Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Las ventanas del año




Es un ritual o un acto reflejo probablemente repetido miles de veces en las más variadas locaciones por los más disímiles protagonistas: al ingresar en una habitación de hotel por primera vez, el nuevo huésped abandona el equipaje en el camino o deja que el botones lo acomode y va directo hacia la ventana más próxima o más promisoria, corre la cortina y mira afuera en silencio. Del otro lado del vidrio habrá una playa virgen o una pared de ladrillos, una catedral renacentista o una obra en construcción, un parque centenario o el Parque Centenario, pero el magnetismo de ese elemento esencial del cuarto es siempre igual de irresistible. Porque el recorte del mundo que se enmarca en esa ventana podría ser una compañía determinante durante las próximas noches.
En los mejores casos, ese primer encuentro es todo un alivio; en los peores, un golpe. En todos es también un pantallazo útil para ubicarse, saber dónde se está parado, qué pasa ahí afuera, dónde está el sol, hacia dónde van la gente y los autos...
Edward Morgan Forster escribió esa sensación en, justamente, la novela A Room With A View o Una habitación con vistas o Un amor en Florencia : "Era agradable despertar en Florencia, abrir los ojos en una clara y desmantelada habitación, con el suelo de baldosas rojas que parecía limpio pero no lo estaba (...) Era agradable también abrir las ventanas de par en par, pellizcarse los dedos con cerrojos desconocidos, salir al sol exterior, resplandeciente. Bellas colinas y árboles y marmóreas iglesias enfrente, y, muy cerca, en la parte baja, el Arno, murmurando contra la orilla de la carretera".
Debbie Harry (Blondie), en cambio, le puso letra y música pop, sin perder romanticismo, en Picture This : "Todo lo que quiero es una habitación con vista; una vista que valga la pena, verte a vos".

Lo esencial está afuera

Difícil pedirle a una ventana algo más que lo que entregan las del solitario hotel en el centro de esquí chileno Portillo, a 164 kilómetros de Santiago y a 2880 metros sobre el nivel del mar. La sobriedad del interior de las habitaciones (sin tele) del clásico edificio amarillo le da todo el protagonismo al espectáculo exterior: una composición perfecta entre la enigmática laguna del Inca, la pista de esquí Plateau y los picos Los Tres Hermanos. Durante los días de invierno, todo eso está cubierto de nieve y salpicado de esquiadores. Pero lo ideal es mirar a la mañana temprano, bajo el profundo silencio blanco, antes que abran los medios de elevación, o a la noche, cuando ya los detuvieron y la máquina pisanieve sale a hacer su ronda. Cualquiera diría que Portillo vale por su buen esquí o por la tradición de servicio del hotel. Hay que ver esa vista y pensarlo de nuevo.
Sin nada de esa exuberancia, pero con su propia versión del encanto, la mejor ventana del hotel Patio Alto, en Tilcara, Jujuy, está en el salón comedor y despide a la calle Alverro en su marcha abajo, hacia el centro del pueblo, flanqueada por ranchitos, transitada en exclusiva por algún perro vago.
Es un largo viaje, y no sólo en el sentido físico, desde el Patio Alto hasta The London, que no queda en Inglaterra, sino que es uno de los más interesantes hoteles de la nueva guardia en Manhattan. Se podrá gastar mucho tiempo y dinero en Nueva York, pero, seguro, contemplar las lucecitas de la ciudad desde los pisos superiores del hotel con nombre capital (en la calle 54 y la Sexta Avenida) es un programa en sí, un poco modesto, pero no tanto. Y, si no, una de las suites en esquina, con triple vista, del hotel De L'Europe (1896), de Amsterdam, a pasos de la fotogénica Torre Munt, junto al río Amstel. Propiedad de la familia Heineken, la de la cerveza, cualquiera de sus ventanas es una escena hiperrealista de canales, casitas KLM, empedrados y bicicletas. Sus tarifas parten en los 340 euros, aproximadamente, y ofrecen hasta un iPad de uso libre para el pasajero. Pero la realidad es bastante más simple y alcanza con sentarse en uno de sus mínimos balconcitos sobre el Amstel para apreciarla.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?

Clases 2024. ¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?


por Sole Venesio
Tapa de revista OHLALÁ! de abril con Gime Accardi

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.