Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Sugerencias para templar el ánimo

Cuando se acercan las vacaciones de julio, aparecen las propuestas de las provincias con excursiones, entretenimentos, descanso y diversión; los escenarios comienzan a ofrecer novedades en materia de tarifas




La variedad de destinos que ofrece nuestro país permite satisfacer los gustos más diversos entre quienes se sienten atraídos por las montañas y la nieve, y los que prefieren un clima más templado.
Las vacaciones de invierno son habitualmente esa etapa que se espera con ansiedad, como un alto en el camino, justo en el momento en que se necesita un paréntesis de descanso reparador, ideal para afrontar lo que resta del año.
En esta ocasión, el receso escolar se extenderá entre el 19 y el 30 de julio próximo.
Durante los días previos es cuando se comienza a hacer planes en busca de los destinos, de modo de ajustar los propios gustos a presupuestos adecuados.
Cuanto antes se efectúe la planificación se podrán tomar los recaudos necesarios para asegurar el éxito de las vacaciones. Las provincias ya empiezan a prepararse para brindar lo mejor a los visitantes, grandes y chicos, que se acerquen durante la época invernal.

De todo un poco

El territorio argentino presenta llamativos contrastes y por lo tanto es enorme el abanico de posibilidades para elegir adónde ir.
Hay de todo: por ejemplo, la fertilidad de la tierra y la calidez del clima coinciden para ofrecer una vegetación exuberante en las cataratas del Iguazú, mientras que el Valle de la Luna, en San Juan, seduce con un paisaje de extrañas formas en las que la gran concentración de restos fósiles permite apreciar las especies animales que pisaron esa porción del mapa hace millones años.
Los que buscan alejarse de los grandes centros urbanos y disfrutar de la tranquilidad de unos días sin apuros encontrarán en el apacible ritmo de las poblaciones del Norte la fórmula exacta para renovarse. Las provincias norteñas ofrecen durante el invierno la oportunidad de recorrer muchos de sus destinos sin tener que soportar el rigor de una temperatura demasiado elevada. Estas condiciones permiten disfrutar a pleno de un paisaje de coloridos cerros, valles y quebradas.
El paisaje norteño tiene una de sus mejores expresiones en esas imágenes dominadas por el sol, que descarga su fuerza sobre un suelo agrietado, cubierto por cactos y arboledas al pie de las elevaciones.
Uno de los máximos exponentes es el cerro Siete Colores, que asoma muy cerca del pueblito de Purmamarca, en Jujuy.

Para dar en el centro

El escenario cambia en el centro del país, para tener como protagonistas a las sierras, especialmente en Córdoba y San Luis. En la primera provincia no puede dejar de mencionarse al valle de Punilla, así como a Merlo, en la otra.
Hacia el Oeste, Mendoza cobra singular relieve con la imponencia de la cordillera de los Andes, mientras que en la zona del Litoral, un verde intenso reina en la calidez de una extensión invadida por ríos, arroyos y cascadas.

La Patagonia abre caminos

El sur del país, desde Neuquén hasta Tierra del Fuego, es actualmente una de las regiones más visitadas y a la que también se acerca gran cantidad de extranjeros.
Durante las vacaciones, la posibilidad de deslizarse sobre un par de esquíes en los centros andinos de invierno no es lo único que hace al Sur irresistible.
La ocasión de experimentar impensadas aventuras en un escenario de alta montaña, admirables lagos, frondosos bosques y extensas playas atrae a muchos turistas.
En la región, parece que la naturaleza se desplegó con toda su fuerza y ahora exhibe escenarios que merecen una visita, como sucede en la provincia de Santa Cruz.
Con un silbido que susurra viejas historias, el viento sur avanza sobre una casi infinita sucesión de picos de hielo que se levantan sobre el lago Argentino.
Al sudoeste de esa provincia, el glaciar Perito Moreno aparece ante la mirada de los visitantes como un enorme muro de hielo cuya pureza casi enceguecedora se viste de matices azulados cuando cae la tarde. Cualquier época del año es apropiada para visitar este monumento de la naturaleza. Lejano, solitario y casi cayéndose del continente, el Faro del Fin del Mundo, en la Isla de los Estados, es uno de los lugares más remotos, que como otros tantos rincones de nuestro país también vale la pena conocer.
María Fernanda Guerra
Silvina Vitale

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido

LinkedIn: 8 consejos para tener tu perfil actualizado para conseguir trabajo más rápido


por Redacción OHLALÁ!
tapa de revista OHLALA! de mayo con Zoe Gotusso

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.