Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Los últimos guerreros del Amazonas más virgen

La etnia xavante todavía mantiene sus costumbres en Brasil




BRASILIA (El Mercurio, de Santiago).- Antenas parabólicas al lado de las casas, zapatillas de colores fosforescentes, el sonido de la radio y la televisión, bicicletas último modelo: la primera impresión que se tiene al llegar a una aldea de la tribu xavante, en el interior del Mato Grosso, en Brasil, es que sus habitantes ya perdieron sus costumbres. Que se los comió la modernidad.
Pero no es tan así. Escarbando un poco más se descubre que este pueblo centenario continúa al pie de la letra con sus antiguas tradiciones. Y que no tiene ninguna intención de abandonarlas.
El elemento más representativo de los xavantes son los aros que usan los hombres. Más que un adorno, son el símbolo de un doloroso rito de iniciación que deben pasar todos los jóvenes para convertise en hombres y en guerreros. Para los xavantes, este pedazo de madera que atraviesa el lóbulo representa el awe, que significa yo soy yo, una persona de verdad .
La ceremonia donde se perforan las orejas es parte de una serie de martirizantes exámenes que los jóvenes deben pasar durante los cinco meses que dura este paso a la adultez . Rito que sólo se realiza cada cinco, ocho o diez años, cuando el Consejo de las Aldeas determina que hay suficientes adolescentes para justificar el trabajo de preparación que implica cinco meses de ceremonias y pruebas físicas.
Todo comienza con la golpiza del agua . Aquí, jóvenes de entre 12 y 16 años permanecen durante 15 días sumergidos hasta la cintura en un río, golpeando y salpicando el agua con las manos. Y aunque haga frío, en el Mato Grosso la temperatura puede llegar hasta los 10 grados, sólo pueden salir en la noche para dormir en la orilla.
Cuando finaliza esta prueba y llega el esperado día de la perforación de las orejas, la tribu ocupa las márgenes del sendero que une la aldea con el río. Por ahí pasan los jóvenes, en fila india, muertos de frío y con la piel de gallina, para dirigirse al centro de la aldea, donde los padrinos agujerearán el cartílago de sus orejas.
Mientras el hueso perfora sus lóbulos, los jóvenes permanecen en silencio, mirando un punto fijo, como si nada pasara. No deben demostrar dolor. Después de dos semanas dentro del río, pueden dormir en sus hamacas. Sin embargo, a la mañana siguiente deben estar preparados para bailar y cantar alrededor de la aldea durante todo el día, demostrando que están preparados para asumirse como adultos.

A cazar

En esta misma etapa del gran ritual se organiza una gran cacería, exclusiva para los jóvenes y sus padrinos. Durante una semana se introducen en la selva para cazar venados, osos hormigueros y unos pequeños mamíferos llamados paca, mientras sus parientes preparan las vestiduras que serán utilizadas en la próxima etapa de la ceremonia. Fabricadas con fibras de burití (una variedad de palmera), estos trajes que cubren de la cabeza a los tobillos exigen semanas de trabajo.
Mientras se aproxima el día principal de la iniciación (cuando vestirán estos ropajes), los ensayos de los bailes se intensifican porque cada detalle es fundamental a la hora de elaborar las coreografías. Por ser un evento muy poco frecuente entre los xavantes, cualquier error será motivo de llanto y vergüenza para la familia.
El día de la danza, cada indio representa su papel observado por todos los habitantes de la aldea.
Pero la fiesta todavía no ha terminado. Casi al final del largo ritual hay otra prueba: la carrera de los adolescentes con los padrinos y sus adversarios (los que tuvieron su iniciación en el rito anterior).
Durante este recorrido de 10 km. los adversarios intentan obstaculizar el camino de los jóvenes y sus padrinos arrojándoles mezclas de plantas tóxicas que, al inhalarse, pueden provocar vómitos y desmayos. El papel de los padrinos es correr al lado de sus protegidos, tocando flautas de bambú o de huesos, para garantizarles fuerza espiritual. Se supone que éste es el momento en que los novatos aprenden a superar dificultades y asumen que podrán contar con la ayuda de la comunidad a lo largo de sus vidas.
Cuando termina la carrera, viene la hora de la presentación de las novias. Algunas de ellas son adolescentes listas para casarse, mientras que otras son niñas que harán esperar a sus novios algunos años.
Después del largo ritual y junto con la posibilidad de contraer matrimonio, a los jóvenes se les otorgan más derechos: de ahora en adelante podrán hablar en público, dar sus opiniones y defender sus ideas en relación con el destino de la nación xavante, una de las etnias más auténticas, carismáticas, respetadas y temidas de todo Brasil.

Permiso especial

  • El turista interesado en conocer la zona y a esta tribu deberá llegar a Cuiabá, capital del Estado de Mato Grosso. Una vez allá hay que acercarse a la oficina local de la Fundación Nacional del Indio (Funai) donde se entrega un permiso para acceder a la reserva. No cualquiera entra: se necesita un buen motivo . La oficina principal de la Funai está en Brasilia y el teléfono es el (5561) 313-3500. En Internet: http://www.funai.gov.br
Laercio Santos Miranda y Luis Carlos Rojas

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?

Clases 2024. ¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?


por Sole Venesio

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.