Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Salidas por la región para los que tienen alma de explorador

Se puede ir al trote, beber y picar carbón




CHILLAN.-- Las vacaciones en Termas de Chillán están programadas no sólo puertas adentro del resort, sino también afuera. Una excursión de día completo lleva al mercado artesanal de la ciudad de Chillán, a 80 km, y luego al valle de Itata, donde están algunas de las viñas más australes de Chile.
El enólogo de Casas de Giner, Juan Ledesma, recibe a los visitantes junto a las viñas y explica que esta región, de lomas suaves, ríos y bosques frondosos con muchos eucaliptos, fue una de las más importantes en la elaboración de cepa país y moscatel durante los tiempos de la colonia. Allí mismo, Casas de Giner, empresa familiar con 30 años de trayectoria, se dedica en la actualidad a la producción de vinos finos. Se puede hacer una cata acompañada por quesos de su merlot, malbec, cabernet-sauvignon, chardonnay y el infaltable carmenere. Pasar el día de campo allí es una muy buena elección, con almuerzo, cabalgatas, junto a la casa colonial y las barricas de 100 años que se mantienen íntegras al lado de las de acero inoxidable.
Esta salida también incluye una visita a la bodega Tierra y Fuego. Su anfitrión es el suizo Michel Rufenacht, uno de los propietarios, que con orgullo presenta a la bodega como la que mayor variedad de vinos produce en Chile, desde 1999. Lo que resulta curioso es que hacen vinos blancos a partir de cepas malbec y merlot y también maduran en barricas francesas vinos de uva país. Pueden gustar o no, pero no se puede negar que son originales.
Los que busquen algo de adrenalina en las salidas, Termas de Chillán organiza una cabalgata de 6 horas por la Cordillera, que atraviesa ríos de aguas cristalinas originados por los deshielos en esta época del año. Una vez junto al río Diguillín se puede despuntar el vicio de la pesca e intentar sacar una trucha.
Si el escarpado relieve de la montaña asegura una sensación de libertad, la excursión que lleva a Lota, la mina de carbón que está a 230 km de Termas de Chillán, cerca de Concepción, invita a experimentar la total oscuridad y el encierro.

Bajo tierra

A orillas del Pacífico, Chiflón del Diablo, nombre fantasía de la mina, comenzó a ser explotada en 1852 por la familia Cousiño, una de las más ricas de América del Sur, y dejó de funcionar en 1976 por razones económicas. Hace ya cuatro años que es una atracción turística, y actualmente está en su mayor auge desde el reciente estreno de la película Sub-terra, del chileno Marcelo Ferrari, que retrata la vida de los mineros de Lota. Junto a la entrada a la mina puede observarse la pulpería La Quincena y los pabellones donde habitaban las familias, que solían ser muy numerosas. Pero no es más que un set de filmación, aunque refleje fielmente cómo vivían.
Si se llega hasta allí, el paso obligado es el descenso por el Chiflón del Diablo. Eso sí, hay que tener en cuenta que se trata de una mina artesanal, una de las pocas en el mundo que tiene ventilación natural; que se interna 500 metros bajo el fondo del Pacífico y un kilómetro hacia adentro.
Si no se padece de claustrofobia, hay que confiar en la experiencia de los ex mineros devenidos guías, seguirlos con el casco con linterna, deslizarse por las galerías mientras comparten viejas historias y picar carbón en cuclillas, tal como lo hacían ellos Sus turnos eran de 8 horas. A los ocho años se los adaptaba a la oscuridad, a los 13 recibían su primer contrato por el que recibían fichas como forma de pago para canjear por comida en la pulpería.
Si se quiere ver lo que sucedía en esos tiempos sobre la superficie de la tierra, vale la pena darse una vuelta por el Museo Histórico de Lota y el Parque de Isidora Cousiño, con estatuas de estilo clásico, fuentes y especies de árboles y plantas de varias partes del mundo.
Desde allí se tienen vistas panorámicas muy bellas del puerto desde donde partía la flota, también de los Cousiño, que exportaba el carbón a Inglaterra.
En las cercanías, Chivilingo es el sitio donde en 1897 se hizo la luz por primera vez en Chile. Allí se conservan intactas las piezas de la primera central hidroeléctrica diseñada en América del Sur por Thomas Alva Edison, construida para abastecer de energía a la mina de carbón.
Junto al río Chivilingo, dentro de un parque de 6 hectáreas, también se puede almorzar ricos pescados y mariscos.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido


por Redacción OHLALÁ!
tapa de revista OHLALA! de mayo con Zoe Gotusso

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.