Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Show de animales con conciencia ecológica

Mundo Marino, el acuario de San Clemente del Tuyú, ayuda a reflexionar sobre el cuidado del medio ambiente y la preservación de las especies




Pingüinos que llegan empetrolados, una orca que apareció varada en la costa perdida de su familia, delfines en peligro de extinción. Mundo Marino, en San Clemente del Tuyú, a 310 km de Buenos Aires, hace tiempo que dejó de ser simplemente un gran acuario para ver animales. De a poco, con los años y con el gran cambio de paradigma en cuanto al cautiverio, la fundación, que creció a un costado del parque, gana cada vez más espacio.
"La misión de Mundo Marino ya no es que se conozcan los animales, sino preservarlos, para que sigan existiendo y no se pierda la especie. La entrada que se paga al parque es para financiar la fundación", cuenta Gloria Veira, con más de 30 años en la empresa y encargada de la locución en el show de la orca y los delfines.
La lista de animales amenazados es cada vez más larga, como los delfines nariz de botella; los hipopótamos por sus dientes de marfil; las tortugas marinas que comen plástico y se mueren; los tiburones y las rayas, entre otros.
"Proponemos una reflexión sobre el medio ambiente y el ecosistema, por eso renovamos las presentaciones didácticas que hacemos de cada especie y explicamos al público esta problemática para que cada uno pueda aportar su granito de arena. Tratamos de concientizarlos. Que cuiden las playas y el mar sin tirar plásticos y basura que daña y mata a los animales y, además, contamina."
Desde la fundación se encargan de rescatar y rehabilitar animales para que vuelvan a su medio natural, algo similar a lo que hace la fundación Temaikén. También cuentan con un banco de preservación genética de animales que ya no se ven para evitar que desaparezca la especie.
El gran salto de Kshamenk, la orca de ocho toneladas de peso

El gran salto de Kshamenk, la orca de ocho toneladas de peso - Créditos: Andrea Ventura

En los más de 30 años la lista incluye más de 8000 animales recuperados, entre ellos 2500 pingüinos empetrolados.
La mayoría de los animales del parque nacieron en cautiverio, como 9 de los 11 delfines que tienen, y los pingüinos y por esa razón no pueden volver a su medio natural. "Muchos animales eligen quedarse porque generan vínculo con el hombre y no podrían vivir en libertad.".
Los visitantes se encuentran con un gran predio moderno y muy bien cuidado para recorrer, que fue creciendo con los años y que nada tiene que ver con el camping con unas piletas donde llegaron los primeros delfines hace más de 30 años.

Orca, delfines y lobos

A Mundo Marino hay que dedicarle varias horas, para ver los espectáculos protagonizados por animales, recorrer los distintos ambientes y hasta jugar en el parque de redes, puentes y toboganes. Si es posible elegir un día nublado o de no tanto calor. Una buena alternativa para esos días frescos, ventosos y poco amigables para ir a la playa, de los que abundaron durante este febrero.
La gran orca Kshamenk es la estrella de Mundo Marino. Se quedó varado hace años en las costas, cuando era bebe y no sabía comer solo. Ahora con ocho toneladas de peso hace acrobacia y saltos junto con delfines en un gran anfiteatro y deja a los asistentes con la boca abierta, sobre todo, cuando en el gran salto final se aproxima hacia el público y moja las primeras filas.
Tener este gran animal no es sencillo: "Come más de 100 kilos de pescado por día y de premio unos enormes cubos de gelatina con sabor a pescado", cuanta Veira, que tres veces por día, desde la cabina de locución presenta sus destrezas y explica sobre su vida.
Los delfines lo acompañan con sus piruetas, en un ballet muy bien sincronizado.
Los lobos marinos también dan su espectáculo en otro escenario y otro show recrea un arca de Noé con animales terrestres y aves.
Además se ven tiburones, rayas, flamencos, hipopótamos y animales terrestres autóctonos y exóticos, como monos capuchino, avestruces, ciervos, llamas, antílopes de África y carpinchos en un safari abordo de un híbrido entre camión y tren. También se visita un sector de animales de granja a los que se puede alimentar.
También hay un sector de pingüinos, con ventiladores en un hábitat que recrea el original. Además de algunos que llegaron empetrolados y se quedaron, Mundo Marino tiene un centro de reproducción de pingüinos.

Datos útiles

Cómo llegar. San Clemente está a 310 km de Buenos Aires, sobre la Ruta Provincial 11.
A Mundo Marino se accede desde San Clemente, por dos caminos (uno de tierra y otro de asfalto, según el gusto de cada uno), muy bien señalizados. Está en Av. Décima
N° 157, al lado del puerto. Informes, (02252) 43-0300.
Tarifas. Mayores de 11 años, $ 399. Menores de 3 a 10, años, $ 339. Estacionamiento, $ 65. Descuento por compra online.
Horarios. Hasta fin de mes, está abierto todos los días, de 10 a 18. Hasta el 26 de marzo de 10 a 18. Luego sólo fines de semana, feriados y vacaciones de invierno.
www.mundomarino.com.ar

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?

Clases 2024. ¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?


por Sole Venesio
Tapa de revista OHLALÁ! de abril con Gime Accardi

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.