Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Las Malvinas no se aíslan de nuestro circuito turístico

Se sumará a los destinos de los argentinos con todos los servicios para el viajero; mientras tanto, los pingüinos esperan




D esde que el acuerdo entre los gobiernos de la Argentina y Gran Bretaña permite el ingreso de ciudadanos con pasaporte argentino a las islas Malvinas no son pocos los compatriotas que encontrarán un nuevo lugar como destino para sus vacaciones.
Es escasa la información que circula sobre las islas, especialmente en lo que hace a sus comodidades hoteleras, las actividades que se ofrecen al turista, los servicios en general y, todavía en penumbras, las posibilidades de acceso al aeropuerto de Mount Pleasant, en realidad una base militar inglesa que también hace las veces de estación aérea civil.
La temporada turística se extiende de octubre a principios de abril. Curiosamente, la misma época que eligen los pingïinos para llegar, reproducirse y emigrar.
Con una población de 2564 habitantes en los 12.100 kilómetros cuadrados repartidos en un extenso archipiélago que incluye un gran número de islas e islotes, el visitante no deberá abrigar expectativas sobre la calidad de los servicios hoteleros según los parámetros internacionales. Esto se desprende de la información obtenida recientemente en Buenos Aires.
De hecho, en Puerto Argentino hay sólo dos hoteles propiamente dichos: el FIC Upland Goose y el Malvina House Hotel. El Upland Goose es el más tradicional de la capital isleña, con vista al puerto, ubicado en la calle principal -Ross Road- y tiene 16 habitaciones con TV y radio.
El Malvinas House, por su parte, se encuentra en el 3 de Ross Road y cuenta con 18 habitaciones, algunas de ellas algo más modestas.
El resto del alojamiento está integrado por hosterías y casas de huéspedes que, en conjunto, pueden albergar hasta unos 60 pasajeros. El desayuno y el almuerzo figuran entre los servicios habituales, pero las cenas no siempre forman parte de la oferta.
La Asociación Cristiana de Jóvenes (YMCA) tiene su propio hotel, según la tradición que mantiene en todo el mundo: habitaciones con ducha, cocina compartida y televisión en el espacio común.
Obviamente, la vida nocturna no es el fuerte de las islas, cuyos promotores en el exterior -un stand de las Malvinas está siempre presente en una de las ferias de turismo más importantes de Europa, el World Travel Market de Londres- apuntan a un público que busca el descanso en armonía con la fauna silvestre y la pesca.

Por la noche, a dormir

El Deano´s Bar (John Street), el Rose Hotel (1 Brisbane Road) y el Stanley Arms (John Biscoe Road) son tres pubs que muestran las costumbres del ocio local y permiten degustar una buena variedad de cervezas con indudable sabor británico.
El que más se destaca es el Deano´s Bar, de estilo Tudor, en el que suele encontrarse buena música, mayoritariamente inglesa, y un buen surtido de cervezas, entre las que no faltan las norteamericanas y las australianas.
En materia de comidas, Upland Goose y Malvina House son dos opciones que los isleños recomiendan, aunque, aseguran, el Montague House Restaurant se lleva las palmas.
La cultura culinaria típica incluye, además de la influencia anglosajona, el cordero y los pescados, como sus piezas favoritas.
Fuera de Puerto Argentino, las opciones para el viajero son variadas, siempre dentro del marco del llamado turismo de aventura.
Los cormoranes, pingüinos, elefantes marinos y albatros son algunas de las especies que se pueden apreciar en su hábitat natural.
La mayoría de los hospedajes en el interior de las islas está compuesto por cabañas, o bien habitaciones en la misma casa de los propietarios. Son una suerte de establecimientos rurales que no viven del turismo, sino que lo incorporan a su trajín diario, como la cría de ovejas, la industria de la lana o la agricultura.
Uno de los más recomendados en este tipo de hospedajes es el Sea Lion Lodge, en la Sea Lion Island. Dave Gray ofrece en ese lugar buena calidad en 8 habitaciones con baño privado y paseos privados en vehículos 4x4, además de largas caminatas guiadas.

Golf y turismo rural

La estada en la West Lagoon Farm, en Hill Cove, es una experiencia interesante para los cultores del turismo rural.
Allí se ofrece alojamiento y pensión completa hasta para cinco personas; tiene una cancha de golf de 9 hoyos y es posible pescar salmónidos en las proximidades. La licencia de pesca anual se adquiere en la Oficina de Correos de la capital y cuesta unos 18 dólares.
Los precios en las islas no son bajos. Una cena en un restaurante de mediana categoría cuesta por lo menos 20 dólares por comensal y si se eligen vinos chilenos de los buenos, la cuenta no descenderá de 30 por cabeza.
En la mayoría de los negocios se aceptan cheques de viajero y tarjetas de crédito. La moneda local es la libra, cuya cotización es la misma que la libra esterlina británica, aunque la de las Malvinas no puede cambiarse fuera de las islas. Las demás monedas con cotización internacional se pueden cambiar en el Standard Chartered Bank de Puerto Argentino. No existen los cajeros automáticos para extraer dinero con tarjeta de crédito.
Movilizarse en las Malvinas no es problema. Ben´s Taxi Service es una compañía de transporte que combina el alquiler de vehículos de doble tracción con taxis normales y tours a pedido.
Lowe´s Taxis se dedica a lo que su nombre indica. También existen en las islas varios guías especializados en conducir fotógrafos y camarógrafos aficionados y profesionales en toda clase de vehículos, desde 4x4 a helicópteros.
El alquiler de autos y vehículos todoterreno es costoso y no muy frecuente.
Hasta el momento, la frecuencia de vuelos civiles que entran en el aeropuerto de Mount Pleasant es escasa. Los traslados en auto desde la terminal aérea hasta la capital isleña (56 kilómetros) cuestan 34 dólares por persona.
En realidad, los dos vuelos semanales de los Tri-Star que unen las islas con Londres, con escala en Ascensión, son los más tradicionales para los malvinenses.
Con la reanudación de los vuelos de Lan Chile procedentes de Punta Arenas -según anunció Paola Contardo, gerente regional de la aerolínea chilena- el tráfico volverá a incrementarse a los niveles en que estaba hasta el 27 de marzo último cuando se interrumpió el servicio áereo.
También los cruceros turísticos, como el alemán Bremen que cada año recorre el Atlántico Sur desde Ushuaia hasta la Antártida, serán otra manera de llegar a las Malvinas para los argentinos.
Leonardo Freidenberg

Datos útiles

Dónde alojarse

  • Una habitación doble con pensión completa cuesta 275 dólares. Casa de huéspedes, 27 con desayuno. Cabaña para 8 personas, 35 por cada una. Hostería con pensión completa, 88 dólares.

Comidas y bebidas

  • Un almuerzo, sin bebida, cuesta 12 dólares por comensal, mientras que una cena asciende a más de 25, sin bebidas. La cerveza en un pub cuesta 1,60 y un whisky escocés, entre 4 y 5 dólares.

Excursiones

  • Un city tour en taxi por Puerto Argentino cuesta 32 dólares por persona.
El precio de una excursión que dura una jornada, en un vehículo 4x4, asciende a 40 dólares.

Información

  • Oficina de turismo isleña, 00 500 22281. Desde Buenos Aires, el precio del minuto vía telefónica (DDI), cuesta 0,33 pesos.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido


por Redacción OHLALÁ!
tapa de revista OHLALA! de mayo con Zoe Gotusso

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.