Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

El Palacio Real de Bangkok hace reflexionar sobre Buda

Esta obra arquitectónica tailandesa es una de las más fastuosas del mundo




BANGKOK.- En Tailandia el elefante es símbolo real y, al mismo tiempo, taxi de la selva, y su figura es tan importante que aparece en los relieves de las monedas y los templos.
La mayor cantidad de ellos se encuentra en este país, donde el Ministerio de Agricultura emplea a unos 20 mil hasta los 60 años, edad en la que quedan liberados de la obligación de trabajar.
Bangkok es una ciudad tan fascinante como caótica. Y como es la ciudad más grande de Asia sudoriental, con sus casi siete millones de habitantes, y otro tanto de vehículos como los triciclos chinos tuk-tuk , motos y bicicletas, autos y colectivos, el caos urbano tiene forma de telaraña.
En la capital se encuentra uno de los palacios más fastuosos del mundo: el Gran Palacio Real, un conjunto de templos y pabellones que posee una de las pagodas más bonitas de Oriente. En su interior, la estatua de Buda, forma parte de la clásica postal turística del Lejano Oriente, además del bambú, arroz y los palillos.
Plira Rama Thiboda fundó el reino de Siam en 1350 y el Palacio Real lo terminó de construir la dinastía Rama I en 1783.
Sus 220.000 metros cuadrados amurallados superan con su riqueza lo imaginable.
Varios de los edificios tienen las paredes tapizadas con finas láminas de oro, y las torres, con forma de aguja, destellan reflejos increíbles, porque tienen incrustados vidrios multicolores.

Todo lo que brilla es oro

Sólo tres días se puede visitar la residencia del rey, que utiliza la recaudación por el pago del permiso de visita para sostener los gastos de mantenimiento.
El edificio, que sirve de morada al monarca y sus consortes, guarda en su interior el templo del Buda de Esmeralda (Wat Pra Keo ), un Buda calvo de ojos plácidos y vientre prominente, que es el más venerado del reino.
Un gran misterio rodea todavía el origen de este Buda, apoyado sobre un altar de oro con forma de carro alado, perteneciente a la mitología hindú.
A su lado se encuentra la capilla privada, destinada a las oraciones del rey, que atiende sus obligaciones en la sala de audiencias del Pabellón Dusit, sobre un trono elevado de nueve grandes escalones.

Costumbres curiosas

Debido a la cantidad de templos, a diario se ve por las calles a los monjes budistas con sus túnicas azafrán, pidiendo limosnas con toda discreción. Sólo aceptan contribuciones de comidas, pero no ayuda económica.
Así es este país exótico y de cultura milenaria que hasta mantiene curiosas costumbres populares como la riña de peces siameses, entrenados para pelear hasta morir en enormes peceras rodeadas de apostadores.
Y hay actitudes y gestos que en Tailandia se deben evitar: discutir en voz alta o tocar la cabeza de las personas, ya que por ser la parte más importante del cuerpo, el hecho de acariciarla es una imperdonable falta de respeto.

Elefante blanco

El cumpleaños del rey de Tailandia, Su Majestad Bhumibol Aduliyadej, es el 5 de diciembre.
En esa oportunidad el Gran Palacio ofrece un espectáculo imperdible, porque permanece iluminado durante toda la noche y se pueden apreciar exquisitos detalles en materia de arquitectura.
La condecoración más honrosa que entrega el gobierno es la Orden del Elefante Blanco.
Carlos Manuel Couto

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido


por Redacción OHLALÁ!
tapa de revista OHLALA! de mayo con Zoe Gotusso

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.