Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

París (a veces) rima con petit prix

Algunas recomendaciones de experto para que las vacaciones en la Ciudad Luz no se apaguen




No hace falta tener billetera de cuero de erizo, como dicen en Francia, para querer gastar un poco menos en París. Porque el euro es caro y las tentaciones son muchas. Sin embargo, la ciudad sabe adaptarse como un guante a los bolsillos menos provistos, sin privarse de la cultura, de la buena mesa ni de las compras. Por algo se dice que París rima con petits prix (precios bajos), y a veces también con gratuit, con distintas opciones según la época del año.

Por los museos

Anote, antes que nada, que el primer domingo del mes los museos son gratuitos, incluyendo el Louvre, el Museo D´Orsay (en ambos la entrada habitual es de 9,5 euros) y el Museo Rodin (6 euros). Vaya temprano, y después salga para gozar el arte en la calle: las fuentes de Nikki de St. Phalle cerca del Pompidou, las columnas de Buren en el Palais Royal o las Tres Ninfas de Maillol en las Tullerías. Otra opción: la tarjeta Museum Pass, a 30 euros por dos días, con decenas de museos y monumentos incluidos.
Con la primavera, además, llegan los conciertos gratuitos a los parques y jardines, y el cine al aire libre proyectado en la inmensa pantalla inflable del Parc de la Villette.
En verano, los curiosos pueden aprovechar también la Jornada Europea del Patrimonio para descubrir sin pagar ni un euro prestigiosos monumentos públicos y edificios privados, incluyendo el Palacio del Elíseo. Y para refrescarse después de la larga espera está Paris-Plages, las playas públicas a orillas del Sena (en invierno, la propuesta es patinar sobre hielo frente al Hotel de Ville).
Justamente en los meses de verano (junio y julio), además, los cazadores de ofertas están atentos a las liquidaciones en todas las grandes cadenas de Francia. Liquidación aparte, todas las grandes marcas tienen su outlet en La Vallée Village y otros locales "de stock", para comprar a mitad de precio.

No sólo sándwiches

Claro que, quien sale, come. ¿Barato? También se puede. Algunos restaurantes de la capital sirven gratis a sus clientes un plato popular (bebidas aparte), como el cous-cous de los jueves por la noche en Aux Trois Frères, o los mejillones con fritas del Tribal Café los miércoles. Además de no pagar, el ambiente multicultural en un barrio de inmigrantes dará otra mirada de París.
Otra forma de comer barato es sentarse en los mostradores de bistrots y cafés (sin olvidar una regla sencilla: cuanto más turístico... más caro) o, simplemente, comprarse los ingredientes en cualquier supermercado Monoprix, con sucursales incluso sobre los Champs-Elysées y St. Germain, para comer una baguette en las plazas y bancos públicos. Los Monoprix son también es un buen lugar para llevar de regreso, como souvenir por pocos euros, algún típico producto francés: pastillas Vichy; chocolates pyrenéens (solo en invierno); mostaza de Dijon; esos pequeños dulces llamados calissons d´Aix; turrones de Montélimar; galletitas bretonas... y por supuesto vinos de Burdeos. Más barato aún se promociona la cadena de supermercados Lidl, aunque no tan fácil de encontrar en París, sino más bien en ciudades chicas del interior. Para sentarse un rato a la mesa a metros del Arco del Triunfo y otras locaciones estelares, La Pomme de Pain es un local de sándwiches con buenos precios (a partir de 4,5 euros).

Movilidad y alojamiento

A la hora del transporte, al metro no hay con qué darle. La tarjeta Paris Visite tiene opciones por 1, 2, 3 o 5 días en las principales zonas, que abarcan según la opción toda la red de metro, RER (red expreso regional) y ómnibus parisienses, pero no los aeropuertos. Cuesta entre 9 y 29 euros, para las zonas 1-3, y entre 19 y 50 para las zonas 1-6, según la cantidad de días.
Desde los aeropuertos, en cambio, convienen los buses de Air France: 11,5 euros viaje de ida o vuelta; 18,5 si se compra ida y vuelta al mismo tiempo. Para más de cuatro personas, tiene 15% de descuento.
Claro que el turista tiene otras necesidades. Una de las más elementales es el baño. Pero París ya lo pensó, con las famosas "sanisettes", toilettes públicos gratuitos (pero si se quiere lujo con diseño, probar el Point WC de los Champs-Elysées). Otra no menos elemental es el alojamiento, y para encontrar buenos precios convienen las cadenas como B & B, presente en toda Francia. Hay habitaciones dobles desde 37 euros, con un extra muy buscado: Wi-Fi gratuito. En promedio, un hotel de categoría económica cuesta en torno a 80 euros, pero hay opciones más baratas: las "chambres d’hotes" (bed and breakfast) y los albergues de la juventud. Fuera de París, las "gites" son un sistema de alojamiento rural acogedor y accesible.
Por Pierre Dumas
Para LA NACION

Datos útiles

  • La Vallée Village: 3 cours de la Garonne, 77700 Serris - www.lavalleevillage.com
  • Alaïa Stock; 18 rue de la Verrerie, Paris 4e - Tel +33 (0)1 42 72 19 19
  • Cacharel Stock: 114 rue d´Alésia, Paris 14e - Tel +33 (0)1 45 42 55 04

Comidas

  • Le Tribal Café: 3 cour des Petites-Ecuries, Paris 10e - Tel +33 (0)1 47 70 57 08
  • Les Trois Frères: 14 rue Léon, Paris 18e - Tel +33 (0)1 42 64 91 73
  • La Pomme de Pain: 50 avenue des Champs Elysées, abierto de 5.00 a 2.00. También sucursales en la Opera, Montmartre, el Quartier Latin, Montparnasse. www.pommedepain.fr .

Alojamiento

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

Método Pathwork: ¿qué es y de qué se trata esta técnica de transformación personal?

Método Pathwork: ¿qué es y de qué se trata esta técnica de transformación personal?


por Euge Castagnino
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.