Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Harrod´s satisface todos los gustos




LONDRES.- "¿Usted es argentino? Qué casualidad, hace unos momentos me comuniqué con su país para consultar dónde puedo conseguir en Europa merluza negra del Atlántico Sur", dijo el dependiente que atendía pedidos detrás de un mostrador en el Harrod´s de Knightsbridge, en Londres.
El hombre contó que esa mañana había recibido un mensaje desde un yate que navegaba por el Mediterráneo. "Esta noche ofrezco una cena a bordo para doce personas y entre mis invitados hay uno que eligió merluza negra del Atlántico Sur", explicó una voz con inconfundible acento árabe.
Una docena de entradas, platos principales y postres distintos, con vinos chilenos y cerveza Foster´s de Australia, incluía el pedido del navegante al comercio de alimentos más grandes de la capital inglesa. La solicitud no dejaba de ser extravagante, pero mucho más extraño era que esa misma noche los doce afortunados verían la luna desde el medio del mar y estarían comiendo lo que Harrod´s habría de enviarles por avión desde Londres hasta la costa sur de Francia, y de allí en helicóptero al yate.
Desde 1849, ingleses y extranjeros se alimentaron con los productos de esta exclusiva tienda. Con el tiempo, el sector alimentario fue creciendo hasta los 18 departamentos en 7 salas que actualmente tiene para recibir al promedio de 35 mil personas por día que llegan a buscar comida.
Ahí los aromas son fuertes: después de todo, 50 tipos de salame, 250 clases de quesos de todas partes y platos preparados que representan a las cocinas del mundo no pueden pasar inadvertidos para un olfato mínimamente sensible.
La panadería es como la casa de Hänsel y Gretel: una tentación de azúcar, flanes, masas, tortas y 300 variedades de chocolates. El sector de pedidos a domicilio trabaja sin descanso y a veces los dependientes deben ingeniárselas para responder a las exigencias de personas que llaman a Harrod´s, porque la fama del lugar trasciende fronteras.
En Londres, por la variedad gastronómica que hay, no es posible llevarse todos los sabores puestos, a menos que se decida reeditar en un largo período la historia de La gran comilona, película donde todos comían hasta morir. Pero como no se trata de morirse sino de disfrutar la vida con el paladar, la ciudad ofrece una increíble cantidad de opciones para comprar cosas ricas y llevarlas a casa.
Entre la abundante oferta británica se destaca Sir Terence Conran, que además de dedicarse a agasajar a gente en sus restaurantes, ofrece en Bluebird, en el 350 de King´s Road, una lograda selección de conservas, vinagres, aceites, galletitas y tes. Conran Collection se llama el grupo de cien joyitas gastronómicas, entre las que se destacan los aceites de chile y de limón y coriandro, los corazones de alcaucil asados en aceite y las aceitunas negras preparadas con recetas exóticas.
Los que busquen codearse con la historia reciente en pleno Mayfair tendrán que pasar por una casa que desde hace 200 años vende quesos de todo el planeta, especialmente británicos e irlandeses, en Jermyn Street 93. Sobre este negocio, uno de sus clientes dijo: "A gentleman only buys his cheese from Paxton & Whitfield" (un caballero sólo compra sus quesos en Paxton Whitfield). El autor de la frase usaba sombrero, traje oscuro y se llamaba Winston Churchill.
Si lo que se pretende llevar son tradiciones y productos típicos anglosajones, el secreto reside en llegar a Fortnum >& Mason, en el 181 de Piccadilly. Establecido en 1707 por William Fortnum y Hugh Mason, este comercio expone todo lo que puede y debe usarse para preparar platos británicos. El 60% de sus productos lleva la marca F&;M impresa en las etiquetas, lo que garantiza que la mercadería ha pasado por un riguroso control de calidad.
Exclusivo
En el número 1 de Bleinheim Street está The Spice Shop, que como su nombre lo indica se especializa en toda clase de especias, hierbas, frutas secas, nueces, almendras y los celebrados chiles Pequin, que según los entendidos son los mejores del mundo.
Para los golosos fue fundado el Honey Hive Shop, en el 53 de Webb´s Road. La joya allí es la miel, de la que existen sobre estantes de madera clara más de un centenar de artículos preparados con ella, además de un gigantesco panal de vidrio con unas 20 mil laboriosas abejas en plena faena y a la vista.
Charbonnel & Walker, en el 28 de Bond Street, revive las recetas de una cocinera famosa por estos pagos: madame Charbonell. Allí es delicioso el chocolate para beber. Y hasta es posible preparar un agasajo para alguien muy especial solicitando el Celebration Boite Blanche, que puede llevar estampado el mensaje que se elija para esa persona que lo merece todo.
Acompañar todas estas exquisiteces con algo para tomar no es mala idea. Si ésa es la decisión es bueno darse una vuelta por Berry Bros & Rudd, en Saint James Street 3, que tiene casi 300 años conviviendo con las bebidas y con sus amantes.
Y en Inglaterra, claro, no puede faltar el té. Tanto en Harrod´s como en muchos otros lugares se encontrarán variedades de distintos continentes, pero Twinings, en Strand 216, lleva exactamente 291 años vendiéndole té a los ingleses, que de este asunto saben bastante.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?

Clases 2024. ¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?


por Sole Venesio
Tapa de revista OHLALÁ! de abril con Gime Accardi

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.