Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Que fluya




"Me cansé de remarla, ahora quiero hacer un poco la plancha", me dije a mí misma ayer después de sacar esta foto y de varios minutos trabajando intensamente los brazos. Lo dije literalmente, pero la frase me quedó resonando (como metáfora).
Y antes de que me acusen de haragana, aclaro algo que ya saben, que soy cultora, apasionada del trabajo (apasionada de la vida, el más complejo de todos los trabajos), pero entiendo, cada vez más, que éste no siempre significa esfuerzo.
A veces el desafío es justo justo lo contrario.
A veces la invitación es a soltar y aceptar/asumir el curso imprevisto de los acontecimientos.
A veces, muchas veces, la fuerza está en la honestidad del propio deseo, que dice "ey, no, yo no quiero esto"... que en una mente que se aferra a lo conocido por temor al cambio.
¡Ya lo dije! ¡Sí! ¡Tantas veces! Los esfuerzos –desmedidos- en general terminan resultando ridículos. En vano.
Fue en vano haberme quemado las pestañas estudiando Filosofía por las noches, padeciendo ese rigor académico... cuando mi vida sin dudas no tenía que ver con una perfección de ese tipo... (más tarde hasta me daría el lujo de no tener un título universitario).
Fue en vano alienarme en la producción de tele, convertirme en un stress con patas, produciendo contenidos que ni fu ni fa, cuando -también- sabía que ese universo me era ajeno, y ya me había dado lo suficiente.
En vano los intentos hechos para ser querida por determinadas personas que por alguna razón mi mente ponía allá en lo alto, calificando de "importantes" (nadie se hace amigo a partir de ello).
Y como esos ejemplos, tengo varios. Unos cuantos. Esfuerzos exagerados en querer que la vida sea según un plan o idea, en lugar de abrirme a la impredecibilidad y autenticidad de su propuesta. De sus giros y cambios. Que esto da vértigo, no hay dudas, pero la vida-vuelo sin esas cosquillas de todo comienzo, ¿valdría la pena?
"Que todo lo anterior no fue en vano", ya las escucho diciéndomelo. Sí, lo sé. ¡Sin todo ello no podría estar escribiendo este texto!
¡Miren todo lo que disparó un remo! Un remo, la visita al río, las charlas con madre, las cabalgatas que repetimos arriba de Pancha, sentarnos a la noche a mirar el cielo, etcétera, etcétera.
En fin, aquí estoy, empezando -de a poco- a despedirme de Entre Ríos, de este paraíso lleno de palmeras (de 400 años), agradeciendo la gentileza de almaviajera, ¡y preparándome para mi vuelta!
¿Algún gran esfuerzo que resultó ridículo, mirada retrospectiva de por medio?Y como buen viernes, bienvenidos los pensamientos mínimos, sueltos, descosidos, sin filtro.
¡FELIZ DÍA DE LA MUJER!
¡Feliz día de la mujer, mamá!

¡Feliz día de la mujer, mamá!

China a punto de sumergirse, en La Aurora del Palmar.

China a punto de sumergirse, en La Aurora del Palmar.

Haciendo la vertical en la pileta.

Haciendo la vertical en la pileta.


PD: ¡Últimos lugares en Seminario de marzo! Ablandar la mano

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

“Muchacha, hacete el Papanicolaou”

“Muchacha, hacete el Papanicolaou”

Tapa de revista OHLALÁ! de abril con Gime Accardi

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.