Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

París agita su fantasma

Historia, belleza y cultura jalonan un paseo por el Museo de la Opera




PARIS, Francia (El Tiempo. Grupo de Diarios América).- El Fantasma de la Opera realmente existió. No fue, como siempre se ha creído, una criatura de la imaginación de los artistas, la superstición de los administradores o el producto del absurdo e impresionable cerebro de las jóvenes del ballet, los acomodadores o el conserje. Existió en carne y sangre, a pesar de que asumió la apariencia de un fantasma.
Y a juzgar por la sensación que invade a quienes visitan el edificio de la Opera de París, esa imagen espectral de la que habla Gaston Leroux en el comienzo de su inmortal obra literaria, El Fantasma de la Opera todavía se pasea por cada rincón del Palacio Garnier.
Quizás influyan las miradas frías de las estatuas que vigilan los salones del teatro. Tal vez, la majestuosidad de una de las obras arquitectónicas más imponentes de París. Quién sabe cuál es la causa real de esa sensación que obliga a los visitantes a mirar sobre sus hombros en busca de una sombra que explique por qué se sienten observados.
La historia de la Opera de París se remonta a 1858, cuando Napoleón III decidió construir un escenario para la difusión de este arte. En diciembre de 1860 se realizó una competencia en la que participaron 171 arquitectos, y en la que Charles Garnier entregó un diseño que fue escogido por unanimidad.
La construcción se inició en 1861 y pasaron 14 años antes de que fuera finalizada. En un comienzo, las obras se demoraron porque en el terreno se encontró una capa de agua que debió ser drenada para construir la base del edificio. Para mantener una presión estable fue necesario volver a poner agua en el pozo, lo que inspiró a Gaston Leroux para crear la leyenda del lago subterráneo en que moraba el fantasma. Luego, la Guerra Franco-Prusiana de 1870 y la Commune (Revolución de París) interrumpieron la obra, hasta que el incendio del antiguo teatro en la rue Le Peletier forzó su reanudación, en 1873.
El teatro fue inaugurado finalmente en enero de 1875, durante la Tercera República, por parte del mariscal Mac-Mahon. Desde entonces, la Opera ha sido objeto de múltiples restauraciones sin que el diseño original de Garnier haya sufrido cambios que la afectaran.

Una leyenda viva

El Palacio Garnier no es sólo una escala inevitable para los amantes del canto: desde el turista desprevenido hasta el arquitecto más reconocido pueden disfrutar de su majestuosidad. Es un recorrido durante el cual la araña de ocho toneladas que ilumina la sala hace pensar con temor en la escena que ha hecho famoso el montaje de Broadway, basado en la obra de Leroux, en que el chandelier cae sobre el público.
La entrada al palco número cinco, desde donde el fantasma se deleitaba con las interpretaciones de Christine Daée, mezcla la incertidumbre con las ganas de encontrar allí sentado un personaje de capa negra y máscara blanca.
La experiencia perdura en la mente como las notas de la melodía que la estatua de Apolo toca en su lira, y que sirven como remate a la estructura de una obra llena de fantasmas que sí existen.

Recomendaciones

Cómo llegar

  • El pasaje de Buenos Aires a París cuesta 822 dólares, ida y vuelta, con impuestos incluidos, por Aerolíneas Argentinas.

Visitas

  • El Museo de la Opera abre todos los días, de 10 a 16.30; cierra ocasionalmente para ensayar.

Alojamiento

  • Una habitación doble en el hotel De Crillon, de 5 estrellas, cuesta aproximadamente 628 dólares; el Residentiale Chambiges, de 4 estrellas, 192.
Jaime Dueñas Montaño

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?

Clases 2024. ¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?


por Sole Venesio

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.