Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

El viajero con la peor suerte




Las cosas están por cambiar de tono para una de las personas con menos suerte en el planeta. En pocos días, la compañía de seguros norteamericana Travel Guard dará a conocer el ganador de su concurso El Viajero Más Desafortunado del Mundo, entre cientos de candidatos que oportunamente enviaron sus historias de vacaciones trágicas.
Votado por los usuarios que ingresaron en las últimas semanas al sitio de la compañía, el elegido, vaya paradoja, se hará acreedor a una escapada "de sueño" por un valor de diez mil dólares.
Lástima que la recepción de anécdotas ya se cerró. Si no, Atsushi Ukito podría haber peleado por el título con un simple relato, sin fantasías ni exageraciones, de sus últimos días en Buenos Aires.
Músico japonés, pero residente en Nueva Zelanda desde hace diez años, el sábado 25 de diciembre viajaba de Auckland a Porto Alegre, donde lo esperaba una serie de conciertos. Sin embargo, sólo al hacer escala en Buenos Aires se enteró de que necesitaba visa para ingresar a Brasil. Como no la tenía, no le permitieron reembarcar.
No hubo mucho que hacer al respecto durante el fin de semana, pero el lunes 27 de diciembre a primera hora Atsushi, de 36 años, se presentó en el consulado brasileño en Buenos Aires, donde apenas le dijeron que no atendían a nadie sin turno previo ni tampoco otorgaban ese turno personalmente. Debía obtener la cita por Internet. O algo así entendió Atsushi, que no habla ni portugués ni castellano. "Sin turno, no hay consulta", lo cortaron cuando pretendía explicar lo extraordinario de sus situación.
Intentó entonces completar el formulario online en un locutorio. Pero cada vez que llegaba al final, al salvar la información la pantalla le devolvía un mensaje de error.
Atsushi no había planeado visitar las maravillas que Buenos Aires tiene para ofrecer. Así que tampoco contaba con ningún contacto en esta ciudad. Lo más parecido a un local entre sus amigos de Facebook era un canadiense, residente en Los Angeles, que cinco años atrás había pasado un par de días en Villa Urquiza.
Curiosamente, la relación resultó útil. Rápidamente, el canadiense conectó al japonés con un conocido porteño que podría asistirlo en ciertas cuestiones burocráticas e idiomáticas.
Con ayuda de la embajada japonesa, el viajero consiguió aplicar para el preciado turno ante las autoridades brasileñas. Lo agendaron para el miércoles 5 de enero. La escala de horas en Buenos Aires se convertía así en una estadía de diez jornadas.
Mientras tanto, Ukito esperaba el gran día en un hostel de San Telmo. Las primeras noches no fueron fáciles: como otros sectores de la ciudad, por esos días a más de 35 grados de térmica, el alojamiento se quedó sin luz. Y en uno de sus desmotivados paseos por el barrio, al japonés intentaron asaltarlo.
Al fin, el miércoles 5, en el consulado brasileño le indicaron que regresara al día siguiente para retirar su pasaporte visado, previo pago de unos cien dólares. Por cierto, el primer vuelo a Porto Alegre en el que había lugar era recién el del sábado 8. Es decir, 13 días después de la fecha en la que Atsushi debía viajar originalmente.
Sólo entonces Ukito recordó algo que traía en el equipaje para regalar a los amigos que lo esperaban en Brasil: unos amuletos maoríes para proteger a los viajeros. Más resignado que otra cosa, se colgó uno al cuello antes de encarar el último trámite en el centro de atención al público de Aerolíneas Argentinas, en la calle Perú. Rápidamente y en inglés, en el local le reprogramaron el pasaje por tercera vez y ¡sin costo extra! Atsushi suspiró, acarició el amuleto y esa noche pudo disfutar un poco el melancólico encanto de esa ciudad con la que se había cruzado por accidente.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido


por Redacción OHLALÁ!
tapa de revista OHLALA! de mayo con Zoe Gotusso

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.