Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Montreux, francamente suiza

Salvo por su mundialmente famoso festival de música, casi nada altera la paz de esta villa y sus hoteles detenidos en la belle époque




MONTREUX.- Humo sobre el agua , clásico de Deep Purple tocado hasta al cansancio por casi cualquier rockero alrededor del mundo que agarre una guitarra eléctrica, da cuenta de aquel histórico incendio del casino de esta localidad suiza, en 1971, durante un concierto de otro músico, Frank Zappa.
¿Representa el crudo sonido de este himno metálico la atmósfera de la villa suizo-francesa de Montreux, con su delicada arquitectura de la belle époque y su impasible vista al lago Leman? No, para nada.
Humo sobre el agua, fuego en el cielo , aulla Ian Gillan en el estribillo de Smoke.. ., al referirse al accidente causado por un estúpido con una bengala (cualquier similitud con...). Pero cuesta visualizar la escena o cualquier otra mínima alteración de la paz y el orden, al caminar frente al actual casino, totalmente renovado hace unos cinco años.
Resulta más sencillo, en todo caso, pensar en los lentos paseos que por acá habrá dado la emperatriz Sissi de Austria, aunque su historia haya terminado también de manera trágica, asesinada a pocos kilómetros, en Ginebra. O imaginar a Ravel, o a tres ilustres vecinos rusos de Montreux, Stravinsky, Tchaikovsky y Nabokov, de producción mucho más acorde con la personalidad local que los tirantes riffs de Purple.

Vecinos ilustres

No es casual que al hablar de Montreux se nombre a sus residentes y visitantes más conocidos: la ciudad, como otras, suele vanagloriarse de este tipo de datos. Y cuenta con una larga lista de famosos para hacerlo, encabezada por el fallecido cantante de Queen, Freddie Mercury, al que le levantaron una estatua en el centro mismo de la costanera y cuyo cumpleaños (el 5 de septiembre) es fecha patria y se extiende al Freddie Mercury Weekend . Aunque Roberta, guía turística local, exagera un poco con el recurso cuando se jacta hasta de que acá fue donde "a Zelda, la mujer de F. Scott Fitzgerald, la declararon esquizofrénica".
Pero así es. En el corazón de la llamada riviera suiza , apenas a una hora de Ginebra, esta unión de siete pequeñas villas, con unos 23.000 habitantes, ha seducido a británicos y continentales desde el comienzo mismo del turismo moderno, con clima agradable y hoteles palaciegos (Montreux Palace, Caux Palace, Eden Palace, Suisse-Majestic) del siglo XIX, que estuvieron entre los primeros en brindar electricidad, baños privados y más servicios que hoy se dan por garantizados, pero que entonces serían el colmo del lujo.
Por otra parte, la ciudad ha adoptado también a no pocos millonarios de todo el mundo, atraídos por una interesante combinación: la buena vida junto al mayor lago de Europa occidental y, más que nada, los beneficios de la relajada política fiscal suiza.
Hoy, hasta los suizos se impresionan con los valores de algunas propiedades sobre la orilla norte del profundo y frío mar de Suiza (que ingleses, alemanes y otros llaman lago de Ginebra). No obstante, la ciudad mantiene un perfil discreto, sencillo, sin tiempo para el exhibicionismo.

Lord Byron estuvo aquí

De hecho, lo que hay para hacer en Montreux es bastante básico: paseos por el lago en viejos barcos de vapor, tipo Mississippi; el mencionado casino, más bien provincial; el Castillo de Chillon, del siglo XII, famoso por haber inspirado un poema de lord Byron (estuvo ahí y grabó su nombre en una columna de los calabozos del sótano), pero relativamente pequeño, aunque espectacularmente ubicado sobre el agua; la Grand-Rue, que como calle comercial no es de las más glamorosas ni mucho menos de las más extensas; una gastronomía con sabor casero y un simpático vino blanco, pero que obviamente no compiten con la producción de los vecinos franceses e italianos
El gran atractivo de Montreux debe ser entonces , bueno, lo suizo. Precisamente el ritmo pausado y ese bienestar sin opulencia. Y para los comunitarios, algo más curioso, según explica Nicolaus Mani, a cargo del complejo turístico de Rochers-de-Naye (ver recuadro): "Desde la creación de la Comunidad Europea y del euro, algunos vienen a Suiza sólo para volver a tener esa sensación de estar en un país extranjero, de usar otra moneda".
Montreux tiene también el entorno, con el lago por un lado y los Alpes del otro, con sus pinos, sus trenes escénicos y prolijas cabañas y vaquitas, dignas de una publicidad de chocolate suizo. Y los spa y las clínicas, como la célebre Prairie, junto con varias escuelas de hotelería que prestigian la región.
Con la comodidad del imbatible sistema ferroviario suizo (ver aparte), Montreux es un buen destino para incluir en un recomendable circuito Leman junto con Ginebra, Lausanne (Museo Olímpico) y Vevey (Nestlé; casa y tumba de Chaplin). Si para Nabokov, Sissi, Freddie Mercury y Bill Gates estuvo bien, ¿por qué no?

DATOS UTILES

Cómo llegar

Montreux está ubicada en la región suiza de Montreux-Vevey, a una hora en auto o tren desde Ginebra y cuatro horas en tren de alta velocidad desde París.

Dónde dormir

De profunda tradición hotelera, la experiencia-Montreux pasa por alojarse en uno de sus edificios de la belle Epoque con vista al lago. El Montreux Palace es el más tradicional. El también centenario Suisse Majestic, cuatro estrellas, es uno de los mejor ubicados, con habitaciones dobles desde 340 francos suizos (o 212 euros). www.suisse-majestic.com

Castillo de chillon

Abierto todos los días del año, excepto el 1° de enero y el 25 de diciembre. Horario de octubre a marzo: 9.30 a 17. Entrada para adultos, 12 francos suizos.

En Internet

Un sistema que marcha sobre rieles

El transporte público suizo no sólo es modelo de eficiencia por sus medios, diagrama y puntualidad. También es un ejemplo de comercialización.
Comprar un pasaje punto a punto en este país puede resultar bastante caro. Pero el Sistema de Transporte Suizo diseñó un único pase, relativamente accesible (siempre que se aprovechen
bien sus posibilidades), para utilizar libremente en trenes y micros, tanto de media distancia como interurbanos en 38 ciudades del país, además de beneficios como entrada libre a 450 museos y descuentos del 50% en otras tantas atracciones turísticas, en especial en las montañas.
Existen distintos tipos de pases: el normal; uno para menores de 26 años (menores de 16 acompañados por sus padres, viajan gratis); otro para quienes viajan de a dos, y otro más, el Flexi, que ofrece la posibilidad de viajar en días no consecutivos.
También varían en su validez, que puede ir de cuatro días (desde 161 euros) a un mes (desde 357). Además de trenes convencionales para ir de una ciudad a otra, el sistema cuenta con varios trenes escénicos, como el Glaciar Express o el tren temático de Guillermo Tell, donde lo importante es el viaje en sí con sus espectaculares vistas del paisaje suizo. La Golden Pass Line es una de ellas y une justamente Montreux con Lucerna.
Para más datos y ventas en América latina, www.raileurope-la.com

Rochers-De-Naye, marmotas y yurts

Un breve ascenso en funicular hasta la villa de Glion, y un espectacular trayecto de veinte minutos más en tren panorámico de la línea GoldenPass por las montañas llevan desde el centro de Montreux hasta el indefinible complejo Rochers-De-Naye, a 2045 metros sobre el nivel del mar y sobre las nubes. Allí esperan, sin orden en particular: el Paraíso de la Marmota (criadero con la mayor colección de ejemplares de distintos lugares del mundo y centro de interpretación); dos renos, que a partir de noviembre se utilizan para la casa de Papá Noel que allí se arma; un jardín alpino; café, restaurante, gift shop y…, ¡siete yurts! Sí, siete típicas carpas mongolesas con muebles originales se encuentran disponibles para quien (por alguna razón) quiera pasar allí una noche.
Más allá de esta excentricidad, Rochers-De-Naye es un excelente punto de partida para cambiar de aire y encarar varios senderos de trekking, escalada o bajada en bicicletas de montaña, que se pueden subir hasta allí en el tren.
www.mob.ch

Todo el jazz

Desde 1967, el Festival de Jazz de Montreux es un gran ejemplo de lo positivo que puede resultar un evento así para el desarrollo de la marca ciudad. Ya por su edición número 42, este acontecimiento puso a la villa en el mapa como no lo hubiera logrado ninguna campaña publicitaria oficial.
Ideado por el suizo Claude Nobs, tiene lugar las primeras semanas de julio y convoca a músicos en general, mucho más allá de las fronteras del jazz. Con ocupación hotelera total (hay que buscar alojamiento en ciudades vecinas como Vevey y Lausanne), la ciudad prácticamente se cierra para poner en escena una programación de más de 300 conciertos, la mayoría gratuitos, incluyendo tanto artistas ignotos del último rincón del mundo como luminarias del brillo de Miles Davis y Ella Fitzgerald. Tal es la intensidad del festival que en esos días los francos suizos son reemplazados por los jazz, que se utilizan para ingresar a un recital o para comer una salchicha en un puesto callejero.
www.montreuxjazz.com

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?

Clases 2024. ¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?


por Sole Venesio
Tapa de revista OHLALÁ! de abril con Gime Accardi

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.