Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Tiempos de crecimiento





"Vos sos nena, yo soy nena, Lupe es nena", le dice China a Fran -en el auto- el otro día. "Tenemos shushi nosotras, los varones, pepito", concluye.
"¡Ah, mirá!, todavía no llegamos a eso", me comenta Mer, madre de Fran, cuando escucha la explicación de mi hija. Minutos después de estar debatiendo acerca de los tiempos en el aprendizaje y el crecimiento.
¿Cada niño aprende a su ritmo y a su tiempo? ¿Los tiempos de uno no son los tiempos del otro? Sí, la mayoría seguramente responda "sí" a coro.
Y sin embargo, cuando escuchamos de alguien que tiene más de 6 años y todavía no lee ni sabe entero el abecedario, como era el caso que debatíamos con Mercedes y Dina (en el auto), algo de esta metodología más libre y comprensiva, empieza a molestarnos.
Y digo "molestarnos" pero confieso que yo no tengo rollo con el tema. Obvio, si me muevo en un sistema que requiere que mis hijas tengan determinadas habilidades aprendidas a determinada edad, voy a intentar acomodarme a esas expectativas sólo para que ellas puedan -allí- funcionar. Pero si eligiera mandar a mis hijas a una escuela con otra filosofía, menos rígida, probablemente me relajaría con que ellas aprendan "según lo que se espera".
Y no, no me parece grave que alguien no sepa leer a los 6 años, como tampoco me parece grave que mi hija de 3 ya mencione -a su modo- los órganos genitales y me pregunte a cada rato: "mami, ¿qué letra es ésta?
Incluso de adultos continúan esas diferencias, no? Todos tenemos una base común de aprendizaje, pero lo interesante es que yo profundicé en el arte, Fulano en los números, Mengana en las relaciones comerciales, etcétera.
Definitivamente no soy amante de andar siguiendo los manuales, ni los relojes de cada mentalidad o época. No tengo ansiedad con los tiempos del crecimiento y lo último que deseo es tener un niño genio.
Sólo anhelo que mis hijas sean "ellas" y que aprendan lo que necesiten para desarrollarse. Yo voy a ofrecerle todas las herramientas a mi alcance, pero sólo su cuerpo, su deseo profundo irá eligiendo... éstas o aquéllas.
¿Ustedes qué piensan? ¿Hay algo en que sientas que tu hijo está "atrasado" o "adelantado", según las expectativas ajenas?

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

“Muchacha, hacete el Papanicolaou”

“Muchacha, hacete el Papanicolaou”

Tapa para OHLALÁ! de junio con Stephie Demner

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.