Newsletter
Newsletter
 • HISTORICO

Una nueva Nueva York




Con mi hermana Ximena tenemos una suerte de pacto: cada vez que ella viaja, que sale de Argentina, yo me muevo a donde ella esté para vernos. Esta vez fue Nueva York y la segunda que nos encontramos en esta misma época del año. Ximena dice que lo hace para festejar juntas mi cumpleaños aunque sea unos días después, pero lo cierto es que somos muy muy muy unidas y las coincidencias de viajes se dan en cualquier época, porque como sea trato de moverme para verla. En realidad, entre mis hermanos somos todos muy apegados, pero quizás Xime es la que empezó a viajar más estos último años y ya de chicas éramos muy unidas. Siempre digo que fuera de casa uno potencia esa relación que tiene con otro cuando es buena. Como cuando estás en una ciudad remota y te encontrás por casualidad con un conocido en la calle y desde ese momento lo considerás casi un hermano. Es raro, pero la familiaridad, por más mínima que sea, te une muchísimo cuando estás lejos de tu ámbito.
Al margen del genial reencuentro con ella, fue una sorpresa reencontrarme con una ciudad a la que amo y a la que hace unos cuantos meses no iba. Me di cuenta, más que nunca, que cada vez que vuelvo es como volver a descubrirla. Nueva York siempre cambia, siempre se mueve, todo muta con total autonomía en ese simple y maravilloso gran rectángulo que es. Y el ritmo de vida es tan acelerado, tan diferente al de París... Sentí un tanto lejanos a esos cercanos años en los que viví allá, a las corridas. Porque si bien Europa también te obliga a un ir y venir constante, hay pausas, hay respiros sin que todo tenga que cambiar: uno es el que se mueve, no los escenarios. Hoy lo pienso y, pese a adorar Nueva York, no me gustaría vivir para siempre ahí, aunque volver seguido sea una bocanada de aire fresquísimo que quiero seguir disfrutando siempre. Diría un querido amigo, ¿existe el "para siempre"? Y yo le diría que sí existe, sobre todo cuando pensamos en situaciones extremas, como amar a alguien o instalarte en un lugar. Existe cuando pensamos y cuando queremos que así sea.
Les dejo un álbum de fotos que hice de esta nueva Nueva York con la que me encontré hace unos días:

¡Compartilo!

En esta nota:

SEGUIR LEYENDO

Un adiós que no será el último

Un adiós que no será el último


 RSS

NOSOTROS

DESCUBRÍ

Términos y Condiciones


¿Cómo anunciar?


Preguntas frecuentes

Copyright 2022 SA LA NACION


Todos los derechos reservados.