Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Lo que podamos





¡¿Qué me pasa?! ¿Por qué no estoy pudiendo conectarme con lo placentero? ¿Por qué me quedo dando vueltas donde me cargo, me agobio, me tenso?
Vamos, a hacer un CLICK, un SALTO, un ZAS, un GRITO, lo que sea necesario... a re-anclarnos al piso, a ensuciarnos los pies con barro... ¡y a divertirnos! ¡A reírnos! ¡A elevarnos!
¡Vamos, Inés! Obvio que lo espiritual genera prejuicios (¡tus prejuicios!), obvio que a veces la cosa se torna ingenua o se cometen excesos, como en todos los planos... ¡pero a no subestimarlo! Estás necesitando alimentar lo lúdico, lo sabio, lo natural, lo bello, lo delicado... estás necesitando profundizar, seguir creciendo desde ese lugar... Hacete caso.
Vamos, que todo puede ser absurdo, ok, pero en el mientras tanto es mejor si te sentís BIEN. Si TODOS se sienten bien.
No necesitamos de un spa, ni de un viaje a la playa, ni siquiera de una comida equis. Sólo necesitamos poder liberar ese mono que se cuelga de la espalda... pedirle amablemente que se vaya, respirarlo hasta deshacerlo por completo, volviendo toda la atención al CENTRO.
Hoy REPITO ese movimiento y los invito a hacerlo. Conectemos nuestros tan-tiens (o centros vitales) con el núcleo del Planeta, y desde ese lugar cálido, magnético, poderoso... reubiquémonos.
La alegría no es moco de pavo, chica/os. Necesita fuerza y presencia en lo bajo; y confianza y entrega en lo alto.
¡SUSPIREMOS!
¡Y digamos lo que podamos!
Los quiero

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

“Muchacha, hacete el Papanicolaou”

“Muchacha, hacete el Papanicolaou”

Tapa de revista OHLALÁ! de abril con Gime Accardi

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.