Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

La ciudad del vino rojo y poetas enamorados

A sus deliciosas comidas y bebidas incitantes hay que agregarles la envidiable música que brota de los violines y los personajes que recitan en las tabernas




BUDAPEST.- Había una vez un italiano, científico y premio Nobel, que se llamaba (perdón, se llama) Enrico Fermi. Estaba en California y uno de sus discípulos le preguntó: "Dígame, profesor, ¿los extraterrestres existen?" El docente contestó: "Sí, ya están entre nosotros y se llaman húngaros".
La humorada del italiano estuvo cargada de admiración y cariño.
Quiso decir que una parte importante de esa máquina de hacer sueños, que es Hollywood, fue creada por cineastas, productores y guionistas húngaros; y que los sonidos musicales de Béla Bartok sólo son posibles desde la composición de un genio, de un dios o de un marciano.

¿Qué es ser húngaro?


Los húngaros son personajes increíbles, hablan una lengua que no se parece a ninguna otra, ante las tragedias se amparan en la sabiduría que da el humor y siempre tienen tiempo para una copa roja de tokaj color sangre, el vino de los reyes, le dicen en Budapest.
Los húngaros guardan un secreto por pocos conocido: en el siglo XV fueron los primeros renacentistas de Europa del Este.
Los húngaros saben de pasarla mal porque el país fue devastado varias veces, por las tártaros, por los turcos, por los Habsburgos y por los rusos.
Los húngaros fueron los primeros en levantarse contra el terror stalinista.
Los húngaros son dueños de una de las ciudades más refinadas y sensuales de Europa, Budapest, la de deliciosas comidas, la de los vinos incitantes y la de los violines para siempre.

La Dra. Pérez no pudo decir sí

La última vez que estuve en Budapest pase un buen rato en la estación de Metro Kálvin tér. Fue por eso que me encontré con la doctora Liliana Pérez, una médica argentina que no supo decir que sí.
Resulta que, en el medio de un congreso internacional de su especialidad, a la doctora Liliana Pérez la sorprendió un agudo ataque de apendicitis.
Sus colegas del hospital húngaro y otros que compartían con ella el acontecimiento profesional le recomendaron internarse allí mismo, en Budapest, o volver a su país en el primer avión que despegase. No había otra solución, sólo restaba el camino hacia el quirófano.
Pero la doctora Pérez ni pudo decir que sí, que todos tenían razón, y se quedó en Budapest. El día que la encontré en los subsuelos de la ciudad, esperando el mismo tren que yo, sus malestares estaban amortiguados bajo el efecto de una contundente dosis de antibióticos.
Como me oyó maldecir en porteño porque el tren no llegaba, se acercó y un rato más tarde estaba contándome su historia, sentados a la mesa del Gulas Csarda Restaurant y oyendo esos violines eternos que suenan en casi todos los buenos restaurantes de Budapest.
Estaba en la ciudad desde hacía un mes. El encuentro entre médicos había resultado más que interesante, pero ella prolongó su estancia porque se había enamorado de un poeta. El poeta en cuestión trabajaba en un supermercado y por las noches recitaba y cantaba en el Fregatt Pub, ubicado en el número 26 de Molnar Utca.
Nunca supe en qué terminó el romance, pero sí recuerdo que esa noche comimos una entrada de Körözött juhtúró, luego una buena fuente de Hideg töltött halfilé, y como postre unos Vegyes rétes. Regamos todo con un buen vino tokaj, y con los cafés probamos unas copas de palinka, ese excelente brandy húngaro.
El Körözött juhtúró es una mezcla de queso crema, manteca, páprika, mostaza y cerveza que se unta sobre rodajas de pan tostado. El Hideg töltött halfilé consiste en filetes de pescado salteados con hongos y pimientos rojos, todo envuelto en una salsa de mayonesa, jugo de limón y gelatina. Los Vegyes rétes se parecen a los strudel de manzanas y uvas.
Víctor Ego Ducrot

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido


por Redacción OHLALÁ!
tapa de revista OHLALA! de mayo con Zoe Gotusso

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.