Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Tour de compras en taxi por las calles de Río

En busca de los mejores bikinis y las megatiendas de lujo




RIO DE JANEIRO (El Mercurio, de Santiago).- Esto es una especie de Río de Janeiro por encargo. Un recorrido guiado por la fortuna, con una sola misión entre manos: repasar algunos de esos datos que uno siempre echa de menos cuando tiene un destino como Río por delante y no demasiado tiempo para perderlo buscando el barrio de moda, la discoteca perfecta o dónde comprar un bikini en la capital mundial de los bikinis. Parece fácil.
Itamar, nuestro taxista-guía, nos ofrece el paraíso de los bikinis, y nosotros dudamos como lo haríamos ante cualquiera que prometa paraísos del tipo que sea. Pero Itamar insiste. Dice que puede llevarnos a un lugar donde estas prendas tienen todas las formas, los tamaños, los colores, los diseños y las texturas que se pueda imaginar. Como ya hemos recorrido medio Río de Janeiro en el taxi de Itamar y hasta ahora ha acertado en todo, caemos en la tentación.
Resulta que justo antes de partir nos hicieron un encargo que a primera vista parecía cosa fácil, pero que ha terminado convirtiéndose en un verdadero reto. ¿Cuál es el mejor sitio para comprar bikinis en la que podría considerarse capital mundial de la especialidad? Mucha gente agradecería el dato, nos decían las colegas.

Todas las colecciones

El paraíso de Itamar está en Santa Clara, que no es una playa nueva y desconocida, sino una estrecha calle de Copacabana, frente a un poco llamativo edificio marcado con el número 33.
Frente a nosotros hay doce pisos de locales con trajes de baño de todos los portes, colores y diseños; industriales, pintados a mano o decorados artesanalmente con piedrecillas y caracolitos. Y como esto se trata de agendar, anotamos que hay prendas desde 3 dólares y que si tuviésemos que destacar alguna tienda, optaríamos por Opalooka y sus bikinis totalmente bordados a mano.
Antes de conocer a Itamar, el sitio obvio para buscar cualquier cosa que uno quiera comprar en Río era la Rua Visconde de Pirajá, en el acomodado barrio de Ipanema, a dos cuadras de la famosa playa del mismo nombre.

Como un mall al aire libre

Esta avenida y las cuadras que la rodean son una especie de mall al aire libre donde uno se topa a cada paso con letreros que acusan mercancías de Gucci y Cartier, donde Louis Vuitton acaba de estrenar una nueva megatienda que acoge exclusivos desfiles, y donde H. Stern, la famosa joyería, tiene su casa matriz.
La verdad es que en Río abundan los centros comerciales, pero Visconde de Pirajá y, en especial, la Rua Garcia D´Avila siguen siendo el refinado corazón comercial de la ciudad.
El sector donde muchos hombres y mujeres rivalizan en estilo con los maniquíes de las vitrinas, y donde cuesta poco encontrar excusas para detenerse a cada rato. Como la disquería Musicale (Visconde de Pirajá 483), con una generosa muestra de música del mundo y casi todo lo que uno podría buscar de artistas brasileños.
En este barrio se reúnen varios de los restaurantes más comentados de la ciudad por estos días. Aquí está el Bazzar Café, luminoso y sofisticado, donde un atún se presenta con nombres que ocupan varios renglones y cuesta desde 9 dólares (Rua Barão da Torre 538). Cerca de allí está el proyecto personal del chef bretón Olivier Cozan (Rua Vinicius de Moraes 130), uno de los más reconocidos de la ciudad, y donde el menú se calcula en 12 dólares por persona.
Si no tiene debilidad por la moda, seguramente agradecerá más un sitio como el Emporio Saúde (Maria Quitéria 77), una pequeña fuente de soda naturista donde ahora mismo parecería haber una intimidante convención de modelos vestidas de ejecutivas. O Cafeína (Farme de Amoedo 43), que tiene un ligero aire retro y unas vitrinas llenas de pastelitos, dulces artesanales y otras delicias. Cerca también está Polis Suco, probablemente la tienda de jugos al paso más famosa de la ciudad (pruebe el espeso y energizante jugo de açai.
Decíamos que en Visconde siempre hay una buena razón para distraerse. Hacia el final de esta calle -si va desde Leblón hacia Copacabana- está la Praça General Osório. Si es domingo por la mañana, se encontrará con una llamativa feria de artesanías y antigüedades, y una verdadera galería al aire libre que reúne pinturas de todo tipo, precio y calidad. Si es viernes o sábado por la noche, puede instalarse en las mesas al aire libre de la bien iluminada y sencillamente decorada pizzería Botequim de Italy, frente a la plaza, y que comparte la esquina de las ruas Barão da Torre y Joana Angélica con la disco Nova, que parece la vitrina de una tienda de muebles futuristas.

El gimnasio gigante de las cariocas

La lagoa Rodrigo de Freitas es el reverso de la medalla de Ipanema. Está a pocos minutos y es el sitio ideal para olvidarse de cualquier preocupación o encargo pendiente.
De hecho, esta laguna es una especie de gimnasio gigante por donde desfilan los cariocas que prefieren andar en bicicleta, correr, trotar o simplemente caminar en un ambiente tranquilo, en vez de hacerlo por las más agitadas y turísticas avenidas Vieira Souto y Atlántica, las costaneras de la ciudad.
En la lagoa siempre hay algo que hacer. Aun cuando uno sea un muy esforzado enemigo de los deportes. A pasos de aquí está la taquillera Babilonia Feira Hype, una mezcla de feria de pulgas, con puestos de comida, ropa, antigüedades, artículos de arte y muchos adolescentes de barrios acomodados (sábados y domingos, de 14 a 20, en el sector del Jóquei Clube).
Mucho más pegado a la laguna está la Estação do Corpo, una mezcla de gimnasio (el mayor de Brasil), spa y zonas de juegos públicos con camas elásticas y pistas para que los niños patinen o pedaleen lejos del tránsito; además, sencillos restaurantes para los grandes.

Vistas desde el aire

Siguiendo por la ciclovía que rodea la laguna está uno de los helipuertos desde donde salen los impagables sobrevuelos turísticos (nada se compara con ver la curiosa geografía de Río desde el aire; circuito de 6 a 7 minutos, con vueltas al Cristo y parte de las playas, desde 50 dólares; www.helisight.com.br).
Y al lado, el excelente Café del Lago, con mesas al aire libre donde uno puede disfrutar de una notable pizza a la piedra preparada en hornos de leña, de la vista de los deportistas con los edificios de Ipanema de fondo, y de un ángulo poco usual del Cristo, convertido en una especie de diminuto soldadito .

Datos útiles

Cómo llegar

En avión $ 729
Ida y vuelta a Río de Janeiro, sin impuestos

Alojamiento

South American Copacabana, US$ 70. Habitación doble, con desayuno. Hotel cómodo, elegante, en el sector más turístico de la ciudad.
Copacabana Palace, US$ 335. Habitación doble, con desayuno. Es uno de los clásicos de la ciudad y tiene una larga lista de famosos entre los huéspedes que han pasado por aquí. www.copacabanapalace.com.br

Más información

Mauricio Alarcón C.

¡Compartilo!

SEGUIR LEYENDO

¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?

Clases 2024. ¿En dónde encontrar los mejores precios para comprar útiles escolares?


por Sole Venesio
Tapa de revista OHLALÁ! de abril con Gime Accardi

 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.