una de las mejores razones para emprender el viaje.
Sin embargo, al llegar en tren no se baja en la vieja estación, y es una pena, porque por sí misma vale la visita. Fue construida de manera monumental por el káiser prusiano a fines del siglo XIX, cuando Lorena y Alsacia fueron anexadas durante un par de décadas por el Imperio Alemán. Guillermo I, que venía regularmente a la región, quería que los habitantes de Metz se sintieran más adoptados que anexados: por eso la ciudad recibió una atención especial, con la construcción de gran cantidad de obras y monumentos.
La estación es el mejor emblema de esa parte de la historia, con paredes decoradas como recinto teatral, salas privadas que tenían todo el lujo posible para la época, salones de espera jerarquizados (había para obreros, burgueses y aristócratas) y el inevitable balcón desde donde el emperador saludaba antes de cada partida.
El tren más moderno de aquel momento desdeñó la estación más moderna de su época, que se está convirtiendo en una especie de museo. Forma parte del Triángulo Imperial, un barrio construido a principios del siglo XX en estilo muy prusiano, que servía de vidriera a la ocupación alemana en la ciudad.
Otro barrio en remodelación es el de la Corte de Oro, cuyos orígenes se remontan a los reyes merovingios; es decir, a la mismísima noche de los tiempos. La corte de oro era la del rey de Austrasia, un reino franco nacido sobre el derrumbe del Imperio Romano.
La iglesia de St. Pierre aux Nonnains conserva algunos pedazos de muros merovingios y está considerada como la más hermosa de la Alta Edad Media en Francia. Además de una capilla de los míticos templarios del siglo XII, también está cerca la casa natal del poeta Paul Verlaine, recordada por una sencilla placa.

Obras del siglo XX

Estos monumentos y barrios se verán opacados por la inauguración del Centro Pompidou-Metz. La apertura será a lo grande, con cinco días de entrada gratis para todo el público. Los vecinos que vieron el hongo blanco surgir de la tierra a lo largo de los últimos años podrán ahora apreciar su arquitectura desde adentro y descubrir las colecciones permanentes junto con la muestra temporaria inaugural, llamada Chefs d´Oeuvre? ( ¿Obras Maestras? ) La apertura coincidirá además con la Noche de los Museos, el sábado 15, en toda Francia. Es así como el nuevo Pompidou abrirá toda la noche, sin pausa, desde el sábado por la mañana hasta el domingo por la noche.
La exposición inaugural está compuesta por 600 obras, con intención de ofrecer un recorrido por el arte de todo el siglo XX. Se trata de la mayor operación de préstamos realizada por el Pompidou para explorar "la noción de obra maestra de arte, si esta noción tiene un sentido todavía hoy, y quién decide qué pieza es una obra maestra, qué pieza no lo es y si una obra maestra lo es para siempre".
Parte de las obras en exhibición proceden del Centro Pompidou en París, que tiene una colección de 60.000 trabajos: es la más importante de arte moderno en Europa, pero demasiado grande para ser mostrada sólo en la capital francesa. El nuevo centro de Metz podrá entonces acercar al público parte de esta colección que hasta ahora no podía ser exhibida.
Tres galerías y una gran sala permiten realizar exposiciones sobre más de 5000 m2. El centro cuenta también con salas para conciertos y espectáculos, un auditorio, un café restaurante y una librería. La exposición Chefs d´Oeuvre? cuenta con obras emblemáticas como Joséphine Baker IV, de Calder; Gran antropofagia azul, de Klein, y la Mujer con cabeza roja, de Picasso. El Centro tendrá varias exposiciones temporarias.
Por Pierre Dumas
Para LA NACION

La mesa de Metz

La gastronomía es otra buena razón para conocer la ciudad. Rabelais no es un hijo local, pero se estableció en Metz entre 1545 y 1547 para escapar de la censura en París. La ciudad le rinde homenaje por medio de una asociación de restaurantes y un recorrido temático centrado en el aspecto gastronómico, que combina visitas y degustaciones.
Entre las especialidades figuran diversas recetas de postres y licores con una variedad local de ciruela, la mirabelle. Esta fruta se recuerda cada agosto con desfiles y por supuesto degustaciones de aguardiente de mirabelle.

Un Louvre en Lens

En diciembre se inauguraron las obras de otra sucursal de un museo famoso. O, mejor dicho, del más famoso de todos, el mismísimo Louvre. Su nueva sede se podrá visitar en Lens, una ciudad al norte de París, que fue en otros tiempos la próspera capital de una región de minas de carbón, pero ahora vive una muy lenta y difícil reconversión económica desde el cierre de la minería, a fines del siglo XX. El museo es parte de la estrategia para dinamizar la región, y también permitirá mostrar obras del museo guardadas por el momento por falta de espacio en París. Lens está además muy cerca de la capital francesa y muy bien conectada a través de autopistas y trenes.

DATOS UTILES

  • Centre Pompidou-Metz: 1, Parvis des Droits de l´Homme. www.centrepompidou-metz.fr
  • La entrada costará 7 euros, pero será gratis para los menores de 26 años. Excepto los martes, el centro estará abierto toda la semana, de 11 a 18 (hasta las 20 del jueves al sábado)
  • Informes turísticos en Metz: 2, place d´Armes. http://tourisme.metz.fr
  • Más datos sobre la ciudad, su región y museos en Francia: www.franceguide.com

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?

Clases 2024. ¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?


por Sole Venesio

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.