Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

El turista infortunado (il turista sfortunato)




Por Rocco Laguzzi
Podría relatarles (lo digo con lágrimas en los ojos) que hace tres meses me encontraba en plaza San Marco y una nube de palomas me hizo perder el equilibrio y caer mientras tomaba una bellísima fotografía de la basílica de Venecia. Hubiera sido una extraordinaria vista de ese magnífico monumento con influencias bizantinas. Lamento no poder rever los famosos cuatro caballos de bronce, los detalles de oro, la increíble magnificencia de los elementos decorativos y la riqueza ornamental que le han conferido a la basílica el nombre de Chiesa d'oro.
O aquella ocasión en que una inoportuna tormenta me impidió registrar fotográficamente la increíble grandeza del Coliseo romano. Con las fotos podría haber gozado eternamente el anfiteatro Flavio, nombre tomado del primer emperador que dio inicio a la construcción de este monumento inaugurado en el año 80 y donde se conjugan los tres órdenes clásicos superpuestos (dórico, jónico y corintio), un verdadero capolavoro de la arquitectura antigua.
Es más, me sucedió que, con la cámara lista para hacer una toma de la famosa torre de Pisa, sobrevino un eclipse de sol y los reflejos fueron incontrolables. Perdí la oportunidad de observar con mayor atención la inclinación de esta obra del arquitecto Bonano Pisano, que al día de hoy presenta serios problemas debido al hundimiento del terreno a algún defecto en la construcción de las fundaciones (a menos que el arquitecto haya deseado dar un toque de su habilidad).
Mayor decepción me produjo lo sucedido paseando por las calles napolitanas. Había fijado el objetivo en el golfo de Nápoles, justo en el momento en que una barca atracaba y, cuando iba a hacer clic, un ladrón se apoderó de mis accesorios, flash, zoom, trípode, etcétera, y perdí un paisaje irrepetible que, inmerso en una luz maravillosa, goza de una fama absolutamente merecida. Aunque si la legendaria belleza de su costa está hoy un poco salpicada por la zona industrial de San Giovanni al este o Bagnoli al oeste, sus islas, sus promontorios, sus ensenadas, son siempre metas de los amantes de los bellos paisajes.
Tal vez la experiencia más nefasta fue en la plaza del Vaticano, de frente a la Basílica de San Pedro. Me había ubicado cerca de la columnata de Bernini listo para hacer una panorámica hermosísima. Había encuadrado la cúpula proyectada por Michelángelo y concluida en 1593 por Giácomo della Porta. El sol le confería un efecto asombroso y ya gozaba de antemano el resultado. Pensaba hacer una gigantografía para colocarla en una pared y deleitarme observándola. Y mientras mi mente soñaba de ese modo, un ciclista imprudente me embistió y destrozó completamente la cámara fotográfica.
Me entristece no tener todas estas fotos. Mi álbum está vacío, pero he visto, lo juro, todos estos monumentos y mis ojos se han saciado con las imágenes. En mi próxima visita a Italia, las fotos, sin duda alguna, las compraré.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?

Clases 2024. ¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?


por Sole Venesio
Tapa de revista OHLALÁ! de abril con Gime Accardi

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.