Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Los checos se van de Alemania, pero en Praga el fútbol sigue

La romántica ciudad, entre cristales de bohemia, marionetas y camisetas de... Messi




PRAGA.- Esta ciudad de calles medievales sólo a veces parece detenida en el tiempo. Hoy está totalmente vestida de fútbol.
Increíble, pero real. Vencida por Italia, la República Checa quedó fuera del Mundial. Pero aquí, en Praga, la prioridad es disfrutar. Nadie se alteró frente a los tifosi ni, antes, frente a los muchos menos simpatizantes de Ghana, que también frustraron las intenciones locales. Ni siquiera los festejos de los hinchas victoriosos en la vieja plaza central lograron alterar el ritmo de la ciudad, que puso a disposición de todos pantallas gigantes en plazas y espacios públicos abiertos para seguir las alternativas del campeonato.
Turistas y locales parecen entender que la magia del lugar todo lo resiste. Además, se sabe y queda totalmente confirmado, desde este país con más de quince siglos de historia, el fanatismo de la pelota parece no tener límites.
Laberinto de rincones listos para ser descubiertos, Praga se ofrece como un libro antiguo dispuesto a develar los secretos de la historia. Enigmática, bella y cargada de recuerdos, supo sobrevivir casi intacta a los estragos de la Segunda Guerra Mundial y después de cuarenta años de régimen comunista se liberó en 1989 en un proceso de transición hacia la democracia formal pacífico y esperanzado a partir de la Revolución del Terciopelo. El primer día de enero de 1993, los mapas del mundo incorporaron dos nuevos Estados independientes: la República Checa y la República Eslovaca.
Pero con más de mil años de historia, los habitantes de Praga parecen haber decidido no inmutarse frente a tantos cambios, y el mundo les reconoce la suavidad con la que viven cada etapa histórica. Pueblo que a primera vista puede parecer distante y rígido, demuestra sin embargo su flexibilidad a cada instante.
Salpicada de restaurantes gourmet, pubs y bares pequeños que ofrecen cervezas locales, colorida variedad de salchichas con chucrut, de vez en cuando alguna gaseosa y pantallas de plasma clavadas en canales de fútbol, la maticka Praha o pequeña madre Praga, como Franz Kafka solía llamarla, aloja por estos días a los hinchas que hacen miniturismo europeo entre partido y partido. Incluso a algunos que saben que alojarse en este país es más barato que hacerlo en Alemania.
Los futboleros se pasean luciendo camisetas teñidas de colores distintivos. Cristales de bohemia, marionetas y mamushkas dejaron de ser protagonistas absolutos en los negocios de souvenirs para dar lugar a pelotas, remeras, buzos, banderines y todo lo que represente no sólo al equipo local, sino al resto del mundo que participa de la Copa. Y entre las más vistas están las que llevan los nombres del local Nedved, el francés Henry, el inglés Beckham, y también de Messi.
Así muchos argentinos famosos y otros no tanto aprovecharon la escapada europea para visitar Praga. Marcelo Tinelli, por ejemplo, que disfrutó con su mujer de una romántica comida en la noche checa, mientras que Susana Giménez prefirió confundirse entre la multitud y caminar tranquilamente por el castillo de Praga.
No fue raro en esta última semana encontrarse con estas caras conocidas y con muchas otras menos familiares, con banderas celestes y blancas, hasta en un restaurante construido en lo que fue una catacumba del siglo XIV, rodeados de mesas de japoneses, españoles y checos.
Obviamente, los partidos de la República Checa fueron los que tuvieron más espectadores frente a las pantallas públicas. Los malos resultados, sin embargo, no parecieron inmutar demasiado a los hinchas, que con tranquilidad continuaron bebiendo sus cervezas pilsen, conocidas por ser las mejores del mundo.
Cuenta la leyenda que la princesa Libuse, dotada de poderes proféticos, pidió a su esposo Premsyl -humilde labrador- que buscara un lugar a orillas del río Moldava para fundar allí una ciudad y brindar abrigo a sus descendientes. Libuse reconoció en lo que actualmente es Praga el lugar de sus sueños y predijo que la gloria de la ciudad alcanzaría las estrellas.
Hoy Praga es la preferida europea de los enamorados. Soñada y seductora, fue la capital del Sacro Imperio Romano Germánico, del Imperio de Habsburgo, de la primera República Checa, del Protectorado de Bohemia y Moravia, de la República Comunista de Checoslovaquia, de la democrática y actual República Checa, y, claro, del fútbol checo en pantalla gigante.

Datos útiles

Algunos precios

En pesos, un café doble, $ 10; cerveza en un bar, 8 (4, en la calle); baguette, 2; tarjeta telefónica de 30 minutos, 27; una hora de Internet en un hotel, 30.

Alojamiento

Las tarifas en los hoteles cinco estrellas céntricos se calculan desde los 200 euros. De cuatro estrellas, como el Mercure Praga, 130 euros diarios la habitación doble, con buen servicio de Internet Wi-Fi.

En Internet

Andrea Méndez Brandam

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?

Clases 2024. ¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?


por Sole Venesio
Tapa de revista OHLALÁ! de abril con Gime Accardi

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.