Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

La feria que brinda con el licor de Liguria




SAN REMO.- El murmullo es casi ensordecedor, la gente se empuja, se pisa, los idiomas y los billetes se mezclan. Todos quieren ver, tocar y preguntar al mismo tiempo. Esta escena se repite cada martes y sábado, cuando la Feria Ambulante se instala en la zona de la piazza degli Eroi Sanremesi, cerca del Mercado de Frutas y de la catedral de San Siro.
Está formada por más de 500 puestos que venden todo lo imaginable.
Por supuesto, no faltan los relojes suizos y las grandes marcas de Milán.
Con los primeros rayos de sol, los vendedores se acercan cargados con bolsos prolijamente embalados. A las 8 comienza el movimiento, a media mañana caminar con libertad es imposible. Los precios están un 20 o 30 por ciento menos que en los locales. Por eso, llegan compradores de muchas ciudades del norte del país y especialmente de Francia, favorecidos por el cambio.
La consigna parece ser una: hasta agotar stock. Liquidaciones mediante, los expositores vuelven con las manos vacías y los bolsillos llenos a sus hogares.
El toque de color lo dan los marroquíes: persiguen a sus potenciales compradores hasta el cansancio, ofreciendo su mercancía, generalmente de poca utilidad. Insisten hasta ganar por cansancio, estimulando con grandes rebajas.
Un consejo para tener en cuenta: no olvidarse de comprar el licor de la Liguria. Es la bebida de la región, hecha a base de limón. En muchos restaurantes, al finalizar la comida, invitan con una copita.

Puro cuero criollo

Entre la multitud, cerca de una esquina, se ve una bandera celeste y blanca anudada en el extremo izquierdo de la construcción metálica que sostiene el techo de lona. No hay viento, pero algunas esporádicas ráfagas hacen flamear la insignia. Es una de las pocas pertenencias que Carlos se trajo de su Buenos Aires natal, hace 26 años.
Llegó a Europa sin plata, recién casado y con la ilusión de reponerse de los problemas económicos y la falta de trabajo.
Ahora es el dueño de uno de los puestos que más atrae a los visitantes, tiene dos hijos adolescentes y una casa en la vecina Mentón, en la Costa Azul. Su vida cambió, pero su pasión por Boca y el estilo porteño en su forma de hablar se mantienen inalterables.
La bandera funciona como un imán, todos los argentinos que recorren el paseo llegan, atraídos, hasta su puesto.
Ante la pregunta: "¿Sos argentino?", la mirada se le ilumina. No hace falta esperar la respuesta, la expresión de sus enormes ojos negros confirman cualquier sospecha. Vende artículos de cuero que confecciona con su familia.
También ofrece camisas y remeras que compra en una fábrica de Milán.
Al poco tiempo de llegar, consiguió un puesto en la feria que nunca más piensa abandonar. Promete seguir exhibiendo la bandera y conservarla tan bien como hasta ahora por muchos años más.
Las 13 es la hora del cierre y también el momemto en que la tranquilidad vuelve al lugar.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Método Pathwork: ¿qué es y de qué se trata esta técnica de transformación personal?

Método Pathwork: ¿qué es y de qué se trata esta técnica de transformación personal?


por Euge Castagnino
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.