Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Estilo victoriano y vista al mar

Aunque Boston es su más popular destino turístico, el Estado tiene rincones secretos para deleitar al visitante en el Cape Cod: una línea extensa de playas vírgenes, vida silvestre y el espíritu indómito del Atlántico




PROVINCETOWN.- A 206 kilómetros de la ciudad de Boston, Provincetown se sitúa en el extremo norte de Cape Cod, un brazo de tierra que se cuela en el Atlántico y forma una bahía con 900 kilómetros de playa sobre ambas márgenes. Y el cabo, que vive intensamente durante los meses estivales -desde abril en adelante-, pero es también un lugar de ensueño durante el otoño, con sus bosques en tonos de rojo, tiene quince ciudades principales con fisonomía propia y otras tantas villas turísticas que crecen alrededor de éstas.
La ruta 6 -que continúa a la 3 del continente- y la 6A recorren el cabo por su orilla interna desde Cape Cod Canal, en Bourne, hasta Provincetown, y también puede llegarse a la zona por ferry (desde Plymouth, Boston o las islas Martha´s Vineyard y Nantucket) o bien por avión (hay aeropuertos en Provincetown y Hyannis).
A la entrada del cabo, la pintoresca Sandwich, una villa típica de Nueva Inglaterra, es la más antigua de la zona, y allí se hallan, como escondidas entre sus calles arboladas, antiguas casonas victorianas remozadas y convertidas en posadas de lujo y tiendas de curiosidades de toda clase. Hacia el Sur, por la ruta 28, se llega a los condados de Mashpee y Falmouth.
En la región media del cabo se ubican Barnstable, Yarmouth y Dennis, donde se asientan los pobladores más antiguos de la región, dedicados al algunos menesteres agrícolas, como el cultivo del arándano y otros frutos del bosque. En las cercanías, la ajetreada Hyannis se ha convertido en un verdadero centro de comunicaciones y transportes para toda la zona. Sus costas eran asiduamente visitadas en la década del 60 por el clan Kennedy en pleno, lo que le valió el nombre de Casa Blanca de verano .
Siguiendo la ruta rumbo al Este, y atravesando los condados de Brewster y Harwich, las playas de Chatham y sus mansiones atraen a los amantes de la náutica, ofrecen su propio espectáculo de observación de ballenas y están a un paso de las islas Martha´s Vineyard y Nantucket. Como es el primer asentamiento de cara al Atlántico, los lugareños afirman que Chatham es "la primera parada del viento del Este".
Hacia el Norte, Eastham, Wellfleet y Truro conforman la primera porción de la llamada Costa Nacional al Mar, que se prolonga hasta Provincetown y constituye una reserva natural protegida, donde observadores de pájaros, caminantes crónicos y amantes del verde son siempre bienvenidos. Desde el mirador de Fort Hill, de Eastham, se consigue una muy buena vista de las playas vírgenes de la región y del mar que se abre, inmenso, frente a Cape Cod.
En Wellfleet, en tanto, se encuentra la estación de transmisión de Guillermo Marconi, desde donde se utilizó su telégrafo en 1903 para establecer una comunicación con la costa occidental británica y poner en contacto al por entonces presidente Theodore Roosevelt con el rey Eduardo VII de Inglaterra.
En el extremo norte, Provincetown es una de las playas preferidas por el turismo homosexual de los Estados Unidos, y la mayoría de las posadas y casas de huéspedes de la ciudad deja flamear en su frente la bandera multicolor del orgullo gay a modo de bienvenida. Allí también se reúne en verano una colonia de artistas numerosa y una buena cantidad de acaudalados empresarios que descubrió en la última década los encantos de esta región incontaminada. Además de la zona de la bahía, a ambos costados del muelle MacMillan, las mejores playas se encuentran en el extremo septentrional, en una zona virgen de arenas blancas: se llaman Race Point Beach y Herring Cove Beach.
Una de las imágenes más difundidas de Cape Cod es la de sus faros marítimos, que se concentran aquí en mayor proporción que en cualquier otro condado norteamericano. Suman diez a lo largo de la costa atlántica, el más antiguo de los cuales está en Truro, construido por orden del George Washington para alertar a los marineros y despojar a la zona, llamada La Tumba de los Barcos, de este mote tan molesto como justificado. Hoy, los faros regordetes, de colores claros, dibujan la silueta del cabo sobre el océano y ayudan a conformar su fisonomía de cara al mar.

Las calles de Boston y más allá

Boston, la Atenas de América, supo ganarse su reputación incluso antes de que la historia norteamericana comenzara a escribirse. Desde hace dos siglos, y con la activa participación de sus habitantes en la vida política y cultural de la nación incipiente, la ciudad junto al río Charles expandió su casco urbano y se elevó sobre las siete colinas de su geografía.
Aunque a sus ciudadanos les pese la comparación, la ciudad tiene resabios del Viejo Continente: una impronta inglesa innegable en sus viejos edificios públicos de ladrillos a la vista, en el Boston Common -el más antiguo espacio verde del país- y en las callecitas detenidas en el tiempo que llegan hasta el puerto, en el North End.
Pero agrega ingredientes arquitectónicos bien de estos tiempos, con sus rascacielos vidriados en tonos ocres y celestes. Sobre ellos se dibuja, cuando atardece, el perfil de las iglesias del 1700, y de los campanarios de las casas gubernamentales que albergaron a los primeros independentistas.
De Back Bay a Beacon Hill, de Newbury Street al Theatre District, la ciudad madre invita a compartir el espíritu urbano. Más allá, sin embargo, las delicias de Cape Cod, las colinas Berkshires y la zona del centro del Estado aportan la cuota de naturaleza a Massachusetts.
Valeria Perasso

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?

Clases 2024. ¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?


por Sole Venesio

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.