Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

La llamada del Señor de Sipán

Una excursión a las ruinas de Chan Chan y otros sitios asombrosos de Trujillo y Chiclayo, Perú




Puedo decir que desde hace mucho tiempo sueño con viajar al Cuzco, pero siempre sucede algo y por algún motivo, llueve o graniza, lo sigo posponiendo.
Por los años 60 viví dos años en Lima y todavía conservo amigos allá. Cuando les conté sobre mi idea de viajar al Cuzco me aconsejaron que, para ver ruinas, mejor fuera al norte de Perú y, de paso, podría estar en las playas más cálidas cercanas a Ecuador. Después de muchísimos años, finalmente en enero último viajé a Lima y la encontré muy cambiada. La última vez que había estado fue en 1983, haciendo Kathie y el hipopótamo , de Mario Vargas Llosa, obra que habíamos estrenado en el Festival de Venezuela.
Sin embargo, esta vez la decisión surgió de otro viaje que hice al norte de la Argentina. En Salta capital visité el Museo Arqueológico, donde se exhibían unas momias, que según me explicaron eran ofrendas que pueblos de la cultura prehispánica, anteriores a los incas, presentaban al Señor de Sipán y me llamó poderosamente la atención, seguro que porque ellos tuvieron mucho que ver con las culturas del Perú y Ecuador.
Así que en enero viajé hacia Perú y, de acuerdo con la proposición de mis amigos, en lugar de al Cuzco partí al Norte, para encontrarme con estas civilizaciones desconocidas hasta hace pocos años, y me dirigí hacia las ruinas de Chan Chan, en las zonas de Trujillo y Chiclayo.
Fue un gran descubrimiento encontrarme con esas enormes ciudades, gigantescas urbes de adobe, verdaderamente impresionantes. Y aún más sorprendente es lo bien que se conservan, debido a que fueron descubiertas entre los años ochenta y noventa, y afortunadamente nunca fueron saqueadas.
En la zona de Trujillo están las enormes edificaciones construidas por la cultura mochica, en el siglo V, llamadas los Templos del Sol y de la Luna, con innumerables tumbas y murales que se conservan casi intactos, como si no hubiera pasado el tiempo.
También visitamos la necrópolis de Huaca Rajada, cercana a la ciudad de Chiclayo, centro funerario de la cultura mochica, donde han sido descubiertas numerosas tumbas. Las mismas ofrendas que vi por primera vez en el Museo Arqueológico de Salta, los mismos momificados, yacían en el Museo de Alta Montaña de la ciudad de Chiclayo.
Las más importantes, las que más me impactaron, fueron las Tumbas Reales del Señor de Sipán, descubiertas intactas, en 1987, en Huaca Rajada, Sipán, casi 300 kilómetros al norte de Trujillo, que provocaron el asombro mundial por su finísima orfebrería de oro y plata. Y también porque revolucionaron los conocimientos que hasta entonces se tenían de la enigmática civilización moche, que prosperó en la costa norte peruana, tuvo su época de esplendor mil años antes del apogeo incaico y desapareció misteriosamente.
Por algún motivo, mi viaje hacia Cuzco siempre se desvía hacia algún otro lugar. No importa. Aún confío en encontrar el momento para llegar hasta allá.
El autor es actor. Ultimamente se lo vio en Visitante de invierno , película de Sergio Esquenazi, estrenada el mes último, en coproducción con España.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?

Clases 2024. ¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?


por Sole Venesio

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.