Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

En busca de la sanación profunda




¡Buen jueves! ¿Cómo los trató la lluvia? ¿Se mojaron como yo? Parece que el otoño dejó de amagar y esta vez empezó de verdad. Yo hoy quiero compartir con ustedes la entrevista que le hice ayer a Cristina Hyland. En esta red infinita de conexiones que se creó a través del blog, Luana Hervier me contó que Cristina estaba por presentar en Buenos Aires su libro "Sanación Profunda, una visión holística de la búsqueda de la salud", y quise saber en qué consistía esa idea.
Muchas de las personas con las que hablé hasta ahora se refirieron a diferentes tipos de tratamientos o prácticas para sentirse mejor, pero me pregunto ¿qué pasa cuando eso no alcanza? Si comemos alimentos saludables y hacemos yoga, meditación o la actividad física que elijamos, pero percibimos que igual hay situaciones que no funcionan, que están trabadas, ¿cómo podemos tratarlo?. Bueno, de eso se trata su propuesta.
Cristina Hyland es de Córdoba y vive en Traslasierra. Cuenta que desde muy chica supo lo que era el cuidado del otro. Su mamá, Cristina, es psicóloga y trabajaba en un orfanato, las ideas humanísticas eran comunes en su casa. Tuvo una infancia tranquila, sin demasiados sobresaltos ni traumas que la marcaran, pero con la adolescencia llegaron los replanteos. "Defino desde mis 15 a 25, un período que, en el lenguaje del libro, digo que fue mi ciclo destructivo, una etapa en que las cosas se trabaron". Parte de esa etapa tuvo que ver con la universidad y una carrera que no quiso soltar aunque ya en tercer año supo que no era para ella.
-Soy licenciada en Físico-Química, yo buscaba ver energía en movimiento pero cuando me di cuenta de que no iba por ahí, no fue una opción dejar. No estaba deprimida pero, por ejemplo, escribía en negro porque el azul era un color muy alegre. Virginiana como soy, tenía un gran nivel de autoexigencia, así que terminé la carrera y vi que la vida estaba en otra parte. Entonces decidí viajar.
El deseo de irse era tan fuerte que Cristina dejó todo y se fue como mochilera por Sudamérica y Centroamérica. Su mamá que esperaba una universitaria con Premio Nobel tuvo que aceptar la decisión. Así empezó a salir del "ciclo destructivo".
-Empecé a fluir, conecté con Asthanga Yoga, que es el yoga del movimiento, hice buceo, navegué, necesitaba agua y sanar el cuerpo que se había oxidado en los años de universidad, e intoxicado del estrés que tenía.
Yoga en movimiento.

Yoga en movimiento.

Ciclo Constructivo

En el momento en que sintió que ya era hora de volver, y como quería hacerlo navegando, desde México llegó hasta Guatemala. Era época de huracanes por lo que prefirió quedarse seis meses hasta que pasaran. Le habían comentado acerca de un pueblito que era un centro espiritual, en donde practicaban yoga. Era San Marcos La Laguna, a orillas del lago de Atitlán, un lugar paradisíaco.
-A los tres días de llegar conocí al que hoy es mi esposo, y la vida se acomodó para que en lugar de seis meses estuviera 9 años. En ese pueblito me casé, tuve a mis dos hijos. En Guatemala arranca mi ciclo constructivo, dejar de vivir desde la defensiva y conectar conmigo misma.
En ese lugar privilegiado, en medio de la naturaleza, Cristina Hyland se abrió al mundo espiritual y echó sus raíces en centros de aprendizaje y meditación como "Las Pirámides del Ka", con una base esotérica muy fuerte.
Compara a ese pueblito con Disneyworld, pero del mundo espiritual, a donde llega gente de todo el mundo para buscar una vida alternativa, para aprender, sanarse, y brindar sus propios conocimientos. "Fue un gran despertar, como haber estado en una universidad en todos los órdenes de mi vida".
Lago Atitlán, Guatemala

Lago Atitlán, Guatemala - Créditos: Corbis

La enseñanza en ella se dio también de forma natural, desde los 15 años siempre había dado clases: fue coordinadora de grupos juveniles, después le tocó la etapa espiritual.
-El motor genuino es la búsqueda de la sanación, las cosas que hice fueron desde mi propia búsqueda y después, desde el entusiasmo de saber que son herramientas que uno puede compartir con otros. Arranqué con la parte física, porque era lo que había que sanar: hice Yoga, aprendí a meditar, a hacer limpiezas de ayuno. Después eso empezó a cambiar, entendí que había un mundo espiritual. Mi sanación física si bien nunca termina, cambió de característica cuando tuve a mi hijo hace nueve años, haber dado a luz purgó cualquier pedacito de mí que pudo haberse sentido muerto. Das vida, te llenás de vida.
Dentro de ese proceso hubo momentos que fueron difíciles de transitar pero necesarios para lo que vendría después. Fue en 2008, ella lo describe como una nube negra que los seguía a todos lados. En el espacio de yoga y meditación que tenían con su marido comenzaron a haber problemas con una de las personas que trabajaban con ellos, sus vecinos que organizaban matanzas de animales muy cerca del lugar, o hacían eventos religiosos que irrumpían la calma. Fueron casi cuatro meses que terminaron con la pérdida de un bebé y un nuevo replanteo del camino que había elegido.
-Fue una iniciación, cosas que tenían que reorganizarse energéticamente. Lo que me di cuenta es que tenía las herramientas para ir paliando todo lo malo que nos estaba pasando. Empecé a usar la Tecnica de Liberacion Emocional, (EFT). La pérdida del bebé fue dolorosa pero fue parte de la prueba de fuego. Uno tiene que pasar por momentos difíciles para empatizar con otros que te vienen a contar sus problemas. Me juré a mí misma que nunca me iba a exponer a nada que me generara un nivel de estrés como el que había pasado, entonces hice mi proceso de sanación y utilicé el libro de Julia Cameron, "El camino del artista", para conectar con mi vocación. Si bien sabía que iba por ese lado, me di cuenta que mi misión tiene que ver con ayudar a las personas a encontrar su paz interior. Después fueron apareciendo técnicas, formas… Apareció mi vocación y elegí hacerme cargo.
Fueron muchos los maestros que la ayudaron y a los que les agradece (en el libro y en la vida), personas de varias nacionalidades que de manera presencial o también a través de internet, con audiolibros y conferencias, la guiaron para aprender técnicas de sanación.

Una visión holística de la salud

Ya en Argentina, con su familia, buscó la tranquilidad que había dejado en Guatemala, pero sin sus aspectos negativos. Encontró en Traslasierra el sitio ideal para quedarse, con su marido y sus dos hijos. En junio de 2012 llegó al espacio depurativo de Néstor Palmetti, con una propuesta y una metodología que apuntaban a la sanación espiritual, emocional y energética, y que completaba el cuidado del cuerpo físico que él ofrecía.
-En el Espacio Depurativo, la gente que está 10 días trabaja todas las partes en un ambiente natural, con alimentación cruda. Se logra un proceso de depuración, sanación. Es un proceso de despertar para mover emociones y empezar a limpiar, la búsqueda del bienestar es un camino de ida, es un proceso. La visión holística es necesaria para encontrar la armonía. Después de mí empezaron a llegar otros terapeutas que hicieron que el centro depurativo sea un centro integral: físico, energético y emocional. Hablamos de energías, meridianos, hay lectura de aura, osteopatía.
-Para una persona que quiere interiorizarse, ¿cuáles son los principales motivos por los que se traba la energía?
-Vivir nos va generando situaciones que pueden ser traumáticas o dejarnos marcas. Dependiendo de uno, de las herramientas que uno tiene, de cómo fue su niñez, de la hostilidad que sintió en los primeros años, se van generando cortocircuitos, cosas que no fueron integradas en nuestros sistemas sutiles, en nuestra red de meridianos. Un mismo evento cada uno lo recibe y lo interpreta de una manera diferente. Lo que está bueno es saber que uno puede mover la energía, y dejar de perder tiempo en tratar de entender por qué pasaron esas cosas, porque ese un tiempo valioso. No pasa por entenderlo, a veces la cabeza entiende un montón de cosas pero el cuerpo todavía dice otra cosa. Lo que busco transmitir es que más allá de los eventos que nos tocó vivir, uno puede sanar, no tiene que ser víctima de las circunstancias que nos fueron dejando un registro. Todo lo que nos acordamos y lo que no, en algún lugar está registrado en nuestros cuerpos sutiles en forma de cortocircuito, o de energía trabada, lo que sentimos se manifiesta después como cortocircuito y es esta energía trabada la que eventualmente hara mella en nuestro cuerpo fisico. Las enfermedades se manifiestan por eso. Lo que buscamos es ayudar a que la energía vuelva a fluir donde no fluía para que los eventos traumáticos de nuestra vida dejen de limitarnos.
-¿Cuáles son las técnicas para mover la energía?
-Hablamos de chakras, meridianos, cosas que parecen muy new age. Los occidentales hemos desarrollado herramientas para comprobar lo que los chinos y los hindúes percibieron hace cinco mil años, pero ahora creamos variadas técnicas para comprobar que se puede mover la energía y sanar . Yo utilizo EFT, "Emotional Freedom Technique", la Técnica de Liberación Emocional, conocida como la técnica del tapping o golpeteo y el Sistema de Memoria Celular, (Touch for Health, y TNP, Terapéutica para un Nuevo Paradigma).

Técnicas para situaciones de estrés

-¿Qué ejercicio práctico se puede hacer para liberar el estrés cuando por ejemplo, viajamos en subte?
-Vamos a empezar por algo que es simple y se puede hacer en cualquier lado, vamos a respirar profundo y llevar la conciencia a la respiración. Lo segundo es tomar agua, es conveniente viajar con una botellita de agua porque el riñón es nuestra fuente de vida y el alimento del riñón es el agua. No el té ni el café: el agua. Cuando uno está estresado hay que tomar agua.
Una técnica sencilla se llama liberación de estrés emocional (LEE), es de Touch for Health. Es poner una mano sobre la frente que te la cubra, la otra en la base de la nuca, siempre en horizontal. Atrás tenés tu cerebro mono, el que nos ayuda ante el estrés a actuar en automático, lo instintivo. Adelante tenemos el cerebro pensante, el que nos ayuda a actuar creativamente. Al poner las dos manos sacás el conflicto de tu cerebro mono y lo mandás al cerebro pensante. Uno puede dejar las manos así y ver qué va pasando cuando ponés las manos en esta posición.
Una opción si no querés poner las dos manos, es poner la mano en la frente, como cuando tenés un examen. Lo hacemos instintivamente, lo que hacemos es traer información y energía a esa parte de nuestro cerebro que usamos cuando queremos resolver problemas. La idea es tomar un momento para respirar, que la concatenación de pensamientos comience a cambiar.
Uno más es poner la mano izquierda en las costillas del lado derecho, como un medio abrazo, el dedo largo de la mano derecha en el huequito del codo del lado izquierdo, por afuera, en la parte superior. Cerrás los ojos, empezás a fijarte cómo se siente la respiración. Después cambiás el abrazo y te fijás cuál de los dos te gusta más, en el que te sientas más cómodo te quedás un ratito, inhalando y exhalando, te das un abrazo de autocontención. Cuando uno se siente estresado o tiene miedo en un ascensor, o antes de una entrevista, este abrazo te contiene.
Abrazo de autocontención.

Abrazo de autocontención.

Cristina Hyland aprovecha su estadía en Buenos Aires para brindar un taller y presentar su libro en el que volcó sus conocimientos y las prácticas, los casos que trató, y los ejercicios para ayudar a lograr una sanación en todos los niveles. Después volverá a Córdoba para disfrutar del camino que eligió, de la energía que fluye, siempre en movimiento.
Pueden conocer más sobre los talleres que brinda, información, recetas crudiveganas y ejercicios, en su página web: http://cristinahyland.com.ar/
El Jueves 7 habrá un taller con técnicas de tapping y medicina energética para aprender a liberarse del estrés, de 19 a 21 hs, en Belgrano.
Viernes 8 de mayo, Junto a Luana Hervier va a presentar "Sanación Profunda, una visión holística de la búsqueda de la salud", a las 19 hs en Artesano Naturista, con entrada Libre y Gratuita, requiere confirmar.
Sábado 9 en la Feria del Libro, de 15 a 18 en el stand de Kier, (Stand 715 Pabellón Verde) va a estar firmando ejemplares y dando algunas demostraciones de sus técnicas.
Cristina Hyland entre los árboles de Córdoba.

Cristina Hyland entre los árboles de Córdoba.

¡Muchas gracias, Cristina!
Ojalá les resulte tan interesante como a mí, y puedan descubrir nuevas maneras de sentirse bien en profundidad.
Me pueden encontrar en kariuenverde@gmail.com o en la Feria del Libro, en donde pienso internarme este fin de semana.
¡Besos!
Kariu

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

La vida en verde se termina, la energía se transforma

La vida en verde se termina, la energía se transforma


por Karina Ocampo
tapa de revista OHLALA! de mayo con Zoe Gotusso

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.