Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Inspirados por los santos del mar

Los grandes representantes de la música popular brasileña encontraron allí el espíritu de sus canciones




SALVADOR DE BAHIA, Brasil.- "En la Baixa dos Sapateiros yo encontré un día a la morena más linda de Bahía. Le pedí un beso, no lo dio; un abrazo, sonrió; le pedí la mano, no la quiso dar, huyó", le contaba Caetano Veloso a un público que se movía al compás del sonido de la guitarra de uno de los músicos bahianos más conocidos del mundo.
No es la única vez que Caetano se acuerda de amores en su tierra. "Cuando yo pienso en Bahía, ni sé qué dolor me da...", murmura el hombre flaco desde el escenario. No mira a quienes lo escuchan, ni siquiera abre los ojos.
Con la cabeza agachada levanta apenas el cuello para dirigir la voz hacia el micrófono y rasga las cuerdas con suavidad. No le hace falta estar en Bahía para encontrar el terruño en cualquier parte del país. Ve a su pueblo, por ejemplo, en Río de Janeiro.
En la favela de Mangueira, sede de una de las escolas do samba más multitudinarias de Brasil, Caetano encuentra a sus pares y se siente más parte: "A Mangueira é onde o Río é mais baiano", canta.
No sólo para él la presencia de Bahía supera fronteras estatales. Según Jorge Amado, "nada es más auténtico en Brasil que las calles de esta ciudad en la que se concentran la historia de la esclavización con la de las luchas por la igualdad".
Quienes conocen de cerca al escritor juran que sus ideas pueden haber cambiado en algunos aspectos en los últimos treinta y cinco años, pero que la base fundamental de su pensamiento tiene las mismas raíces, no se ha modificado.
Es, indudablemente, un hombre de izquierda.

El rostro humano

Y es su sensibilidad para la observación profunda la que le confiere la rara virtud de ir más allá de las visiones graníticas encuadradas en la ideología, para encontrar reales historias de hombres y mujeres bahianos de todos los tiempos, para contarlas sin esconder nada, para ser subjetivo hasta el hartazgo en la mirada puesta sobre las vidas, las alegrías, las riquezas y las miserias de sus coterráneos.
En los textos de Amado, no son las cosas ni la geografía las que le dan sabor al relato, sino las personas ubicadas cada una en su lugar, formando un mapa social y cultural que está previa y perfectamente delineado en la cabeza del autor.
Después de todo, hay alrededor de dos millones y medio de bahianos para describir en Salvador y no todos pueden figurar en las páginas del escritor, pero muchos de ellos pueden quedar en la memoria, las fotografías y los videos del viajero.
Para ello, sólo habrá que pagar un dólar: entonces las bahianas de trajes típicos mostrarán una sonrisa amplia y los cultores de la capoeira (mezcla de danza y arte marcial procedente de Angola) mostrarán su habilidad al visitante.
"Esa es mi ciudad y en todas las muchas ciudades que anduve yo la volví a ver en un detalle de belleza. Ninguna así, tan densa y aceitosa. Ninguna así, para vivir. En ella quiero morir, cuando llegue el día. Para sentir la brisa que viene del mar, oír a la noche las canciones de los marineros. La ciudad de Bahía, plantada sobre la montaña, penetrada de mar": nada más que poesía. Y nada menos.
Cada vez que las noticias sobre Amado informan enfermedad o sencillamente vejez, millones de personas en todo el mundo se estremecen.
Pero no hay nadie que pregunte adónde habrá que ir para darle el último adiós. Eso se sabe.

Consejo

El teatro Castro Alves, por su parte, concentra gran parte de los principales espectáculos. En el subsuelo, el público tiene acceso durante el día a las salas de maquillaje y los talleres donde se prepara el vestuario para las obras. Fue reinaugurado en 1993 con un show en el que participaron João Gilberto, María Bethânia y Gal Costa, además de la Orquesta Sinfónica de Bahía.
En realidad, el viajero puede mirarse en los espejos o reflejarse en las vidrieras y hallarse a sí mismo vestido de bahiano: sentirá entonces que ha pasado a formar parte del paisaje y que no es del todo extranjero, al menos hasta la hora de partir.

Recomendaciones

Para recorrer

Para llegar a Salvador desde Buenos Aires hay vuelos de Varig, Vasp y Transbrasil, que aterrizan en el aeropuerto 2 de Julio. En materia de alojamientos, la oferta es muy variada. La hotelería de cinco estrellas, con precios que van desde los 120 dólares en adelante, está concentrada sobre las playas del centro de la ciudad, especialmente en Ondina y Barra. En Río Vermelho, el barrio de Jorge Amado, el estilo colonial atrae visitantes al hotel Catarina Paraguacu.
Quienes prefieren la calma y los lugares algo más agrestes tienen la opción de cruzar hasta la isla de Itaparica, o bien alojarse en alguna de las playas que se encuentran en las afueras del casco urbano, por ejemplo, en Praia do Forte, en el kilómetro 55 de la Estrada do Coco.
Para presupuestos estrechos, los albergues están a la orden del día. En los del Pelourinho, las tarifas rondan el equivalente a los diez dólares en habitación compartida, con una cocina a disposición de los huéspedes. También existen predios para camping: Pituacu (Av. Pinto de Aguiar, km 20); Camping Ecológico (Alameda da Prãia s/n, Itapoá).
En materia gastronómica, además de las especialidades locales diseminadas por todas partes, la ciudad ofrece alternativas de comida internacional para todos los gustos y bolsillos. El pescado, la langosta y los mariscos en general son célebres en la región, aunque nada baratos.
Los museos de Arte Sacra (Rua do Sodré 276), Afrobrasilero (Antigua Facultad de Medicina, Terreiro de Jesús), Arte de Bahía (Av. Sete de Setembro 2340, Victoria), Fundación Casa de Jorge Amado (Pelourinho), Arte Moderno (Av. Contorno, Solar de Unhao), son algunas de las opciones para conocer la historia artística de la ciudad y el Estado.
Leonardo Freidenberg

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido


por Redacción OHLALÁ!
tapa de revista OHLALA! de mayo con Zoe Gotusso

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.