Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

La otra Copacabana

A orillas del lago, devoción por la Virgen, mercados y mucho color




A los pies de la península de Copacabana descansan sobre las aguas del lago Titicaca algunos yates, lanchas, veleros y botes de pedal con forma de cisne. Las casas, los hoteles y hostales, pintados de alegres colores, trepan por la ladera ondulada de esa ciudad a 155 kilómetros de La Paz.
Copacabana es famosa en Bolivia gracias a la Virgen de La Candelaria, importantísimo centro de peregrinación. Más conocida como la Virgen de Copacabana o la Virgen Morena, por el color de su tez, es la patrona de los bolivianos. Despierta gran devoción entre sus fieles porque dicen que es muy milagrosa, especialmente con los enfermos.
Parte de su vida y movimiento también está en el concurrido mercado de la calle 6 de Agosto, en el que hay tiendas callejeras que venden frutas, verduras, cereales, carne, productos de limpieza, ropa, artesanías y la lista continúa. A pleno sol o debajo de precarios toldos, sin ningún tipo de refrigeración, las cholitas exhiben su mercadería. Los olores, unos fuertes, algunos agradables y otros no tanto, sorprenden al viajero a cada paso. Pero la exploración de esas laberínticas callecitas sólo vale la pena hacerla a pie y así descubrir la gran variedad de cereales que se venden o los rarísimos jugos de frutas, que tienen una consistencia parecida a la del almíbar, y están expuestos en vasos de vidrio, uno al lado del otro, en carritos ambulantes.
La Virgen de Copacabana llegó allí el 2 de febrero de 1583. Blanquísimo y de estilo morisco, su santuario es el segundo más importante en América latina, luego del de la Virgen de Guadalupe, en México. El arquitecto español Francisco Jiménez de Singuenza estuvo al frente de la construcción de ese templo de cúpulas de mosaicos verdes, marrones, negros y amarillos, que comenzó en 1600 y terminó 70 años más tarde.
Fue edificado sobre un templo inca que rendía culto al lago; Copacabana significa lugar de culto de lo azul. El interior es muy despojado, salvo por el imponente altar barroco que alberga a la Virgen, hecho de plata 9,25 y pan de oro, madera bañada en oro 18 quilates.
"Los aimaras creen más en la virgencita, en la mamita, que en Dios porque asocian ese concepto con la Pachamama. Es además una Virgen muy rica. En ofrendas y regalos tiene más de dos millones de dólares. La gente le lleva joyas, vestidos de seda y le hacen donaciones para mantener el santuario en buen estado", explica Cuba.
En el caso de que uno tema que los ruegos no hayan sido escuchados, o si se quiere reforzarlos recurriendo a fuerzas alternativas, en la vereda del santuario hay varios puestos que pueden ayudar. Tienen todo tipo de miniaturas; bebes con certificado de nacimiento, casas, camiones, tiendas, dólares, valijas para viajar. ¿Cómo funciona? Por ejemplo, si uno desea conseguir marido hay que comprar un gallito miniatura, llevarlo a casa y colgarlo de un Equeco, muñeco que representa al dios de la abundancia, la fecundidad y la alegría (y que también se puede comprar allí). Pero no alcanza sólo con rogarle día y noche, hay que convidarle cigarrillos y alguna que otra bebida alcohólica.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?

Clases 2024. ¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?


por Sole Venesio

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.