Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

El pedaleo urbano, otra forma de conocer una ciudad

Desde el Vélib en París al Bicing en Barcelona, el sistema de alquiler temporario de bicicletas se impone en el Viejo Continente




En Francia son las Vélib, en Barcelona es el Bicing, en Viena el Citybike, en Copenhague el Bycyklen, en Bruselas el Cyclocity...
Ya sea para reducir los congestionamientos, incorporar opciones ecológicas, abaratar los costos de transporte o promover la actividad física -o todas las razones juntas-, lo cierto es que las bicicletas de alquiler temporario han invadido decenas de ciudades europeas.
París estrenó el sistema hace tres años (luego del éxito que tuvo en las ciudades de Rennes y Lyon, entre otras), convirtiéndolo en el proyecto más grande y deslumbrante de este tipo en todo el mundo.
Así, por apenas un euro el día, cinco euros la semana o comprando un abono de un año (29 euros), se pueden usar las bicis que el municipio parisino denominó Vélib (combinación del francés vélo , bicicleta, y liberté , libertad).
Son casi 20.000 bicicletas repartidas en 1500 estaciones, una cada 300 metros (la idea es poder tomarlas en una y devolverlas en otra).
Para alquilar hay que introducir una tarjeta de crédito en una suerte de parquímetro y seguir los pasos en pantalla hasta obtener el ticket (se retienen 150 euros de depósito para garantizar la devolución de la bici).

Pioneros

Los países escandinavos son pioneros en los sistemas de alquiler de bicis, que, más allá de la recreación, constituyen un medio de transporte habitual para los locales.
En Oslo, por ejemplo, se puede usar un rodado por apenas nueve euros cada temporada (de abril a octubre), mientras que en Estocolmo, el alquiler de una bici cuesta 22 euros anuales.
Y en Dinamarca, donde hay 4 millones de bicicletas para un total de 5 millones de habitantes, la alcaldía de Copenhague financia desde 1995 el alquiler de estos vehículos. Fue esa misma alcaldía la que empezó distribuyendo viejas bicicletas por la ciudad para que la gente las utilizara gratuitamente, hace casi 20 años.
Pero fue Holanda, si de elegir un país se trata, la gran precursora en materia de bicimanía.
Aun quienes no son fanáticos del pedaleo encontrarán que Amsterdam posee todas las facilidades para moverse sobre dos ruedas, desde parkings de bicicletas hasta trenes adaptados para viajar con ellas, pasando por kilómetros y kilómetros de bicisendas.
Frente a la estación ferroviaria de esa ciudad, asimismo, hace años que existe un estacionamiento para ciclistas de varios pisos, con cantidad de bicicletas a disposición del turista.
En Alemania y Austria, en tanto, los abonados al sistema de alquiler reciben un SMS con un código que les permite destrabar las bicicletas de sus columnas electrónicas.
España es otro de los países que han adoptado el sistema en forma extendida: nada menos que 75 ciudades, pueblos y pueblitos se sumaron a la propuesta en los últimos tres años.
El boom de la bicicleta de alquiler entró en España vía Barcelona, en 2007, a través del sistema Bicing. Pero fue en Zaragoza (con Bizi) y Sevilla (Sevici) donde más éxito ha tenido hasta ahora. Según publicó recientemente un diario de Zaragoza, "los zaragozanos han recorrido en Bizi más de 5.500.000 kilómetros desde mayo de 2008, cuando el sistema fue inaugurado. Eso equivale a 137 vueltas a la Tierra o a más de 14 viajes a la Luna".

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿Qué hacer en Mar del Plata?: las mejores 6 atracciones para disfrutar de la ciudad

¿Qué hacer en Mar del Plata?: las mejores 6 atracciones para disfrutar de la ciudad


por Euge Castagnino
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.