Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Programa puntano: sierras, embalses y buen chivito

Desde la capital, una vuelta por Potrero de los Funes, El Volcán y El Trapiche




SAN LUIS.- La capital de esta provincia tiene una característica estratégica para el turismo: cuenta con una variedad de circuitos serranos a poco kilómetros, fáciles de recorrer haciendo base la ciudad.
Hacia el Norte, por ejemplo, atravesando el Puente Blanco, se puede iniciar una alternativa sobre un recorrido de escasos 50 kilómetros. Por la ruta provincial 20 se va faldeando la punta de las sierras de San Luis (origen del gentilicio puntano con que son conocidos los habitantes de la provincia), y en la rotonda próxima se gira hacia Las Chacras, lugar donde San Martín estableció en 1819 su campamento militar para adiestrar los escuadrones de voluntarios locales que integraron el Ejército de los Andes.
Después de 16 km el itinerario lleva hacia la quebrada de los Cóndores. El paso es muy breve, pero por demás aconsejable para disfrutar las sierras cortadas a pique, donde el camino se interna y asciende entre altísimos paredones de piedra.
A su término se abre a la izquierda el circuito que rodea el embalse de Potrero de los Funes, un lago artificial que descansa en el fondo de un imponente anfiteatro abierto por la naturaleza entre cumbres elevadas. El embalse construido en 1876 fue el primero que existió en el país, nada menos, y ahí se practican deportes náuticos y se pesca pejerrey. Muy cerca está la pequeña villa urbana con callecitas zigzagueantes que trepan hacia el arroyo y la zona de campings.

Para estacionar

El próximo punto es El Volcán, típica aldea serrana que se extiende sobre ambas márgenes del río homónimo. La calle principal serpentea entre una serie de curvas, subidas y bajadas, mientras que a los costados del camino se suceden hoteles, residencias, campings y casitas de fin de semana. Es una villa solariega en medio de un singular entorno natural poblado desde la época colonial por estancias de larga tradición.
Atención: en un recodo del sendero, un amplio sector invita a estacionar para visitar algo imperdible, el balneario La Hoya, donde el río forma entre paredones rocosos una pileta natural rodeada de saltos.
Muy cerca de esta villa está el dique Cruz de Piedra, moderna obra sobre el río Cuchi Corral. Si la idea es seguir hacia el Noroeste, se llega a El Trapiche, una antigua localidad cuyo nombre deriva del sistema empleado en otras épocas para la molienda del oro que llegaba de Carolina.
Situado en una suave hondonada, este sugestivo rincón serrano está surcado por arroyuelos en cuyas orillas se mecen sauces llorones. El Trapiche es el remanso preferido para quienes buscan algunos días de total descanso.
No se puede pasar por alto el chivito al asador, clásico plato puntano. Muy cerca de esta localidad se encuentra el paraje Siete Cajones, atractivo balneario natural formado en el río Grande donde el cauce se convierte en enormes piletas naturales socavadas en la roca viva por la erosión fluvial.
Al retornar a El Trapiche por un camino lateral se podrá visitar el dique La Florida, a unos pocos kilómetros. Es el mayor embalse del circuito y su extenso muro de 75 metros de alto posibilita el paso de la ruta vehicular.
También en este embalse se practican esquí acuático y la pesca deportiva del pejerrey. ¡Hasta se bucea! En sus orillas, además, hay clubes náuticos, campings y la Reserva Florofaunística que en 340 hectáreas alberga especies como el lagarto overo, puma, águila mora, cóndor y aguilucho, entre otras.

Movimiento urbano

En la capital, también hay para ver. Se puede empezar por una vuelta por la zona céntrica para visitar la plaza principal Pringles y sobre sus veredas los barcitos cobijados por una frondosa arboleda.
Frente a la plaza se alza la catedral, monumental arquitectura de 1883. Por la calle Rivadavia es posible recorrer la arteria comercial, hasta llegar a la plaza Independencia que marca el centro cívico de la ciudad, con la Casa de Gobierno, el Palacio de la Legislatura y el de Tribunales sobre sus laterales.
Allí también se encuentra el convento de Santo Domingo, del siglo XVIII, y se constituye como el edificio más antiguo de San Luis. A escasos metros cierra el recorrido el Centro Artesanal San Martín de Porres, que cobija una curiosa fábrica de alfombras y tapices fundada en 1949, bajo la Orden de Predicadores de Padres Dominicos Sanluiseños.
Los elementos de confección siguen siendo los mismos: el peine para prensar el tejido y la tijera para agrupar los nudos. La fabricación es manual, con lana de oveja escardada y teñida con pigmentos y cromo.

Datos útiles

Cómo llegar

Desde Buenos Aires son 790 km por ruta nacional 7. En ómnibus, desde 60 pesos el pasaje. En avión desde 400 pesos (ida y vuelta).

Alojamiento

San Luis capital cuenta con una variada infraestructura hotelera. La habitación doble cuesta desde 60 pesos. Las localidades del circuito también poseen lugares para hospedarse. Hay campings en Potrero de los Funes, El Volcán, El Trapiche, Dique La Florida y Carolina, con precios que rondan entre los 2 y los 3 pesos por persona, y entre 3 y 5 la carpa.

En Internet

Marcelo Ruggieri

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿Qué hacer en Mar del Plata?: las mejores 6 atracciones para disfrutar de la ciudad

¿Qué hacer en Mar del Plata?: las mejores 6 atracciones para disfrutar de la ciudad


por Euge Castagnino
Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.