Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Jamaica: más allá del resort

Nadar con delfines, ascender cascadas y descender montañas, explorar la isla o simplemente relajarse a ritmo de reggae, otras opciones para combinar con tragos y playa




MONTEGO BAY.- Para quienes buscan algo distinto en el Caribe, una playa que combine naturaleza, cómodos hoteles, cultura y, por qué no, un toque de exotismo, Jamaica es un destino ideal. Este verano más que nunca, ya que por primera vez el turista argentino no requerirá de visa norteamericana (necesaria para la actual escala en Miami) para aterrizar en esta isla de arenas blancas y aguas turquesa transparentes.
Vale la pena la experiencia. Ni bien uno desciende del avión en el aeropuerto de Montego Bay -la ciudad turística más importante de la isla, sobre la costa noroeste-, lo recibe ese calor húmedo y envolvente típico del Caribe y ya comienza a saborear el descanso, la playa, el mar y los tragos, preferentemente con el exquisito ron local. Pero para el turista inquieto, que no se contenta sólo con permanecer echado en una reposera, Jamaica ofrece algo más, y es precisamente ese algo más lo que la hace distintiva de otros destinos caribeños: la posibilidad de recorrer los confines de la isla, salir de las fronteras de los exclusivos resorts hoteleros para adentrarse en la exuberante naturaleza del lugar y palpar, aunque más no sea un poco, la vida del lugar.
Nada de problemas
Jamaica, no problem es el inconfundible latiguillo de todo jamaiquino que se precie de tal. Es la invitación perfecta para el total relax. Las posibilidades son infinitas: uno puede permanecer en las instalaciones de los resorts y disfrutar de las playas de arena blanca o de las enormes piletas con vista al mar tomando un ron con jugo de frutas -las cadenas españolas Sandals e Iberostar, con su modalidad all inclusive , son ideales para esta opción- o bien se puede participar de paseos y excursiones tan variadas como fuera de lo común.
Dentro de esta categoría, nadar con delfines es una de las alternativas imperdibles que nos ofrece Dolphin Cove, en Montego Bay. La experiencia es, sencillamente, inolvidable: en una pequeña bahía, los nadadores interactúan con estas extraordinarias criaturas que, al silbato de sus entrenadores, ofrecen sus más variadas piruetas. Como broche final, el sueño de cualquier chico (y no tan chico): ¡colgarse de las aletas del delfín y recorrer un trecho en el mar sobre su lomo! Mansos y divertidos, los animalitos cumplen más que de sobra con su trabajo de entretener y, al final, tendrán sus pescaditos como premio.
Jamaica da para todos los gustos, ya sea para las parejas o las familias, siempre en un ambiente amable y predispuesto. Como ya se mencionó, Montego Bay es la referencia turística más relevante y debe su nombre a que, antaño, supo ser el principal puerto exportador de manteca, lo que le ganó al lugar el nombre de Bahía de Manteca.
Bautizado por sus pobladores como Mo-Bay, esta ciudad ofrece hotelería de lo más variada: desde pequeños albergues y hosterías hasta imponentes cadenas hoteleras all inclusive , pasando por hospedajes más exclusivos y menos ruidosos, como el Half Moon Hotel. De estricto estilo inglés -reminiscencia de la Colonia-, este lugar lo hace a uno sentirse un rey (o una reina), con sus exquisitamente decoradas villas y cottages, una suerte de pequeñas mansiones ubicadas, todas, sobre el mar.
Cuando cae la noche, Montego Bay enciende sus luces para los amantes de la vida nocturna: nada mejor que recorrer Gloucester Avenue, conocida como The Hip Strip, donde se suceden simpáticos bares y restaurantes que dan sobre el mar.
Es que, como ya se dijo, en Jamaica hay vida detrás de sus resorts y ese es, tal vez, uno de sus mayores encantos. A sólo una hora y media de Montego Bay se encuentra Negril, una de las poblaciones más autóctonas de la isla. La playa es, sencillamente, increíble, con sus siete millas de arena blanca bañadas por el mar turquesa, sin oleaje. Para quienes buscan algo de acción, qué mejor que tomarse un trago en el famoso Ricks Café, lugar predilecto de los clavadistas que asombran a los turistas con sus saltos desde los acantilados del lugar.
En este ambiente bucólico, uno de inmediato se relaja al ritmo del reggae y tiene la oportunidad de contemplar una de las puestas de sol más bellas del mundo (al menos, eso es lo que promocionan los guías). El retorno a Montego Bay se hace, así, distendido, tarareando los clásicos de Marley, figura omnipresente en esta isla cuyos pobladores lo tienen como ídolo popular. Una enorme mayoría de la población jamaiquina -que totaliza 2,7 millones- es negra y, si bien esta isla supo ser la cuna de la llamada religión rastafari, sus exponentes, con sus clásicas rastas, no se dejan ver demasiado.
A lo largo del trayecto de retorno a Montego Bay, uno puede apreciar las reminiscencias de la colonia inglesa que, durante tantos años, dominó la isla. Se lo observa no sólo en el idioma de los pobladores -un inglés cerrado, que se alterna con un dialecto propio, el patois-, sino en la arquitectura del lugar, en las casas -algunas más bien mansiones- que se salpican en las laderas de la cadena montañosa de vegetación tropical que recorre a lo largo de Jamaica, las Blue Mountains. Claro que lo que en general predomina son las viviendas más bien humildes de los pobladores; aunque pertenezca al Commonwealth, Jamaica está lejos de participar de las mieles del Primer Mundo.
Ocho Ríos es otra región turística imperdible no sólo por la belleza del lugar, sino por la cantidad de actividades y deportes que uno puede realizar. Una de las atracciones naturales más conocidas de esta zona es la cascada de River Dunn, con una caída de casi 200 metros que el visitante puede ascender, siempre con un servicio de guía. Y como para coronar un día de actividades a pleno, qué mejor que otro ascenso, en esta oportunidad a la llamada Mystic Mountain, un cerro de unos 350 metros. Tras un recorrido por telesilla -donde uno puede maravillarse con la vista aérea de las playas y la naturaleza de la isla- viene lo mejor: una vez en la cumbre se aborda un carro aerodinámico individual y se desliza montaña abajo sobre rieles a 60 y 80 kilómetros por hora. Una especie de montaña rusa en pleno bosque, ¡no apto para cardíacos!
Como se verá, Jamaica ofrece un abanico de deportes y actividades poco frecuentes en destinos similares en el Caribe. A ellos se suma la posibilidad de adquirir buenas artesanías que los lugareños siempre están ávidos de vender, así como ciertas hierbas todavía ilegales, pero cada vez menos disimuladas. Eso sí, los guías siempre recomiendan a los visitantes moverse en grupo y evitar situaciones riesgosas. Estas limitaciones podrían resultar frustrantes para quien quiera vulnerar el ambiente artificial del resort y adentrarse en la cultura jamaiquina y su misterioso rastafarismo. Aun así vale la pena conocer Jamaica: ya la describió el mismísimo Cristóbal Colón en su diario de navegación, cuando avistó la isla en 1494: "La tierra más hermosa que jamás se haya visto? Sus montañas tocan el cielo".

Copa Airlines, vía Panamá

Decidido a potenciar al máximo uno de sus mayores productos, el turismo, el gobierno de Jamaica clavó su mirada en América latina, un mercado que ahora se le asoma apetecible ante la crisis económica que afecta a Estados Unidos y Europa, de donde proviene su público tradicional.
Por esa razón, la Oficina de Turismo de Jamaica anunció recientemente un acuerdo con la empresa panameña Copa Airlines, por el que se ofrecerá un nuevo servicio de vuelo directo entre Panamá y la principal ciudad turística de la isla, Montego Bay. De esta manera, el turista latinoamericano ya no requerirá volar hasta Miami, como hasta ahora, para luego aterrizar en Montego Bay.
Dicho acuerdo se efectivizará a partir del 11 de diciembre próximo. Los nuevos vuelos de Copa partirán del Aeropuerto Internacional Tocumen de la ciudad de Panamá martes y domingo, a las 9.06 AM, y llegarán al Aeropuerto International Sangster de Montego Bay, a las 11.03 AM. Los vuelos de retorno están programados para salir martes y domingo de Montego Bay, a las 12.39 PM, y llegar a Panamá a las 2.30 PM.
"Esta nueva alianza con Copa Airlines proveerá a los viajeros de América latina una ruta fácil al corazón de la capital de los resorts en Jamaica", declaró John Lynch, director de Turismo de Jamaica.
El interés del gobierno de Jamaica por el turismo latinoamericano quedó en evidencia durante la más importante feria de turismo que se celebra anualmente en la isla, Japex. La edición de este año se realizó el mes último en Montego Bay y, como sucedió en las anteriores oportunidades, allí se dieron cita los principales proveedores del producto turístico de Jamaica con los mayoristas y operadores turísticos de todo el mundo.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?

Clases 2024. ¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?


por Sole Venesio

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.