Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Mitos y verdades sobre los viajes culturales

Nuevos aspectos del turismo y la cultura bajo una atenta mirada catalana




Hablar de las rutas culturales del mundo es un discurso ambicioso, pero para Jordi Tresserras es cosa de todos los días. Turismo sostenible, motivaciones culturales, patrimonio, todas esas palabras que suenan abstractas y grandilocuentes, él las convierte en casos prácticos.
Tresserras es doctor en Historia y Geografía, y tiene más publicaciones, investigaciones y cursos dados que años de vida. Hace unos días que está en Buenos Aires. Vino para inaugurar, mañana, el seminario internacional El barroco americano en la ruta del turismo cultural , en el marco del proyecto Cátedra Unesco de Turismo Cultural que se realizará en el auditorio de la Asociación Amigos del Museo Nacional de Bellas Artes (Avda. Figueroa Alcorta 2280, 4803-4062).
Hace algunos años que no venía al país, pero las curiosidades turísticas no lo sorprenden. En sus charlas, los tours por las villas y las noches de cumbia que se organizan hace algún tiempo en esta ciudad son ejemplos del Pro Poor Tourism, movimiento que nació en el Soweto de Sudáfrica y promueve productos turísticos en los que participan comunidades de pocos recursos. Como el circuito que se hace por la Rocinha, la favela más famosa de América latina.

Minoría en crecimiento

El turismo de sol y playas sigue siendo el más vendido, pero los viajes con motivaciones culturales van en aumento.
"A nivel mundial se baraja la cifra del 12% de turismo cultural, pero cada vez más viajeros incorporan la cultura como un elemento complementario de su paseo", cuenta Tresserras.
Por ejemplo, si va de visita a Barcelona puede asomarse al mundo cultural no sólo visitando La Sagrada Familia . También puede interactuar con los artistas. "Hasta puedes cenar con ellos y hablar de pintura o comprar obra. Con artistas desconocidos, pero también con algunos de cachet, como Javier Mariscal, que cobra 6000 euros por un encuentro de este tipo."
En 1987, cuando todavía no estaba recibido, el catalán hizo un trabajo sobre turismo y patrimonio. Empezó a buscar material de consulta y se dio cuenta de que había poco y nada. Entonces se puso a investigar. Luego de casi diez años es catedrático de la Universidad de Barcelona y, entre otros proyectos, participa en el diseño de itinerarios culturales.
Transformar la cultura en un producto turístico, de eso se encarga Jordi Tresserras.
Por ahora el turismo cultural no tiene certificación de calidad, como los hoteles. Lo más parecido a eso es la categoría de Patrimonio de la Humanidad que extiende la Unesco.
Hasta hace no mucho, sólo se consideraba patrimonio a un monumento natural o cultural. Luego ingresó la categoría de paisaje cultural, como es el caso de la Quebrada de Humahuaca (ver recuadro), y desde el año último, también se puede declarar Patrimonio de la Humanidad un itinerario cultural, como El Camino de Santiago, en España y Francia.
La Ruta del Esclavo, en la que Tresserras trabaja por estos días, es una firme candidata a ese título. La ruta está basada en el Caribe y recupera el antiguo camino de la trata esclavista. No está planteada en un solo país, sino en varios.
A tono con la actualidad en red que se vive hoy, las rutas culturales suelen ser transnacionales. Para armar estos circuitos es fundamental el diálogo intercultural. Por eso, en el grupo de trabajo de Tresserras hay integrantes de México, República Dominicana, Madrid y Mauritania.
Otros itinerarios culturales en los que se está trabajando y que nos tocan más de cerca: La Ruta del Gaucho, en la Argentina, Uruguay y Brasil; el Qhápac Ñan o Camino Principal Andino, y el Tapé Avirú o Los Caminos Guaraníes, que bajan desde Santa Catarina hasta Misiones.
Existe el mito de que el turismo cultural es aburrido, pero el catalán lo descarta de plano. "Para nada. ¿Qué tiene de aburrido ir en una camioneta 4x4 hacia unas ruinas, durmiendo en campamento y con un mundo de imprevistos? Lo que sí es aburrido es el tour clásico", comenta.
Etnoecoturismo o ecoetnoturismo, a eso se refiere Tresserras. A los cruces de géneros, a la visión integral, en definitiva. Porque el nuevo turismo cultural admite la diversificación y en un mismo viaje se puede pasar de la aventura a la cultura, y de ahí a la playa. Y no es necesario hacerlo en un tour.
"Los mochileros son grandes consumidores de turismo cultural, especialmente en las rutas andinas", dice.
Como las recetas, que a propósito también son parte del patrimonio cultural, el turismo está vivo, se mueve, cambia todo el tiempo.
"El turismo y la cultura se miran con reticencia, pero se necesitan. Son un matrimonio por conveniencia", compara el catalán.

La Quebrada, para cuidar

Ser patrimonio equivale a tener una marca que vende. Pero es necesario ver cómo se vende para no agotarla. Para que el paisaje cultural no termine siendo un recuerdo en medio de una nube de cadenas hoteleras y shoppings.
La Quebrada de Humahuaca fue declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad en 2003. Después del título, el catalán anduvo por allí para dar un seminario. Pero cuenta que se anotó tanta gente y de sectores tan diversos que no comprende cómo pudo haber sido efectivo.
Jordi Tresserras cree que cuando un sitio es declarado patrimonio debe comenzar un paso fundamental, el plan de gestión real. Algo que según él no pasó en el caso de Humahuaca. "Con todos los errores que pudo haber tenido, el primer expediente de Patrimonio de la Humanidad con gestión participativa fue el de la Quebrada de Humahuaca. Pero, ¿qué pasó? Se presentó el expediente sin que hubiera un plan de gestión real."
Si la comunidad no está al tanto de lo que está sucediendo, entonces se dan situaciones como la que le pasó al propio Tresserras en la Quebrada, cuando le ofrecieron venderle tierras... con aborígenes adentro.
Por Carolina Reymúndez
De la Redacción de LA NACION

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?

Clases 2024. ¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?


por Sole Venesio

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.