Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Los caminos se cotizan tanto como el oro

La capital puntana es el punto de partida para disfrutar entre arroyos serranos de aguas cristalinas, valles y quebradas




SAN LUIS.- Hay más de un motivo para visitar esta provincia: la prehistoria dejó huellas palpables, la naturaleza decoró bellísimos -y en algunos casos imponentes- paisajes, y a la amabilidad de su gente se suma la esforzada atención para que el confort hotelero haga más plácida la estada de las visitas.
De Norte a Sur, la provincia cuyana abarca un territorio de relieves que encierran el cordón montañoso de la Sierra de Comechingones, el gran valle de Conlara, llanuras fértiles, las Sierras del Morro y la cadena de San Luis, en cuyo extremo se encuentra la ciudad capital. Abundan por allí los clásicos arroyos serranos de aguas cristalinas, quebradas rocosas y pequeños valles salpicados de diques, que como en el caso del de Potrero de los Funes, tan cercano a la ciudad, convierten a la capital en un punto de partida para otras interesantes visitas.
De aquellos primeros grupos nómadas de cazadores que habitaron el territorio unos 8000 años a.C. hasta nuestros días, en San Luis quedaron visibles restos arqueológicos en la gigantesca gruta de Intihuasi, y muchos años después, tribus de la llamada Cultura de Ansilta -formada por los huarpes, los olongastas y los comechingones- vieron la llegada de los primeros ejércitos españoles en cruzada de conquista. La capital de San Luis fue la tercera ciudad de Cuyo, fundada en 1594 por Luis Jufré de Loaisa y Meneses.

Distancias cortas

Hace ya algunos años que el turismo de la provincia comenzó a tener un desarrollo sostenido. Y a partir de la capital se abren una serie de atractivos circuitos mayormente cercanos, listos para recorrer en paseos del día. Allí no más, a 18 kilómetros, se encuentra el magnífico espejo de agua del embalse de Potrero de los Funes, con un hotel internacional, casino y un paisaje difícil de olvidar. En el dique son comunes los deportes náuticos y las cabalgatas por los alrededores. Un poco más adelante (a unos 12 kilómetros), se llega a uno de los lugares turísticos más importantes de San Luis: El Volcán, un rincón de veraneo con abundante agua, campings, hosterías y el balneario de La Hoya, cuyas piletas naturales con saltos de agua son el mayor atractivo. En la villa abundan las quintas con plantaciones de frutales, nogales y profusas arboledas para hacer picnic.
El dique Cruz de Piedra, que se encuentra a 4 kilómetros, recibe las aguas de los ríos Cuchi Corral y El Volcán, tornándose en otra alternativa para la pesca deportiva y la navegación.
Esa cercanía con la ciudad capital, permite realizar otro circuito de sierras que no insume más de 80 kilómetros viajando por la RP9. Por esta ruta se atravesará la villa veraniega El Trapiche; acordonada por las sierras, las aguas del balneario se embalsan en frescos piletones entre las rocas. Hay una hostería, parrillas para camping, y puestos de pan casero y exquisitas empanadas.
Desde El Trapiche se puede avanzar hacia otros paseos, como el río Viroco, los Siete Cajones (imperdibles) y los llamados Baños de Santa Clara con sus playas de arena.
Durante el recorrido se pasará por otro sitio de gran importancia turística: el dique La Florida con su reserva de flora y fauna. En este embalse, cuyo paredón alcanza los 70 metros de altura, hay un club náutico y de pesca, camping y la atractiva posibilidad de practicar buceo deportivo.
Carlos Manuel Couto

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Método Pathwork: ¿qué es y de qué se trata esta técnica de transformación personal?

Método Pathwork: ¿qué es y de qué se trata esta técnica de transformación personal?


por Euge Castagnino
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.