Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Hacha brava

El concurso de hacheros se celebra todos los años en Bariloche




El hachero, concentrado, estudia a su rival como un animal feroz a su presa antes de abalanzarse sobre ella. Espera la señal del juez que dará inicio a una lucha a muerte con un solo objetivo: partir al medio al enemigo, ese tronco que se atreve a desafiarlo. En pocos minutos, el osado pedazo de madera pasará a la historia.
El hachero de raza no tiene otro fin que destrozar el tronco en la menor cantidad de tiempo posible. Descuenta que será más rápido que sus contrincantes, quienes, como él, quieren vencer a ese pedazo de naturaleza muerta que, gallardo, se les para en frente.
Ellos –y, desde 1993, también ellas– saben que son un importante atractivo de la Fiesta Nacional de la Nieve de Bariloche. También que los flashes prefieren los bellos rostros de las Reinas de la Nieve a sus músculos de acero y gestos duros, pero no les importa. Sólo quieren vencer a ese tronco de 60 cm de diámetro –40 para las mujeres– de coihue, un árbol nativo que crece cerca de los lagos. Lo demás, dirán, es para quienes buscan fama.
Los concursos de hacheros se realizan desde tiempos inmemoriales, y forman parte de la la Fiesta de la Nieve desde la década del 60. La seriedad del evento hizo que se establecieran reglas claras para todos, como el pesaje de hachas, que no pueden superar los 3 kg, y la medición del diámetro de las maderas, que antes se libraba a la suerte. Una vez dada la señal de comienzo, quien destroce al atrevido tronco en menos tiempo con golpes netos será el ganador.
No son muchos los valientes que se animan a aceptar el reto, es cierto. Pero la tradición hizo escuela, y algunas familias se suceden entre los ganadores de las competencias, tanto en hombres como en mujeres, desde hace decenas de años, como los Quijada y los Monsalve. Don José Celestino Quijada, por ejemplo, hizo leyenda al ganar varios certámenes desde el inicio del concurso hasta 1997, cuando decidió retirarse a los 78 años.
Pero nada de eso les importa a los competidores a la hora de pararse frente al tronco. La mirada fija, el gesto adusto, los brazos tensos. El objetivo es aniquilarlo.
Por Esteban Rafele
Para LA NACION

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido


por Redacción OHLALÁ!
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.