Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Soberanía alimentaria, la elección en nuestras manos




Empiezo a escribir, es de noche. Ya hice mis ejercicios de respiración y me siento un poco mejor. Lo chequeo. Es increíble cómo la buena oxigenación te cambia, el aire se siento menos denso. Por un rato parezco flotar. Pero después me acomodo delante de la compu y miro la pantalla en blanco.
¿Y sobre qué tema hablar, cuándo hay tanto por decir? El ruido, a veces, no me deja ver lo que es importante. O presupongo que ciertos temas pueden ser aburridos para los lectores. Pero aun así quiero hablar de cosas que pasan y nos afectan, aunque no se vean demasiado, o sean pocos los medios que cubren esa clase de noticias.
Los que leyeron el blog -y si no, les cuento- saben que el año pasado cursé la Cátedra de Soberanía Alimentaria. Me interesaba conocer el costado político de la cuestión, y también quería compartir esa información. Hay mucho todavía por aprender, aunque algunas luchas lleven años sin demostrar grandes cambios. Por ejemplo, quiero saber más sobre el papel de la empresa Monsanto en nuestro país, el rol que juega en la economía y lo perjudicial que pueden resultar sus productos para la salud.
Monsanto es acusado por vender productos contaminantes, como los que contienen glifosato (a través de la marca Roundup), un agroquímico que se utiliza en las plantaciones y que está comprobado que afecta a la salud humana. A partir de un comunicado reciente de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que lo reclasifica como probable cancerígeno, médicos cordobeses solicitaron su prohibición en Argentina. Las pruebas sobran. Si bien Monsanto no es la única empresa que lo produce, es una de las más importantes a nivel mundial y acaparó el mercado. Al volverse las plagas y las malas hierbas cada vez más resistentes al herbicida, también aumenta su uso para erradicarlas. Nada más ilustrativo que el documental El mundo según Monsanto.
También muestra, por ejemplo, la manipulación del ganado a través de la hormona de crecimiento bovino para que produzcan más leche y los antibióticos que se les coloca para que puedan soportarla. La misma leche que llega a los supermercados y se toma todos los días.
Ahora: la cuestión de las semillas. ¿Cómo fue que se adjudicaron el poder de crear semillas transgénicas incapaces de reproducirse de la forma en que la naturaleza lo hizo durante siglos? ¿Por qué dejamos que lo hicieran? ¿Cómo es que se los obliga a los granjeros, en varias regiones, a usar semillas provistas por Monsanto? La justificación de la Ley de Patentes es que las protegen, que mejoran su rendimiento y calidad. La realidad es fácil de adivinar. Prometen productividad y buenos negocios pero no hablan del verdadero costo al usarlas. Nuestros alimentos están en manos de una empresa desde su origen, los agricultores se vuelven rehenes de un sistema macabro. Nosotros también.
No es la primera vez que hablo sobre el tema, el documental es de 2008 y sigue siendo actual, pero creo que es necesario recordarlo. Mientras que las acciones de la empresa cayeron en los últimos meses por el cuestionamiento que se les hace a sus productos, Argentina es el tercer país, después de Estados Unidos y Brasil, que ocupa sus tierras con cultivos transgénicos, con 24,3 millones de hectáreas, en su mayoría monocultivos de soja y maíz destinados a la exportación. Ellos dependen, claro, de los pesticidas. Las denuncias siguen ocurriendo, las voces se levantan en su contra, pero no hay una resolución en nuestro país que limite el poder de Monsanto.
Para conmemorar el Día Mundial de la Salud, el 7 de abril se llevó a cabo la Segunda Jornada de Salud, Nutrición y Soberanía Alimentaria en la Facultad de Medicina. Así se mostró la otra cara del asunto. Fueron invitados a dar una charla, en una de las mesas, productores familiares de alimentos agroecológicos que dieron su testimonio para comprobar que todavía se puede producir de manera sustentable y respetando la biodiversidad.
El doctor Medardo Ávila Vázquez, coordinador de la Red Universitaria de Ambiente y Salud y miembro de Médicos de Pueblos Fumigados habló con Alicia Barchuk, profesora asociada de Ecología Agrícola de la Universidad Nacional de Córdoba acerca de la influencia de las empresas en nuestras elecciones. También se recordó al doctor Andrés Carrasco que murió en 2014 y fue uno de los médicos investigadores del CONICET que denunció los efectos de las fumigaciones en los pueblos cercanos a los terrenos sembrados.
Entre almuerzos, actividades culturales y recreativas, y venta de productos saludables, antropólogos, periodistas, licenciados en Nutrición, estudiantes, amas de casa y cocineros, hablaron sobre el derecho que tenemos a elegir las políticas de producción, distribución y consumo de los alimentos, uno de los principios básicos que desde la cátedra se promueve, y a los que Miryam Gorban, su coordinadora, le dedicó gran parte de su vida.
"Comamos sano, seguro y soberano". Foto: Calisa.

"Comamos sano, seguro y soberano". Foto: Calisa.

En el Aula Magna. Foto: CALISA.

En el Aula Magna. Foto: CALISA.

Almuerzo de productores agrícolas. Foto: CALISA

Almuerzo de productores agrícolas. Foto: CALISA

Comida saludable y colorida. Foto: CALISA

Comida saludable y colorida. Foto: CALISA

Nuestra opción como consumidores es saber de dónde provienen los alimentos, elegir los más sanos y naturales, los que impliquen un comercio justo para los productores. Martiniano Molina, que asistió a la jornada y sabe bastante del asunto, es el organizador del BioMercado, en donde se dan esas condiciones. Este fin de semana, el 11 y 12 de abril, de 11 a 19 hs habrá una nueva edición en la Plaza San Martín de Berazategui, con más propuestas de productos saludables y opciones para almorzar y merendar al paso en un comedor al aire libre. Además de música y talleres para disfrutar.
Y si tienen la suerte de estar en Neuquén, el sábado 11, de 16 a 20 hs, se dará en el Gimnasio Municipal del Parque Central una Charla Taller sobre Alimentación Consciente, de "Mi comida me sana", abierta a toda la comunidad, con entrada libre y gratuita.
A mí me pueden escribir a kariuenverde@gmail.com
Les mando un abrazo grande.
Kariu

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

La vida en verde se termina, la energía se transforma

La vida en verde se termina, la energía se transforma


por Karina Ocampo
tapa de revista OHLALA! de mayo con Zoe Gotusso

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.